Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

crítica musical

leave a comment »

(ROCK & BLOG – Quico Alsedo) 16 de septiembre de 2009.-

Sin preámbulos: la crítica musical, en España, es mala o peor. Se me ocurren más adjetivos: floja, aburguesada, tibia, pactista, papanatas, conservadora, flácida, aburrida. Previsible. Interesada. Autista. Resumo: lamentable. Ahí va mi decálogo.

* 1. No es que haya malos críticos. Los hay buenísimos. Con una sensibilidad y un bagaje de la hostia, con cosas que decir y sabiendo cómo decirlas. Sencillamente, no se atreven. Con el resultado de que a casi nadie, en términos generales, le importa lo que digan.

* 2. En algunos casos, lo he visto, sienten una cosa y escriben otra. Como si sus cabezas y sus corazones pertenecieran a distintos cuerpos. Los clientelismos pesan más. Beneficiarios: los artistas, las discográficas, los medios, las tendencias, la posición ganada o la posición por ganar. Las capillas. El estómago agradecido.

* 3. En otros casos aún pesa, como una tonelada, ese medieval concepto del apoyo al artista, que convierte al crítico en un impersonal eslabón más de la cadena a cambio de un trozo de pastel. Un esquema que toma al espectador por un gilipollas que no sabe elegir.

* 4. Más: la crítica, en España, contribuye a secularizar la separación entre minoritario y mayoritario, uno de nuestros males endémicos. Se trata de una extensión, consciente o no, de los prejuicios del público. Y no es que no haya críticos sin prejuicios; los hay a patadas. Pero no cuando escriben, con contadas excepciones.

Espectadores, durante un concierto. | Foto: EL MUNDO

Espectadores, durante un concierto. | Foto: EL MUNDO
* 5. Capítulo de excepciones: quede claro que todo esto es una generalización, que hay críticos, pocos, contados, que hacen su trabajo aunque arda Roma. Y ojo: hablo de crítica y no de periodismo musical. Ése me parece bastante digno.

* 6. Como los niños pequeños, a mí también me da miedo golpear en soledad. Por eso voy a apoyarme en un primo de zumosol que acaba de escribir algo parecido en la acera de enfrente. Tiene varios siglos más de experiencia que este cronista, que no es digno ni de citarle. O, esperen, sí: carguen contra él también los críticos a esta crítica, si los hubiese.

* 7. Epílogo evidente: ¿y este blog? ¿Se salva de la quema? Pues lógicamente no. Este blog es más bien un McDonalds de la cosa, que ofrece no críticas bien cocinadas, sino hamburguesas escritas y mcnuggets musicales. Un abrevadero para el gran rebaño que, si tiene alguna virtud, es la de sacudir las aguas estancadas, putrefactas.

* 8. Tengo mucho amigos críticos, y alguno más que amigo incluso. ¿Y si no me hablan después de esto? Pues bien, amigos míos: sabed que todos vosotros estáis en el capítulo de excepciones, ¿eh? Los malos son los demás. Todos los demás. Vosotros no.

* 9. Coño, ahora que lo pienso… Tampoco me refería exactamente a mis conocidos que se dedican a la crítica. ¡No, no me refería a vosotros! Eh… Bueno, y si alguien en alguna discográfica, o algún artista amiguete o así se ha dado por aludido, pues… No, tampoco era por vosotros. ¡Lo juro! Los malos siempre son los demás. El infierno es el otro.

* 10. Creo que, ejem, voy a darle una vuelta al decálogo y…

Written by Marisol García

February 24, 2010 at 4:49 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: