Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

La enfermedad de Rocío como teleserie

leave a comment »

¿Homenaje? ¿Morbo? Los medios ‘rosa’ convierten los males de famosos en espectáculo

Por VICENTE VERDÚ / El País – DOMINGO – 07-05-2006.

Por obra de los medios rosa, la enfermedad de Rocío Jurado ha venido a constituirse en una teleserie de por sí, difundida como un miniprograma y esperado su curso como un nuevo e indeciso capítulo. ¿Una morbosidad? ¿Un homenaje? ¿Un sincero afecto de los espectadores y de las cámaras? De todo hay un poco. Lo propio de los programas del corazón es la secreción emocionada. Porque mientras el resto de los medios de comunicación se consagran, en general, a transmitir acontecimientos, los productos del corazón enfatizan sentimientos que imperan sobre los acontecimientos.

En la salud todos estamos directamente interesados. Y cada vez en mayor proporción y profundidad. En menos de diez años se han duplicado los espacios destinados a asuntos de medicina y de salud en el total de los medios. Enfermos secretos o declarados, con achaques y calmantes más o menos expresos, vivimos en constante aprendizaje del síntoma y la dolencia. Prácticamente todos los enfermos nos pertenecen en algo propio, de la misma manera que con ellos compartimos, en cuanto pacientes, destacables porciones de nuestro estado.

Los ricos y famosos que pueblan las revistas del corazón se mantienen años y años en el corazón de los lectores o los espectadores gracias a que, indiscutiblemente, sufren en cuanto afiliados a esta mutua universal del mal. Son ejemplares fascinantes por cuanto despilfarran en vestidos, por los bienes que conquistan y gozan ostentosamente, pero nunca llegarían a interesarnos de verdad si, de vez en cuando, irremisiblemente, no sufrieran. La verosimilitud indispensable para la eficiencia del relato exige que el vencedor fracase, que el afortunado quiebre o que el rico pruebe a fondo su infelicidad. No continuadamente, desde luego, puesto que el efecto desaparecería sin su contraste, pero sí ocasionalmente y de la forma más severa, eximia.

Todos los productos rosa actúan como artefactos donde la comedia aparente encierra un núcleo explosivo y en donde las joyas rebosantes, las fiestas del Principado o las fastuosas bodas reales vienen a preparar ceremoniosamente la gran tragedia.

Niebla emocional
Los padecimientos de la figura relevante, tan venerada como incluida espontáneamente en nuestra cotidianidad, nos pertenecen. Las Figuras son nuestros ídolos, parte de nuestro censo de sujetos recordados, comentados, queridos.

Las noticias, en general, refieren los hechos del ídolo, pero las noticias del corazón deben mover hacia la idolatría. La repetida labor que desarrollan los periodistas en torno a Rocío Jurado fracasaría de no obtener, día tras día, una lasca de emoción adicional. Un nuevo relente que pueda sumarse al anterior y componga un apego colectivo en cuyo interior anide la vida de la cupletista. De esa manera la historia del corazón habrá culminado felizmente, y los medios habrán vuelto a fomentar este congreso popular con la gloria y con la muerte egregia, la comunión rosa que colorea el anonimato y divulga la idea del dolor sin clases y el lamento sin mayor eco que la fiesta ritual del llanto.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:24 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: