Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

horrores de crónicas

leave a comment »

“Gato-mono” estremeció a lugareños de Lenca

Alexis Matamala Olavarría, Ulises San Martín Vera

El pasado miércoles 8 la criatura llegó a este mundo, a las 3 de la madrugada. La familia Navarrete Igor quedó estupefacta por el nacimiento
Estremecedores e insoportables fueron los maullidos, como un presagio de que algo extraño y anormal ocurriría. “Cuchi cuchi”, una gata, a las 3 de la madrugada del miércoles 8 del presente mes, trajo a este mundo a cuatro gatos en el patio de a casa de la familia Navarrete Igor, los cuales viven en el sector de Lenca, kilómetro 35 de la Carretera Austral.

La familia y, de sobremanera, sus pequeños hijos, Claudia (8), Carla (4) y José (3), estaban felices con la llegada de estos, aparentes, animalitos, mientras disfrutaban del parto de su “gata regalona”, que día a día llenaba sus corazones.

Uno de los cuatro “gatitos” dio a conocer la “gran diferencia” que tenía con sus hermanos, ya que su aspecto era característico de seres de fábulas y de terror. “Pensábamos que estaba muerto, porque la gata no lo

atendía ni amantaba como a los demás”, contó, asombrada, Rosa Igor,

madre de los niños.

Instantáneamente el “animalito” fue llamado como “gato-mono” por los niños. Lo más notorio de su aspecto fueron sus ojos, que a juicio de la mujer, eran “muy prominentes. Esto nos hizo convencernos de que era algo muy raro y sea lo que sea no era bueno”, confesó aterrada Rosa.

“Era muy feo, se parecía a un mono,

ya que tenía los dedos largos y ojos

muy sobresalientes. Mis pequeños hijos se asustaron mucho, pero los tranquilicé diciéndoles que era un monito del campo y que no era nada malo, aunque a mí me parecía un demonio”, contó la mujer.

El “gato-mono” jugaba con normalidad, en un principio, con sus demás hermanos, pero “Cuchi cuchi” no lo aceptaba. El animal poco a poco fue perdiendo fuerzas; sólo pudo supervivir gracias a los cuidados que le entregó la familia Navarrete Igor.

La corta vida de “gato-mono”, sin duda alguna, provocó conmoción tanto en los lugareños del sector como en los turistas. “Este monito llamó la atención de todos los vecinos de Lenca, quienes llegaron a la casa para verlo e, incluso, unos turistas lo fotografiaron, porque lo encontraron muy raro”, expresó la asombrada mujer.

Cada día transcurrido el “fenómeno” se hacía más diferente a los demás gatos, puesto que “¡sus ojos eran de fuego!”, según contó exaltadamente Rosa.

“Gato-mono” tuvo un corto existir, ya que su madre “cuchi-cuchi” lo aplastó, asfixiándolo, el pasado viernes. Este acontecimiento causó un dolor inesperado en la familia, sobretodo en los pequeños que se encariñaron, en cierta medida, con la extraña criatura.

Posterior al deceso de “gato-mono”, la familia botó su pequeño cuerpo, para así no dejar huella alguna de su corta, pero recordada existencia. Con este acto, ningún especialista pudo analizar su caso. Sin embargo, como se puede apreciar en las fotografías, “gato-mono” fue un ser de carne y hueso y no una simple invención de la pobladores de Lenca, como lo pudo comprobar en terreno “El Llanquihue”.

Cerrar

Diario Aysén2010-02-12

Dos Heridos Graves Deja Violento Choque en Plaza del Pionero

En la imagen: Accidente ocurrió cerca de las 02:30 horas de ayer jueves.
Se produjo en circunstancias en que un vehículo marca Jeep, modelo Gran Cherokee, del año 2000, y en cuyo interior viajaban 4 personas, bajaba a exceso de velocidad por la mencionada arteria de Coyhaique.
La noche transcurría en calma en el sector de calle Baquedano. El ovejero, junto a su blanco rebaño, mantenía su paso eterno haciendo frente al viento, en medio del frío silencio forjado en hierro que lo envolvía. Las casas dormían, la luna también. Un gato negro, más negro que la misma noche, se deslizaba como una sombra invisible y acechante. Algunas cuadras más arriba, un grupo de jóvenes amigos bajaba velozmente por esa misma avenida a bordo de un vehículo lleno de bromas, risas, música. De vida y algunos tragos de más.
El reloj marcaba cerca de las 02:30 de la madrugada. Las luces del jeep Gran Cherokee iban abriéndose paso entre la espesura de la oscuridad. El gato escuchó el ruido del motor a lo lejos, rompiendo el silencio. Acercándose cada vez más rápido. Entonces, asustado, tuvo un impulso y decidió escapar de aquello que le parecía amenazante. El conductor del vehículo apenas alcanzó a ver la negra silueta que se cruzaba en su camino, y bruscamente giró el manubrio para esquivarla. Un breve estrépito trizó abruptamente la quietud de aquellas primeras horas de la madrugada. Luego, el silencio volvió a cubrirlo todo.
Y el gato, desde la vereda de enfrente, volteó la cabeza, contempló por un segundo las flores destrozadas de la plaza, esparcidas por el suelo, y desapareció.

En la UCI del Hospital Regional

Según informes de Carabineros, el violento choque ocurrido durante la madrugada de ayer jueves frente al número 631 de Avenida Baquedano, y que dejó un saldo de dos heridos de carácter grave y otros dos con lesiones leves, se produjo en circunstancias en que un vehículo marca Jeep, modelo Gran Cherokee, del año 2000, y en cuyo interior viajaban 4 personas, bajaba a exceso de velocidad por la mencionada arteria de Coyhaique, cuando sorpresivamente un animal atravesó la calzada, ocasionando la brusca maniobra del conductor, quien al intentar evitar atropellarlo se subió a la Plaza del Pionero, destrozando 25 metros de reja de madera y 3 carretas ornamentales de propiedad municipal. De estos ocupantes, cuyas edades fluctúan entre los 22 y 29 años, uno tiene domicilio en la comuna de Las Condes de Santiago, otro reside en Valdivia y los otros dos, que corrieron mejor suerte, pertenecen a Coyhaique.
Al lugar de los hechos acudieron la SIAT de Carabineros, una ambulancia del Hospital Regional, el GOPE y Bomberos, a fin de proceder a las labores de rescate de los ocupantes del vehículo, los que quedaron atrapados en su interior debido al estado en el que quedó la estructura del mismo a causa del violento impacto. Por orden del fiscal de turno, se realizó una causa basal que señala que el conductor se encontraba con estado de temperancia alcohólica en grado no determinado, sumado al exceso de velocidad en que se desplazaban, lo cual quedó evidenciado, además del nivel de destrozos y estado del automóvil, en la huella de la frenada, de unos 35 metros.
El conductor del vehículo quedó internado con politraumatismos en la UCI del Hospital Regional de Coyhaique, tras salir eyectado desde su asiento a través del parabrisas unos 50 metros, por lo que se presume que viajaba sin su cinturón de seguridad, mientras que el valdiviano permanece en observación en el mismo recinto hospitalario.

Written by Marisol García

February 24, 2010 at 4:37 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: