Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

contra el cliché

leave a comment »

La esposa fiel es siempre abnegada; la lluvia, torrencial; las vacaciones, merecidas; los aplausos, cálidos; el pase gol, preciso; la búsqueda, desesperada; la transformación, radical, y la intención, sincera. ¿Va quedando alguna novedad en descripciones como las anteriores?

El problema con las llamadas “frases hechas”, es que, de tanto usarse, pierden por completo su sentido. De hecho, en ellas el adjetivo está casi de sobra. Una “cima elevada” no es más ni menos alta que una simple “cima”. Pedir las cosas “a la brevedad posible” no hará nada más rápido que si se pide “a la brevedad”. La frase hecha revela de un golpe al escritor con poca lectura y una mente acomodada. El de estilo ágil detecta estas muletillas de inmediato, y las aborrece. Casi podría decirse que escribir bien es escribir sin clichés. Lo explicó el inglés Martin Amis en el prólogo de su compilación de artículos titulada, de hecho, La guerra contra el cliché:

Toda escritura es una campaña contra el cliché. No sólo clichés de la pluma, sino clichés de la mente y del corazón[1].

En general, si quiere recurrir a metáforas, intente inventarlas usted mismo(a). George Orwell hablaba sobre las “metáforas muertas” para aquellas expresiones que alguna vez tuvieron brillo, pero que el uso había hecho perder viveza. Entre ellas, “férrea determinación”, “doblar las campanas por”, “blandir el garrote”, “mantener a raya”, “pisotear los derechos ajenos”, “marchar hombro a hombro”, “hacerle la jugada a”, “echar toda la carne a la parrilla”, “pescar en río revuelto”, “a la orden del día”, “el talón de Aquiles”, “canto de cisne”, “belleza escultural”.

Cuando se redacta de prisa —cuando se dicta a un taquígrafo, por ejemplo, o se hace un discurso público— es natural caer en un estilo latinizado y pretencioso. Muletillas como ‘una consideración que debemos tener en mente’ o ‘una conclusión con la que todos estaríamos de acuerdo’ ahorran a muchos una expresión cuya construcción les produciría un síncope. El empleo de metáforas, símiles y modismos trillados ahorra mucho esfuerzo mental, a costa de que el significado sea vago, no sólo para el lector sino también para el que escribe. Ésta es la importancia de la mezcla de metáforas. El único fin de una metáfora es evocar una imagen visual. Cuando estas imágenes chocan se puede dar por cierto que el autor no está viendo la imagen mental de los objetos que está nombrando; en otras palabras, que no está pensando realmente”[2].

Otras frases hechas antipáticas: “fe inquebrantable”, “férrea disciplina”, “honda emoción”, “alto ejecutivo”, “ampliamente probado”, “aplastante superioridad”, “bajos instintos”, “amplia mayoría”.

El lugar común no sólo no es efectivo. Revela flojera intelectual, una comodidad evidente en ideas concebidas ya por otros y que el escritor se niega a revisar. Es tan grave un cliché lingüístico como aquel que podríamos llamar ideológico, construido sobre generalizaciones que rara vez dan en el blanco: “los políticos corruptos”, “las víctimas inocentes”, “las vacaciones merecidas”, “la soledad del poder”, “las mujeres manipuladoras”. Parte importante de la solución es estar alerta a los miles de lugares comunes que debemos leer o escuchar a diario en los medios de comunicación y en las charlas sociales. Detectarlos y detestarlos; hasta sentir —ojalá— un malestar físico en frente suyo. La alergia al cliché será le mejor manera de mantenernos a salvo de seguirlos propagando.


[1] La guerra contra el cliché,  Martin Amis.

[2] Artículo La política y el lenguaje inglés, George Orwell.

Written by Marisol García

September 1, 2009 at 6:34 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: