Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

Posts Tagged ‘consejos

errores habituales de Spanglish (cognates)

leave a comment »

A
“a nivel de” a escala de, en el ámbito, en el medio, en el contexto, equivalente a (o simplemente “en” o “para”)
absolutely not en absoluto
abstract resumen
(to) access acceder (NO “accesar”)
(to) acknowledge asentir, confirmar, acusar recibo
acknowledgement asentimiento, confirmación, acuse de recibo
actual real, efectivo (actual es “present” o “current”)
addition ampliación, suma, adición
adecúa adecua (acento en la e, no en la u; adecuar se conjuga como averiguar)
advice consejos (aviso es “warning”, “notice”)
affaire afer
agenda orden del día (agenda es “diary”)
aggressive audaz, dinámico, emprendedor
(to) allocate (space) asignar (espacio; NO “alocar”, ni “alocatear”)
(to) allocate (a variable) ubicar (una variable)
(to) annotate comentar (anotar es “to register”)
applet apli, programilla
application form solicitud
(to) apply solicitar, aplicar una función (pero NO “aplicar” para un puesto)
application form (formulario de) solicitud
appointment nombramiento
approximation (con frecuencia) enfoque, punto de vista o acercamiento, mejor que aproximación
argument discusión, argumento de función (en otro caso, argumento es “plot”)
arity grado
array formación (en América Latina, arreglo)
“asola” asuela
assessment evaluación (NO asesoría)
(to) assist ayudar (asistir es “attend”)
(to) assume suponer (NO asumir, que es aceptar un compromiso)
assumption supuesto, hipótesis
(to) attach adjuntar (un fichero), enlazar (con un servidor)
(to) attack a problem abordar un problema
(to) attend asistir (a una charla, por ejemplo)
authenticate autenticar
authentication autenticación
B
back-end dorsal (de un compilador, por ejemplo)
background segundo plano, fondo
backtracking retroceso
badge credencial
(to) balance equilibrar
bias sesgo, predisposición, preferencia
(to) bind ligar, enlazar, juntar, encuadernar
binding ligadura
bookmark marcador
(to) boot autoarrancar (NO “botar”), iniciar, arrancar
boot autoarranque, inicio, arranque
browser hojeador
built-in incorporado
buffer memoria intermedia, tampón, búfer, buffer
bug gazapo
burst ráfaga
bursty a ráfagas
C
byte-code código intermedio, código J (en el lenguaje Java)
cache antememoria, cache
calendar agenda, calendario
call for papers solicitud o petición de ponencias, comunicaciones o artículos,
callback retrollamada
cancel suprimir, cancelar, abortar
candid franco, sincero (NO cándido)
(to) capture (an idea or a notion) captar (no capturar)
capability tique, vale, credencial, aptitud, posibilidad, capacidad, permiso, autorización
carpet alfombra (carpeta es “folder” 🙂
(to) catch (a signal) atrapar (una señal)
(to) check comprobar, verificar, revisar (NO “chequear”)
check in registro
(to) click hacer clic
cluster grupo, conjunto, colección, racimo
collar cuello (collar es “necklace”)
command orden, mandato (NO “comando”)
“comparativa” comparación
compromise acuerdo, término medio (compromiso es “commitment”)
conductor revisor, cobrador (conductor es “driver”)
conference congreso (conferencia es “talk” o “long distance phone call”)
confrontation enfrentamiento (NO confrontar, que es cotejar)
consistent coherente, congruente, consecuente, compatible, conforme, … (NO consistente)
consistent with compatible con, de conformidad con, de acuerdo con
consists of consta de
constipated estreñido (estar constipado es “to have a cold”)
constraint restricción (NO “constricción”)
contention contienda
context clause cláusula de contexto
context-free grammar gramática independiente (NO libre) del contexto
controller controlador
convenient oportuno (conveniente es “a good idea”)
copias ejemplares (de un número de una publicación)
correctness corrección (NO “correctitud”)
court juzgado, tribunal (corte es donde viven los reyes)
(to) cover informar (NO “cubrir”)
credit crédito, mérito
crime delito (crimen es “murder”)
“cumplimentar” normalmente, rellenar o completar (formularios)
customized ajustable
D
daemon duende
data mining minería de datos
deadlock interbloqueo, abrazo mortal
dealer concesionario
debugger depurador
deception engaño (decepción es “disappointment”)
(to) decline rehusar, rechazar, no aceptar, decaer
(to) decode descifrar (NO decodificar, NI decifrar, NI descodificar)
decodificador descodificador
(to) decrypt descifrar (criptología, sin embargo, es correcto)
(by) default predefinido, predeterminado, prefijado, por omisión (NO por “defecto”)
degree título (NO grado)
delete eliminar, borrar, suprimir
deployment despliegue, implantación
(to) dequeue sacar de la cola, “descolar” (NO desencolar, que es despegar, quitar el pegamento o cola)
(to) disable inhibir (NO “deshabilitar”)
disclaimer limitación de responsabilidad
(to) discuss conversar, hablar, analizar, debatir, estudiar, discutir (esto es también “argue”)
“disgresión” digresión
disorder alteración, afección, enfermedad (NO desorden)
(to) display mostrar (NO “displayar” o “displayear”)
display mostrador, visor (de los relojes, calculadoras, etc), pantalla
diversion distracción, desviación (diversión es “fun”, “entertainment”)
domestic flight vuelo nacional, vuelo interno
dramatic drástico, espectacular, llamativo (rara vez dramático)
(clock) drift deriva (de o entre relojes)
drive accionamiento
driver manejador
(to) drop off desechar
E
editor redactor jefe (editor es “publisher”)
education enseñanza (educación es “politeness”, “manners”)
educational educativo (NO educacional)
e-mail correo e.
e-mail (message) mensaje (electrónico)
el presente … este …; el … actual
embedded empotrado, encastrado, incrustado, embutido, inmerso (NO embebido)
(to) emphasize recalcar, subrayar, resaltar, poner o hacer hincapié o énfasis (NO enfatizar)
“en base a” en función de, consecuentemente, en razón de, a partir de, basándose en …
(to) enable habilitar
(to) encrypt cifrar (criptología, sin embargo, es correcto)
(to) enqueue poner en (la) cola, “acolar”, “adcolar” (NO encolar, que es pegar con cola)
(to) enter introducir, poner (NO “entrar”)
entity ente (entidad es la esencia del ente)
(table) entry casilla, lugar, posición, fila, entrada (de tabla)
envy envidia (envío es “dispatch”)
evidence prueba (NO evidencia)
exclusive distinguido
(to) expire caducar
expiration date fecha de caducidad
(to) extend ampliar, añadir, extender
extension ampliación, añadido, adición, extensión
event suceso, acto, reunión (técnica… congreso, simposio, taller…), acontecimiento, notificación, evento (pero cuidado, que evento es, primordialmente, “suceso inesperado”)
eventually finalmente, tarde o temprano, irremediablemente (eventualmente es “by chance”, “possibly”, es decir, ‘!justo lo contrario!…)
exit salida (éxito es “success”)
extravagant derrochador (extravagante es “eccentric”, “odd”)
F
facilities prestaciones, servicios, instalaciones, medios, herramientas, dispositivos, mecanismos (rara vez, facilidades)
failure fallo
fair equitativo, justo
fairness equidad, justicia
fan in, fan out factor de ramificación (de entrada o de salida)
fault defecto, culpa (falta es “lack”, “mistake”)
fault-tolerant tolerante de fallos (no “a fallos”)
feature aspecto, característica, cualidad, peculiaridad, particularidad, rasgo, atributo, condición
floppy disk disquete
floppy disk drive disquetera
flowchart diagrama de flujo, flujograma, organigrama
(to) flush evacuar
font tipo (de letra) (NO “fuente”)
foreground primer plano, frente
(to) forward reenviar, redirigir
(message) frame trama (de mensaje)
(page) frame marco (de página; en memoria virtual)
freeware software libre (NO gratis)
front-end frontal (de un compilador, por ejemplo)
funeral entierro (funeral es “memorial service”)
G
gateway pasarela
gentle suave (gentil es “courteous”)
gracious cortés (gracioso es “funny”)
greedy ávido
H
handicap inconveniente
heap montón, cúmulo, montículo
highlighted resaltado, realzado
hoax bulo, camelo, falsa alarma, montaje, engaño, “bola”, tomadura de pelo
home page página frontal, portada, página base, inicial, principal, raíz
honest honrado (NO honesto, que es “de cintura para abajo”, el presidente de la RAE dixit 🙂
host anfitrión
hotlist lista de preferencias
hot line teléfono de asistencia, teléfono de emergencia
I
(to) ignore no hacer caso, descartar, soslayar, no tener en cuenta (ignorar es “not to know”)
(computer) imaging imagimática
(to) indent sangrar (NO indentar)
indentation sangrado, sangría
index índice de palabras
(to) index indexar, indizar
ingenious ingenioso (NO ingenuo)
(to) initialize iniciar (NO “inicializar”)
instance ejemplar, copia (instancia es “application (form)”)
instantiation creación de ejemplares o copias
(to) intend proponerse (intentar es “to try”)
interface (la) interfaz
intoxicated borracho (“intoxicado” es “suffering from food poisoning” o en casos graves simplemente “poisoned”)
intranet intrarred
illusion irreal (ilusión es “hope”, “dream”)
J
jetlag inadaptación horaria
jitter temblor (en tiempo real crítico)
jumper puente
J-code código J
K
kernel núcleo
L
large grande (de tamaño) (largo es “long”)
leap second segundo intercalar
lecture conferencia (lectura es “reading”)
legacy systems sistemas legados
library biblioteca (NO librería, que es bookshop)
(to) link enlazar
link enlace, vínculo, conexión, nexo
linker enlazador
liveness vitalidad, viveza
livelock interbloqueo activo
location lugar, ubicación (NO localización)
lock cerrojo
log historial, registro crónologico, bitácora, libro de registro
loop-back autoconexión
luxury lujo (lujuria es “lust”)
M
mailing envío por correo
mainframe gran ordenador, servidor corporativo, ordenador central
mandatory obligado (NO “mandatorio”)
marketing mercadotecnia
marshalling aplanado (“flattening”)
map correspondencia, asociación, asignación, representación
(to) map asociar (con), traducir (en), disponer (sobre), representar (como), asignar (a), proyectar (en), (NO “mapear”)
(to) match casar, concordar
media medios
media-rich rico en medios
meeting reunión (NO encuentro)
(group) membership filiación (del grupo)
membership (service) (servicio de) afiliación
minutes acta (también minutos)
misery tristeza (miseria es “poverty”)
(to) monitor supervisar, vigilar, controlar, guiar, dirigir
motorist conductor de coche (motorista es “motorcyclist”)
N
“nemónico” nemotécnico (sustantivo, nemotecnia)
netiquette ciberurbanidad, cibercortesía
networked reticular
nibble cuarteto (cuatro bits… un nibble es un little “bite” 🙂
(to) nominate designar, proponer (NO “nominar”)
nominated designado
nomination designación
notice anuncio (noticia es “warning”)
O
object-oriented mediante objetos, con objetos.
occurrence aparición (ocurrencia es chiste, comentario gracioso)
outline bosquejo, boceto, pinceladas
out of service no funciona, estropeado, parado (NO “fuera de servicio”)
overflow desbordamiento
(procedure) overloading (procedimientos) homónimos
P
panel (discussion) debate, mesa redonda
paper casi siempre, artículo (de revista) o ponencia (de congreso), NO “papel”
parents padres (parientes es “relatives”)
(to) pass aprobar (examen), pasar
(communication) party participante, parte, extremo
password contraseña
patch actualización, revisión, corrección
patron patrocinador (patrón es “pattern”)
pen-styles plumillas
“performancia” (según el contexto) prestaciones, rendimiento, actuación …
petrol gasolina (petróleo es “(crude) oil”)
piggybacking a cuestas (NO “lomo de cerdo”)
pin patilla, terminal, conector
pipe tubería
pixel píxel
play back pregrabado
plug and play enchufar y listo
policy regla, norma, plan, política
polinomial polinómico (NO polinomial)
(to) poll sondear, consultar
pool banco
(to) pop-up emerger
(to) port transportar, adaptar, portar
(a) port, porting (un) transporte, (una) adaptación, (un) porte
portability portabilidad, facilidad (que no “facility” 🙂 de transporte o adaptación
portable portable
(easily) portable portátil
“posicionar” colocar, ubicar
“posicionamiento” posición, colocación, ubicación, punto de vista, postura, actitud, pose.
(to) postpone aplazar, postergar
(to) preempt expulsar, desbancar, expropiar, desalojar
preemptive expulsivo/a
(to) pretend fingir (pretender es “to intend”, “to claim”)
(to) prevent impedir (NO prevenir)
privacy intimidad, discreción
(la) problemática (aunque acaba de admitirse por la Real Academia, mejor) postura, actitud, pose. X problemas
(to) preserve conservar (preservar es proteger, resguardar anticipadamente a una persona, animal o cosa de algún daño o peligro)
preservative conservante (NO preservativo 😉
(to) presume suponer
(to) proceed continuar
proceedings actas (de congreso)
(to keep a low) profile pasar desapercibido (NADA que ver con “perfil bajo”
programming in Ada programación en Ada (!ojo al gerundio sustantivado!)
(to) promote favorecer, promocionar, ascender, promover
(to) prompt apremiar
prompt apremio, invitación
prompt character carácter de apremio
proprietary de propiedad, registrado, como en “proprietary rights” (propietario es “proprietor”),
(to) prove demostrar (probar es “to taste”, “to try”)
proxy delegado, representante
“pulsar” oprimir, apretar
“publicitar” anunciar (“to publicize”)
pulse dialing marcado decádico
purpose fin, propósito
prime time horario estelar
Q
qualifications títulos (académicos) (calificación es “grade”)
quality assurance aseguramiento de la calidad
query consulta
question pregunta (NO cuestión, que es “topic” o “issue”)
R
rack bastidor
ralentizar mejor retardar
range campo, dominio (NO rango)
rapporteur narrador
rationale justificación razonada, “argumentario”
(to) realize darse cuenta, comprender, hacerse cargo de, (realizar, aunque suele ser mejor “to carry out”)
“recopilatorio” recopilación
(to) register anotar
(to) reify (icate) cosificar, reificar (?)
relocation reubicación, recolocación
“remarcable” notable, digno de mención, singular, extraordinario
(to) remember to do acordarse de hacer
(to) remember doing recordar cuando se hizo
repository repositorio, depósito, almacén, depositario
requirements requisitos (NO requerimientos)
record registro, anotación
(to) record registrar, anotar
(to) remove borrar, quitar, retirar, extraer, llevarse (NO remover, que es “to stir”)
removable (unit) (unidad) extraíble
reply respuesta (NO réplica)
report informe (NO “reporte”)
(to) report informar (NO “reportar”)
reset restauración
(to) reset restaurar
resignation dimisión (resignación también, depende del contexto)
(to) resume continuar (resumir es “to summarize”)
router encaminador, enrutador
(to) run (a program) ejecutar (un programa, NO correr un programa)
run-time tiempo de ejecución
S
save guardar (mejor que salvar)
scalability escalabilidad
scalable escalable
(to) scan escrutar, explorar, barrer, analizar, escudriñar
(a) scan (un) escrutinio, (una) exploración, etc.
scanner escáner (RAE), analizador léxico
scenario contexto, panorama, circunstancia (rara vez escenario)
script guión
scholar un estudioso (escolar es “schoolboy/girl”)
school of fish banco (NO escuela) de peces
seamless inconsútil, perfectamente integrado
search búsqueda
self-conscious vergonzoso, tímido (consciente es “responsible”, “conscious”)
seminar cursillo (normalmente, NO seminario)
sensible sensato (sensible es “sensitive”)
sender/receiver emisor/receptor
(to) search (data) buscar en (los datos)
(to) search for (data) buscar (datos)
serious grave, serio
(in) shambles destartalado
shareware software de libre evaluación
shell intérprete de órdenes, concha (en UNIX)
shock susto (choque es “crash”)
similarity similitud (NO similaridad)
site lugar, sitio, sede
skill destreza, conocimiento (práctico)
slot ranura
(table) slot casilla, lugar, posición, fila, entrada (de tabla)
smilies smilyes (el plural es una excepción)
sophisticated avanzado (sofisticado es falto de naturalidad, afectado, falso, complicado)
(to) sort ordenar
sponsor patrocinador
(to) sponsor patrocinar (NO “esponsorizar”)
sponsoring patrocinio
stand caseta
standard norma, estándar
standards normas, estándares
standby en reserva (o espera) activa, disponible
standing nivel
starvation inanición, hambruna
state of the art estado de la técnica, estado del arte, de la tecnología, o del desarrollo, avanzado, moderno, de avanzada tecnología
stranger desconocido (extraño es “strange people”, “weird”), forastero (extranjero es “foreigner”)
stub resguardo, cabo
(to) stop to do parar para hacer
(to) stop doing dejar de hacer
(to) succeed tener éxito (suceder es “to happen”)
subject asunto (no tema)
(to) substitute A by B sustituir A por B
(to) substitute A with B sustituir A por B
(to) substitute A for B sustituir B por A
(to) subsume incluir, englobar, contener, subsumir
summary resumen
“supervivir” sobrevivir
(to) support apoyar, mantener (soportar es “to bear/put up with”)
switch (of a program) opción
sympathetic compasivo (simpático es “nice”, “pleasant”)
T
table of contents índice
tailored a medida, adaptado
tentative (adjetivo) propuesta, posible, provisional (NO “tentativo”). Intentar también cambiar el verbo a “proponer”.
telecommute teletrabajo
tested probado (NO testeado)
thread hebra, flujo de control o flujo de ejecución
throughput productividad
timeliness puntualidad
time-out plazo (expirado)
topic cuestión, asunto (NO “tópico”, que es asunto manido, “cliché”, “common place”)
touch tone dialing marcado multifrecuencia
(to) trace rastrear (un programa)
traceability capacidad (o posibilidad) de rastreo, de seguimiento o de análisis
trackball bola de seguimiento (“seguibola”)
trustee fiduciario
tutorial cursillo
U
underflow agotamiento
unique único (en el mundo) (único es “only”)
user-friendly convivencial
utility utensilio, herramienta
V
(to) validate homologar, validar
validated homologado
validation homologación, validación
versus contra, frente a (en castellano, versus significa hacia)
“visionar” ver, revisar, presenciar
“visionado” imagen, visión, revisión
“visualizar” ver, mostrar (a menos que sea “representar mediante imágenes ópticas fenómenos de otro carácter” o “hacer visible lo que no puede verse a simple
vista”, o algo así.
W
watermark marca de agua, filigrana
weighted ponderado
WWW o Web (Multi)Malla Mundial ((M)MM)
X
X-window system sistema (de ventanas) X. Es singular, no plural.



Written by Marisol García

March 4, 2010 at 12:44 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

diez errores frecuentes de revisores y traductores

leave a comment »

© 1996, Xosé Castro, Madrid (xose@xcastro.com)

Lista sumaria de errores con los que tropezamos con frecuencia traductores y revisores:

Oír y escuchar. Cada vez se usa más el segundo verbo con el sentido del primero. Como dice el lingüista Martínez de Sousa, para oír sólo es necesario tener oídos sanos, pero para escuchar, debe prestarse atención, debe “querer oírse”.
García Yebra lo resuelve al recordar una anécdota que le sucedió mientras daba una conferencia: «En cierto momento, se levantó una señora que estaba al fondo del aula y dijo “Señor García, aquí atrás no se le escucha”. García respondió: “Si han venido a la conferencia es porque me escuchan, lo que pasa es que no me oyen”. Estos son unos ejemplos de mal uso extraídos de la prensa española de esta semana: *Se escucharon unos disparos, *Podían escucharse voces supuestamente fantasmales.

El “tema“de siempre. Un viejo conocido de todos. La palabra tema se ha convertido en una muletilla que sustituye, en función del contexto, a estas palabras: problema, asunto, cuestión, duda, razón, esquema, proposición, etc.: *Los ministros tratarán el tema del paro (problema); *Ése es el tema: votar o no votar (dilema, cuestión). Hay que recordar, además, que cuando la palabra tema va en femenino, como en el refrán Cada loco con su tema, sólo puede referirse a una obstinación, manía u obcecación por algo.

El y/o. El lío, diría yo. No es raro leer en la prensa anuncios como este que recorté hace poco de un diario español: “Buscamos traductores y editores (sic) con dominio de inglés y/o francés”. Con independencia del barbarismo -más grave por tratarse de una agencia de traducciones- de llamar editores a los revisores, es obvio que sobra esa anglicada conjunción y/o (and/or), que debería ser una simple “o”. La connotación de la cópula española “o” no tiene un carácter tan excluyente como la inglesa “or”, es decir: si escribimos “inglés o francés” no excluiremos de la selección de candidatos a los traductores que sepan ambos idiomas.

Es por ello/esto… Por qué será que… Dos circunloquios. Como anécdota, recuerdo ahora que un dúo cómico español, llamado “Martes y Trece”, además de parodiar a Julio Iglesias, Rocío Jurado y a cualquier famoso que se pusiera a tiro, criticaban con mucho humor la forma de hablar de esta gente… y del resto. Hicieron de la frase “Es por ello” su lema durante un tiempo. También le dieron un buen repaso al abuso del “gerundio de boletín” (citado en un número anterior de Apuntes) durante una temporada en la que sólo se expresaban con gerundios: “Bueno, nosotros yéndonos que teniendo prisa, eh”.
Me he acordado de estos dos circunloquios que se encuentran con a veces en las traducciones porque estoy escuchando la canción “Eliminación de los feos” del Gran Combo de Puerto Rico, cuyo estribillo reza: “¿Y por qué será que los eliminan?”. Pues esta fabulosa canción se ahorraría un par acordes si dijeran “¿Y por qué los eliminan?”. Lo mismo le pasa a una canción del dúo Donato y Stefano en la que dicen “Es por eso que estando contigo, me siento como en verano”; con un “Por eso cuando estoy contigo…” bastaba.

Incluso, inclusive e incluido. Un error abundante en el lenguaje hablado. Los dos primeros son adverbios y proceden del latino inclusus, pero actualmente no significan lo mismo. “Incluso” significa “con inclusión, inclusivamente”, y “hasta, aun” cuando actúa como preposición: Incluso los hombres participaron; Le gustan los animales e incluso las plantas. “Inclusive” es un adverbio con un significado claro y único: “incluyendo el último objeto nombrado”: Debe elegir un número del 1 al 9, ambos inclusive; Desde la época de Felipe III a Carlos III inclusive. Inluido es el participio del verbo incluir y significa “algo que está contenido dentro de otra cosa”. Usos incorrectos: *Inclusive mi padre me lo advirtió; *Hay que tirarlos todos, inclusive el blanco.

Múltiple/s. Adjetivo abundante en traducciones técnicas del inglés que está desplazando a adjetivos españoles como varios, diversos, muchos, etc. Su empleo no es erróneo, pero lo cierto es que en español no tenemos por qué restringirnos a este único término. Es normal ver este tipo de frases en manuales de informática: Puede imprimir múltiples copias; El programa acepta múltiples formatos, etc. ¿Alguno de ustedes que está leyendo esto suele decirle, por ejemplo, a un compañero de oficina: “imprímeme múltiples copias”?
Además, cuando múltiple se convierte en un elemento compositivo, es decir, en el sufijo multi-, debe formar una palabra en singular con su correspondiente plural: multimillonario/s, multinacional/es. Formas incorrectas: *programa multiusos.

Honesto, honrado y sincero. Los que traducimos material destinado a televisión y teatro lo vemos muy a menudo: *Creo honestamente que no es para ti; *Seré honesta contigo: lo detesto; *Es una mujer honesta; siempre dice lo que piensa. En primer lugar, veamos qué dice el diccionario:

HONESTO, TA. (Del lat. honestus.) 1. adj. Decente o decoroso. |
2. Recatado, pudoroso. |
3. Razonable, justo. |
4. Probo, recto, honrado. |
5. Véase estado honesto.

El falso amigo inglés honest nos engaña con frecuencia. Poco tiene que ver ser sincero con ser decente o, por lo menos, ser sincero no es inherente a ser decente. Generalmente, los adjetivos sincero, franco, llano, directo o explícito pueden servirnos para traducir este adjetivo: Para serte sincero…; Te seré franco…; Francamente, no sé qué decir, etc. Respecto a otros contextos, es mejor ver qué dice el diccionario:
HONRADO, DA. (Del lat. honoratus.) 1. p. p. de honrar. |
2. adj. Que procede con honradez. |
3. Ejecutado honrosamente. |
4. fig. Véase barba honrada.

HONRADEZ. (De honrado.) 1. f. Rectitud de ánimo, integridad en el obrar.
Como puede comprobarse, las definiciones de honrado y honradez coinciden con las de los términos ingleses honest y honesty. Nuestros términos honesto y honestidad, en cambio, se corresponden con modest y modesty.

Pasarse de la raya… inglesa. Este es uno de los errores que encuentro con mayor frecuencia en traducciones de inglés a español. La raya inglesa no existe como tal en español y dado que es una estructura foránea debe traducirse siempre por el equivalente que proceda: punto, coma, dos puntos o punto y coma. Ejemplos: The taste of victory – a fine wine (El sabor de la victoria: un buen vino). En los manuales técnicos también suele aparecer en párrafos en los que se dan instrucciones o describen elementos:
Print dialog box – Select the options you want in this box and click OK to print the document.
Cuadro de diálogo Imprimir. Elija las opciones que desee y haga clic en Aceptar para imprimir el documento.

Eficaz, eficiente y efectivo. El adjetivo effective es otro falso amigo, que no significa efectivo, sino eficaz o eficiente. Empleamos “eficaz” principalmente para seres inanimados y “eficiente” para seres animados, dado que la eficiencia es una virtud o facultad más propia de seres vivos.

Opcional y optativo. Los traductores de computación/informática principalmente hemos introducido el barbarismo opcional como equivalente de optativo en el habla, cuando no son sinónimos. Curiosamente, como ocurre en tantas otras situaciones del idioma, en distintos sectores se expresan de distinta manera cosas que son idénticas: así, mi hermano ha elegido dos asignaturas optativas (optional subjects), pero la definición de pantalla en Windows es opcional. Asimismo, si mi televisor se estropea, llamaré al Servicio de asistencia técnica, pero si se estropea mi Windows 95, tendré que llamar (al menos aquí en España) al departamento de Soporte técnico de Microsoft Ibérica. Paradójico.

Written by Marisol García

March 4, 2010 at 12:42 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

Rayas, signos y otros palitos

leave a comment »

© 1999, Xosé Castro Roig

En mi faceta como revisor de traducciones del inglés al español, encuentro errores de ortografía recurrentes, sobre todo pertinentes a ciertos signos auxiliares, abreviaturas y otras marcas (técnicas o no). Con el tiempo he ido recopilando y redactando ciertas normas para dar respuesta rápida y sencilla a las dudas y fallos más comunes entre los traductores. Esa es la intención de este breve artículo. Confío en que sea de utilidad para aquellos profesionales que trabajan con el idioma, ya sean traductores o no.

Nota: en el artículo se ha preferido emplear la nomenclatura del ortógrafo José Martínez de Sousa, y se advierte al lector de que ciertos nombres aquí citados pueden variar —no así su definición o función ortográfica— según el autor que se consulte.

1. Raya (—).

Este signo (m hyphen o m dash en inglés, por tener la longitud de esa letra) también es denominado menos y se escribe en Windows presionando Alt + 0151 en el teclado numérico. Es importante no confundirlo con el guión (-) ni con el menos (–) pues sus funciones son distintas. Las funciones principales de la raya son:

a) acotar oraciones incidentales;
b) indicar los interlocutores de un diálogo;
c) sustituir palabras mencionadas inmediatamente antes (en una bibliografía, por ejemplo).

En el caso (a), ambas rayas van unidas a la oración incidental sin espacios intermedios (véase ejemplo), pero la de apertura debe ir precedida de un espacio, y la de cierre debe ir seguida de otro. En el caso (b), es decir, cuando indica un interlocutor en un diálogo, irá unida al texto. En el caso (c), como en la bibliografía de este artículo, deberá ir seguida de un espacio pues sustituye a un nombre omitido.

Ejemplos de (a):
No regresará —pensé yo— hasta el próximo año.

Uso incorrecto:
No regresará -pensé yo- hasta el próximo año.
No regresará –pensé yo– hasta el próximo año.

Ejemplo de (b):
—¡Qué golpe! —exclamó María mientras caía.

Uso incorrecto:
-¡Qué golpe! – exclamó María mientras caía.
– ¡Qué golpe!- exclamó María mientras caía.

1.1. Anglicismo ortográfico de la raya.

Es desgraciadamente frecuente ver empleada la raya como sustituto de punto y coma, coma, dos puntos, punto y seguido, o paréntesis en traducciones del inglés al español. Generalmente se produce este error al abrir una raya y no cerrarla (sin querer denotar un inciso en un diálogo).

Ejemplos de incorrección:
El manual contiene varias secciones —Montaje, Configuración e Instalación.
Disquete—Soporte magnético para almacenar datos.
Reparación de la máquina—Piezas renovables.

Uso correcto:
El manual contiene varias secciones: Montaje, Configuración e Instalación.
Disquete: soporte magnético para almacenar datos
Reparación de la máquina (piezas renovables).


2. Menos (–).

Este signo (n hyphen o n dash en inglés, por tener la longitud de esa letra) es algo más corto que la raya y más largo que el guión. Algunos autores también lo denominan semimenos (Sousa), así que debe tenerse especial cuidado para no confundirlo con la raya al consultar algún libro de ortografía. Tiene la misma anchura que otros signos matemáticos (% + ÷ – * =) y se usa en operaciones aritméticas y números negativos. Se escribe en Windows presionando Alt + 0150 en el teclado numérico.

Ejemplos:
Conservar entre 35º y –25º
El resultado sería 12 + 5 –24 = –7

Uso incorrecto:
Conservar entre 35º y -25º
El resultado sería 12 + 5 -24 = -7

Algunos autores utilizan este signo en lugar del guión para indicar números de capítulos y secciones, ilustraciones, etc., pues el guión puede resultar demasiado corto.

Ejemplo con menos:
En la página 5–1 podrá ver la ilustración 2–6.

El mismo, con guión:
En la página 5-1 podrá ver la ilustración 2-6.

3. Guión.

En los teclados de máquina de escribir y computadora hay una tecla para este signo (-), algo más grueso que la raya y el menos, y la mitad de largo que este último. Estas son sus funciones principales:

a) unir palabras compuestas o que tienen entre sí algún grado de dependencia;
b) relacionar unas con otras dos o más palabras, números, etc.;
c) indicar la división de una palabra que no cabe entera en la línea o renglón.

3.1. Errores frecuentes.

Tanto en textos creados en español como traducidos de otros idiomas, el error más frecuente es usar el guión en todas las funciones que corresponden a la raya y al menos. Como el caso de las mayúsculas sin acentuar, su origen se debe, en parte, a una complejidad técnica que se daba en los procesadores de texto antiguos, donde no era fácil tener acceso a este tipo de símbolos mediante una combinación sencilla de teclas.

3.2. Sobre el uso anglicado del guión.

A diferencia del inglés, el guión en español separa más que une (suele verse enfrentamiento Manchester-Liverpool, pero alianza francogermana). Por eso debe tenerse especial cuidado al traducir términos ingleses que incluyen este signo porque en aquella lengua tiene una connotación de unión que se omite o varía al traducirlos al español.

Ejemplos:
postparto, posventa, postoperatorio, ex ministro,
ex presidente, rehacer, reconstruir, prenatal, prehistoria, etc.

Uso incorrecto:
post-parto, post-venta, post-operatorio, ex-ministro
ex-Presidente, re-hacer, re-construir, pre-natal, pre-historia, etc.

4. Temperatura.

El símbolo de grado (también sirve como letra O voladita en abreviaturas de ordinales 1.º, 13.º…) se escribe presionando la tecla situada a la izquierda del 1 (en los teclados españoles) o presionando la combinación Alt + 167 en el teclado numérico (Windows). El símbolo del grado va unido a la cifra si ésta va sola, o unida al tipo de grado si se incluye. Si se enumeran varias cifras, no es necesario añadir el símbolo a todas. Si son negativos, deberán llevar un menos antepuesto. Las palabras abreviadas con a u o en voladita, deben incluir el punto abreviativo (P.º del Prado, 2.º lugar) a no ser que el tipo de letra empleada subraye esas letras (Po del Prado, 2o lugar).

Ejemplos:
Haga un giro de 35 o 20º.
Esta mañana el termómetro marcaba –18 ºC.

5. Horas.

En algunos países hispanohablantes se emplea el sistema estadounidense (p.m. y a.m.) y, en otros, el sistema de veinticuatro horas. En cualquier caso, las horas no pueden separarse con comas, pues no son cifras decimales sino sexagesimales (los segundos sí son decimales y pueden llevar coma). Aunque el iso emplea los dos puntos para separar las horas (¿por influencia del inglés?) es más propio usar el punto en español. A diferencia de los decimales, en el caso de las horas es correcto añadir los dos ceros si se trata de una hora en punto, para evitar ambigüedad o imprecisión.

Ejemplos:
Quedamos a las 15.26 con tu hermano.
Vino a las 6.24 p.m.
No llegará hasta las 15.00.
Comí a las 3.00 de la tarde.
20 h 25 min 12,6 s

6. Fechas.

El orden normal en nuestro idioma es día + mes + año, tanto si se escribe todo con letras como si se combina números y letras, o sólo números. En países donde coexistan varios formatos de hora o donde la influencia de otro idioma sea grande, puede ser recomendable escribir los meses en números romanos. Tanto en las fechas como en cualquier otro contexto numérico, es incorrecto añadir un cero delante de los números de una sola cifra (no en vano tenemos la expresión Vales menos que un cero a la izquierda). Los nombres de los meses —igual que los de las estaciones y los días de la semana— se escriben en minúsculas.

Ejemplos:
7 de septiembre de 1901
7/septiembre/1901
7-9-1901
7/9/1901
7.9.1901
7-IX-1901

Anglicismos:
septiembre 7, 1901
septiembre 7 de 1901

Uso incorrecto:
07-09-1901

7. Decimales.

Hay tres errores típicos en la traducción del inglés al español de los números decimales:

a) Uso incorrecto de separador de miles o decimales. Si la traducción va destinada a todos los países hispanohablantes, debemos hacer uso de la coma decimal y el punto como separador de miles, por ser mayoritarios. Si va destinado a un país específico, deberemos adaptarnos a su formato de separación de decimales y millares.

b) Uso incorrecto del cero. Se ven —desgraciadamente— con cierta frecuencia expresiones como 5,00 o 09 en traducciones del inglés. Ambas son incorrectas. En español, el cero tras un separador decimal (coma o punto, según el país hispanohablante) es superfluo. Del mismo modo, es innecesario preceder una cifra con uno o varios ceros.

Sólo deberían dejarse esos ceros iniciales o decimales en casos concretos en los que un programa informático exige al operario que introduzca un número específico de cifras para poder ejecutar una acción, o en traducciones donde convenga destacar que la cifra será sometida a una operación aritmética, o en tablas numéricas verticales donde se consigue una mayor legibilidad al alinear números con el mismo número de cifras.

c) Adaptación incorrecta al sistema métrico. Aunque es común en el sistema inglés expresar con potencias inversas de 2 los números decimales, en español es impropio escribirlos con fracciones o quebrados (véase el ejemplo).

Uso incorrecto:
5½ pies; 3¼ cm; 2 1/8 pulgadas

Uso correcto:
5,5 pies; 3,25 cm; 2,125 pulgadas

Así pues, sería un grave error expresar las cantidades de este modo en español (ya sea sistema métrico o sistema inglés) pues es ajeno a nuestro idioma y, para muchos lectores, ininteligible. Además, para abundar en la confusión que este formato produce, si un número va seguido de un quebrado o fracción (en la aritmética en español) se sobreentiende que hay un signo de multiplicar implícito, y no un signo de suma como en el caso del inglés (5 + ½ y no 5 × ½).

Por último, es conveniente recordar aquí que los números de cuatro cifras no deben llevar separador de miles pues no hay duda sobre su lectura en ningún caso (nací en 1954; me dio 1245 dólares para el viaje). Por uniformidad y alineación con otros números, puede ser conveniente usar el separador de millares en columnas numéricas, cuentas, listas de precios, contabilidad, etc.

8. Unidades de medida.

No deben confundirse con las abreviaturas, pues éstas llevan punto y las unidades de medida no. Siempre debe haber un espacio entre la cifra y la unidad de medida.

Ejemplos:
2 kg, 3,5 mm, 2 h 5 min, 6 dl, 9 km, 9 m, 6 s, 5 m, etc.

Uso incorrecto:
2 Kg., 3Kg, 3,5mm, 2,8 m.m., 1,2 mm., 2 hrs., 5 mins., 3 segs., 8 Km., 5 mts.,

Conviene recordar aquí que los correctores ortográficos de Microsoft contienen muchos errores y, así, consideran incorrecto escribir kg o km sin punto, entre otras cosas (aunque aceptan como válidas Kg., Km., kg. y km.). Al corregir la ortografía de algún documento, extreme las precauciones para evitar introducir fallos donde no los había.

En traducciones con mucha profusión de cifras dentro de párrafos de texto, conviene introducir un espacio fijo (Ctrl + Mayús. + Espacio en Word para Windows) entre la cifra y la unidad para que, sean cuales fueren los cambios que se hagan en el diseño de la página, nunca quede separada la cifra de la unidad al final de una línea.

Otro error frecuente en las traducciones (especialmente técnicas) del inglés se produce cuando el traductor piensa que como el texto original incluye cifras en pies y pulgadas junto con su equivalencia en sistema métrico, debe dejar su traducción en ese mismo formato. En EE.UU. suelen redactarse así los manuales para facilitar, precisamente, la traducción y el uso de sus productos fuera del país, pero es labor del traductor borrar todas las cifras que no estén en el sistema métrico tras comprobar que están bien convertidas. Excepto Birmania y Estados Unidos de América, todos los países del mundo han adoptado el sistema métrico o lo compaginan con otro, en un porcentaje menor. No hay razón para conservarlo en las traducciones al español.

9. Otros signos y convenciones.

El signo de porcentaje —como las unidades de medida— se escribe separado de la cifra con medio cuadratín (20 %; 5,5 %). Y como con aquellas, se puede evitar que cifra y signo queden separados al final de una línea introduciendo entre ambos un espacio fijo (Ctrl + Mayús. + Espacio en Word para Windows). Dado que los procesadores de texto ordinarios no tienen un símbolo de medio cuadratín, es aconsejable hacer una macro que convierta los espacios entre el número y el signo en un espacio fijo con dos puntos menos de tamaño que el resto del texto.

Es muy recomendable emplear este signo para mantener unidas cifras, unidades y expresiones que no convenga dejar separadas al final de una línea (Windows 95, 12 mm, etc.). También se puede utilizar un guión inseparable en Word (Ctrl + Mayús + -) que ayuda a mantener unidas al final de una línea las expresiones unidas con guión (cd-rom, franco-belga, etc.)

Si se instala el programa Mapa de caracteres (Character Map) de Windows 95, se puede encontrar el icono de acceso en la carpeta Accesorios (Accessories). Este pequeño programa muestra una lista de los códigos ANSI de varios signos auxiliares comunes. En Word, también podemos usar la función Insertar® Símbolo (Insert® Symbol).

Otros signos de uso común:
Alt + 166 = ª
Alt + 167 = °
Alt + 174 = «
Alt + 175 = »
Alt + 171 = ½
Alt + 0133 = …

La coma antes de conjunción
Es común ver en traducciones del inglés el uso erróneo de la coma. En inglés, la coma reemplaza en cierta medida a la conjunción; en castellano, no.

Uso correcto:
resistores, transistores y condensadores

Uso incorrecto:
resistores, transistores, y condensadores

En listas de componentes, en inglés la coma es conjuntiva:
(C3, C5, C8-C12)

Esta lista de condensadores en castellano sería:
(C3, C5 y C8-C12)

10. Las comillas.

Las propias del español son las latinas (« »), no debemos olvidarlo. Así pues, es conveniente hacer uso de ellas ahora que los medios informáticos nos lo facilitan. Las comillas altas o inglesas (” “) sólo deben utilizarse para encerrar textos que estén ya entre comillas latinas. Las comillas simples (‘ ‘) pueden usarse para entrecomillar texto dentro de fragmentos que estén entre comillas inglesas —que a su vez estén entre latinas— o en un párrafo no entrecomillado para citar palabras, sintagmas o frases en su valor conceptual o como explicación o definición de otros.

Ejemplos:
«Ejercicio: analizar el titular “Bobbit perdió sus ‘atributos’ más preciados”.»

Algunos colegas piensan que nunca puede haber punto dentro de las comillas o dentro de un paréntesis. Para ver más detalles sobre esta cuestión de fácil respuesta, será mejor consultar cualquiera de los libros incluidos en la bibliografía de este artículo, aunque aquí van algunos ejemplos a modo de avance:

Ejemplos:
Compre ahora nuestro producto. (No lo deje para mañana; quizá sea tarde.)
Compre ahora nuestro producto (quizá mañana sea tarde).
Me dijo: «no pienso volver a verte» y se largó.
Me lo dijo bien claro: «No pienso volver a verte.»

11. El signo &.

Es una duda común entre los profesionales que trabajan con el idioma. Su nombre en español es et, pues es una deformación gráfica del vocablo latino j . En inglés se denomina ampersand, como deformación de and per se and. Se pronuncia Y, pues a tal conjunción sustituye. No es cierto que sea un símbolo inglés, ya que del latín pasó a muchos idiomas, incluido el español, aunque su uso en nuestra lengua es superfluo pues no resulta económico (a diferencia de otros idiomas) ya que la conjunción Y tiene una grafía más breve y sencilla. Según Buonocore, «la traducción del signo & es y, and, et, und, etc., según el idioma sea el español, inglés, francés [o latín] o alemán». En textos españoles antiguos pueden hallarse la forma &c o & cétera.

12. Negrita, cursiva y mayúsculas.

Sobre estos formatos de letra podría escribirse un libro entero, pues es abundante su mala utilización en traducciones, especialmente del inglés al español. Me limito a aconsejar la lectura de algunos como los que cito en la bibliografía. Es conveniente saber que su uso en nuestro idioma es distinto del inglés en varios contextos. Podría ya tildarse de plaga lingüística el abuso de las iniciales en mayúsculas cuando se traducen del inglés títulos, capítulos, secciones, publicidad, lemas y otras expresiones (v. gr., Bienvenido A Su Televisión Amiga). Asimismo, no es idiomática en español la escritura de párrafos enteros en mayúsculas (frecuentes en contratos ingleses) para destacar partes especialmente relevantes del texto, pues en español se usaría texto en negrita, cursiva o subrayado, según procediera.

13. Puntos suspensivos.

Este signo se obtiene en Windows presionando Alt + 0133 en el teclado numérico. Los puntos suspensivos son tres y siguen la misma norma que otros signos ortográficos. Van siempre unidos a la palabra que los antecede y seguidos de un espacio (excepto en el caso d). Algunas de sus funciones principales son:

a) marcar interrupciones en un discurso;
b) indicar una pausa que precede a una sorpresa para el lector;
c) expresar emoción, titubeo, expectación, etc.;
d) omitir datos que se creen conocidos por el lector dentro de una enumeración;
d) sustituir palabras o fragmentos de palabras que el autor no quiere mencionar.

Ejemplos:
Y así seguimos hasta que… En fin, hasta que ganamos.
Y cuando llego él, apareció… ¡su esposa!
Sí… claro… buf, qué horror.
Son abundantes los topónimos árabes en América: Guadalupe, Guadalajara…
Queríamos ponerle un nombre común, como María, Ana, Beatriz…
Me llamó hijo de p…
El maldito … siempre estaba fastidiándonos.

Combinación de los puntos suspensivos con otros signos:
… a la orilla del mar, por fin.
Las principales etnias negras —bantúes, masais, hutus…— llegaron después.
¿Debería divorciarme?…
¡No tires, me vas a romper la…!
Sobre el siglo XVI […] los flamencos admitieron […] la superioridad comercial…

Uso incorrecto:
Sí………. claro….. cómo no………..
No sé si decírselo …
No supe decírselo. . . no me atreví. . .
Qué sé yo …el hambre.

Como se puede deducir de estos ejemplos, los puntos suspensivos siguen siendo tres aunque vayan con signos de admiración e interrogación, que tienen su propio punto. Asimismo, si se cita un texto en el que se omiten algunos fragmentos, deberán incluirse puntos suspensivos entre corchetes. Si una frase comienza con puntos suspensivos porque se omite intencionadamente el comienzo, los puntos deben ir seguidos, como en otros casos, de un espacio. La combinación de puntos suspensivos con etcétera es redundante y debe evitarse.

14. Admiraciones y fórmulas de cortesía.

Aunque el tópico dice que los hispanos tendemos a ser más apasionados que los anglosajones, es curioso que no nos admiremos tanto como para escribir ¡¡Gracias por comprar este producto!! o ¡¡Bienvenido al programa!!. Nuestros modos son algo más sobrios en estos casos y suelen limitarse a Gracias por comprar este producto o Bienvenido, que no dejan de ser corteses por no ser exclamados.

Del mismo modo, en español está implícita una deferencia cortés hacia el lector mediante el tratamiento de usted o el estilo impersonal. Por eso, resulta algo ajeno —y a veces ostentoso— leer frases como Sea tan amable de esperar un momento o Haga usted el favor de esperar, allí donde un simple Espere habría transmitido la misma sensación de corrección y respeto. Es más, si forzamos una afectación excesiva y artificial en el trato podemos llegar a transmitir una sensación contraria, entendida entre líneas: Sea usted tan amable de esperar un momento (no me dé la lata y no se impaciente, eh). No en vano, al hablar español solemos ser más correctos y formales cuanto más enojo queremos demostrar al interlocutor al que queremos pedir algo.

Cuidado al traducir estas construcciones. En estos casos es mejor —paradójicamente— moderarse que exagerar.

Conviene recordar que cuando los signos de admiración e interrogación aparecen al final de una frase, no es necesario incluir punto y seguido o punto final porque va incluido en el signo.

Uso correcto:
¿Me llamaste? La verdad es que no te oí.
¡Cállate! ¿No ves que estoy hablando yo? Qué niño más travieso.

Uso incorrecto:
¿Me llamaste?. La verdad es que no te oí.
¡Cállate!. ¿No ves que estoy hablando yo?. Qué niño más travieso.

Written by Marisol García

March 4, 2010 at 12:25 pm

Errores ortotipográficos en la traducción al español

leave a comment »

© 1999, Xosé Castro Roig y Lucía Rodríguez Corral

Frecuencia de fallos en las traducciones Esta ponencia surgió a raíz de la frecuencia con la que se encuentran ciertos fallos de ortotipografía en traducciones al español, especialmente del inglés al español. Algunos traductores —o quizá todos nosotros en alguna ocasión— tomamos los signos de puntuación del texto original como delimitaciones físicas de nuestro trabajo. Por negligencia, cansancio o inexperiencia, constreñimos nuestra redacción a los límites impuestos por la estructura sintáctica del texto de origen: hablo de la división de párrafos, la estructura de la listas numeradas, el punto y seguido, los dos puntos, paréntesis, citas, etc. Para aquellos traductores que encasillan literalmente su traducción en la estructura de frases y párrafos del texto original, los nuevos programas de gestión de memorias de traducción (como Trados o Déjà Vú) no hacen más que empeorar las cosas porque estos emplean tales signos de puntuación como acotadores de segmentos, como unidad de medida al fin y al cabo. Bien es cierto que estos programas permiten variar estas medidas, pero son un obstáculo más para el traductor descuidado. La ortotipografía en la traducción Puede definirse la ortotipografía como «la materia que trata la correcta acentuación y puntuación de los textos, además de la correcta utilización de ciertos signos complementarios». Ausencia de documentación Sobre estas importantes cuestiones existen algunos buenos libros, pero no tantos como sería deseable, sobre todo en formato de vademécum o manual de consulta rápido para redactores, traductores y escritores. Disparidad de criterios En los últimos tiempos hemos asistido, creo yo, a un desprestigio de la ortografía, calificada por algunas personas (incluso insignes) como una materia caprichosa y de reglas algo aleatorias, quizá olvidando que la ortografía nace de la necesidad de diferenciar palabras, dar ritmo a las frases y facilitar la lectura; no fue impuesta por ninguna oscura organización sino que fue fruto de la necesidad lógica de redactores y lectores en el transcurso de los siglos. En general, las propuestas extremistas de simplificación de la ortografía (como sustituir la letra Q y la C, cuando es oclusiva, por K) suelen caer en el olvido pues «pecan de aquello de lo que se quejan»: intentar imponer unas reglas estrictas al idioma, que es propiedad y patrimonio de todos. La ortografía actual es más sencilla y precisa que la del siglo pasado y, seguramente, la de la próxima centuria siga la tradiciónRespuesta de la Academia La Real Academia debió de enterarse de que yo venía a dar una ponencia sobre este tema a San Luis, porque hace poco publicó la Ortografía de la lengua española, que me ha venido de perlas para documentar algunos de los puntos expuestos. La principal característica de este excelente y esperado manual es que es la primera Ortografía española consensuada por todas las Academias de la lengua española. En 45 minutos es difícil abarcar todos los puntos. El objetivo no es hablar tanto de cuándo se deben usar ciertos signos de puntuación (para lo cual, os remito a los libros que citaré al final) sino de cómo deben utilizarse. No pretendo dar todas las reglas ortográficas sino destacar sólo algunas en las que suelen cometer más errores los traductores. Mi intención es exponer algunos de los principales consejos prácticos para todo redactor, especialmente traductor, y que esta charla sirva como base para seguir aprendiendo y profundizando en el conocimiento de nuestra lengua. Comillas Existen tres tipos de comillas: las latinas o españolas («»), las altas o inglesas (“”) y las simples (‘ ‘). Las comillas típicas del español son las latinas o españolas (« »). Las altas o inglesas (” “) se emplean cuando se incluyen citas dentro de una frase ya entrecomillada con las primeras. Las comillas simples se utilizan para encerrar significados o aclaraciones sobre el sentido de un término o frase. Errores en las comillas:

1. Juan dijo: “Este “laburo” me tiene frito”.

2. Resolvió la cuestión ‘in situ’.

3. Fui a ver “La guerra de las galaxias”. Uso correcto: 1. Juan dijo: «Este “laburo” me tiene frito». 2. Resolvió la cuestión in situ. 3. Fui a ver La guerra de las galaxias. Letras mayúsculas Se suelen utilizar en títulos de libros (portadas), cabeceras de publicaciones (diarios…), siglas y en los verbos de contratos y documentos jurídicos o administrativos (EXPONE, SOLICITA). Como es obvio, la acentuación de las letras mayúsculas es exactamente igual que la de las minúsculas. En otros tiempos hubo dificultades técnicas que impedían acentuar adecuadamente las mayúsculas, pero eso no significa que la norma haya cambiado. Paradójicamente, a nadie se le ocurriría, por ejemplo, dejar de poner la diéresis al escribir lengüeta en mayúsculas. Hace años me uní a la apuesta personal de Alberto Gómez Font (del Departamento de Español Urgente de la Agencia efe): si alguien me muestra un libro de texto oficial de cualquier país hispanohablante en el que se diga que las mayúsculas no se acentúan, yo lo invito a unas cervezas. Las normas de estilo dictan que, cuando hay frases en mayúsculas dentro de un párrafo, deben emplearse las versalitas (small caps) y no las mayúsculas. Errores mayúsculos:

1. La Ciudad Y Los Perros, de Vargas Llosa.

2. Alvaro llegó de Africa el viernes pasado.

3. Lo leí en El Heraldo De Córdoba. Uso correcto:

1. La ciudad y los perros, de Vargas Llosa.

2. Álvaro llegó de África el viernes pasado.

3. Lo leí en El Heraldo de Córdoba. Otro error no citado: en los contratos estadounidenses (especialmente en los contratos de licencia de programas informáticos) es habitual usar las mayúsculas para destacar los párrafos más importantes de un contrato. Esto no es propio en español, donde se prefiere usar la negrita o aplicar otro estilo diacrítico distinto de las mayúsculas. Siglas y acrónimos Las siglas se forman con las letras iniciales de las palabras y no tienen por qué formar una palabra pronunciable: OTAN, FMI, CD-ROM, etc. Se escriben siempre en mayúsculas y, generalmente, sin puntos, especialmente cuando pasan a formar palabras (acrónimos): láser, inri, Mercosur… Los acrónimos son, pues, palabras formadas a partir de siglas, que tienden a escribirse en minúsculas y a las que se aplica las normas de acentuación y formación de plural normales en otras palabras. Las siglas forman plural por duplicación de sus letras. Un caso típico es el de EE. UU., sigla empleada en varios países para designar los Estados Unidos de América, que debe escribirse con un espacio entre ambos pares de letras. Estrictamente, EE. UU. es una sigla en plural y por eso debe llevar punto abreviativo y espacio, como FF. CC., CC. OO., RR. HH., SS. MM. No está de más recordar que, tanto en español como en inglés, es incorrecto formar el plural de las siglas añadiendo un apóstrofo seguido de s, a pesar de que es un uso muy extendido. Errores de las siglas:

1. CD-Rom.

2. EE.UU., E U A, f.f.c.c., etc.

3. CD-ROM’s.

Uso correcto:

1. CD-ROM.

2. EE. UU., EUA, FF. CC., etc.

3. Los CR-ROM, unos CR-ROM o, en todo caso, CD-ROMs (véanse las excepciones personales, a continuación).

Aunque la formación de plural en las siglas que acabo de explicar sea la normativa, los traductores técnicos sabemos que esto es imposible de cumplir en diversos contextos. La proliferación de siglas para designar elementos y objetos en documentos técnicos nos fuerza, en algunos casos, a utilizar plurales de siglas porque no es posible añadir un artículo que aclare el número del sustantivo (las TRFU, unas TRFU). En esos casos, yo soy partidario de saltarme la regla académica —dada la extensión que tendrían nuestras traducciones si lo hiciéramos— y agregar una s minúscula al final de la sigla para formar el plural (TRFUs).

Excepciones personales:

1. Este módulo está compuesto de: TRFUs, HRTOs y FSTs

La raya Se usa, principalmente, para indicar oraciones incidentales e indicar aperturas de parlamentos en diálogos. Errores de la raya: 1. Son dos ciudades — Roma y Venecia. 2. La traducción — Una ciencia empírica 3. Come—dijo ella—o llegaremos tarde. 4. Disquete—soporte de almacenamiento… 5a. Me temo -comentó Juan- que da igual. 5b. Me temo –comentó Juan– que da igual. Uso correcto: 1. Son dos ciudades: Roma y Venecia. 2. La traducción, una ciencia empírica. 3. Come —dijo ella— o llegaremos tarde. 4. Disquete: soporte de almacenamiento… 5a y 5b. Me temo —comentó Juan— que da igual. En el primer ejemplo se ilustra un uso anglicado de la raya. En inglés, este signo se emplea a menudo dentro de un párrafo sin que se corresponda con otra raya de cierre. En esos casos, debe traducirse por el signo de puntuación en español que corresponda: dos puntos, punto y coma, raya (doble), coma, paréntesis, etc. Veamos ahora el segundo ejemplo: es muy común el uso de la raya en inglés para separar títulos, oponer el número de un capítulo a su título (Capítulo 1—Configuración) cuando en español es más propio usar otros signos (dos puntos, coma, punto y coma…). En el tercer ejemplo, se observa que la raya de apertura debe ir unida a la palabra que precede e ir a su vez precedida de un espacio y, la raya de cierre, debe ir unida a la última letra y seguida de un espacio. Es decir, se intercala en una frase igual que los signos de interrogación y exclamación. Otra forma anglicada (cuarto ejemplo) es la del uso de la raya como equivalente directo de los dos puntos en glosarios, listas de palabras, listas de descripciones, etc. La raya se escribe, en Windows, pulsando Alt+0151 en el teclado numérico. Nunca debemos usar el guión o un guión duplicado como sustitución de la raya (ejemplos 5a y 5b). El guión

El guión se usa para separar palabras compuestas (p. ej., argentino-chileno) y dividir palabras al final del renglón.

En inglés hay una tendencia a utilizar guiones que nosotros no debemos calcar en español. En ocasiones, en nuestro idioma, el guión separa más que une. Para que una palabra sea válida en español, no hace falta que esté en el diccionario, basta con que haya sido creada ateniéndose a las reglas correctas de formación de vocablos. Así, rellamar, rehabituar, etc. son palabras correctas que no se encuentran en algunos diccionarios y que en español no necesitan guión, aunque sus equivalentes en inglés puedan llevarlo. Obviamente, quedan incluidas en esta regla expresiones, perífrasis y sustantivos formados con guión en inglés, pero que no llevan guión en español: previously-approved changes, easy-to-read manual, 2- or 3-hourErrores del guión: co-ordinar, ex-presidente, re-llamar, El signo menos (–) Es un signo más corto que la raya (—) y más largo que el guión (-). Tiene la misma anchura que el signo más (+) y otros signos aritméticos. Es conveniente usarlo cuando se escriben números, fórmulas u operaciones aritméticas pues tiene la misma anchura que ellos. El signo menos se obtiene pulsando Alt+0150 en el teclado numérico (en Windows). Ejemplos:

1. Separación de fechas:

    • Juan Rulfo (1918–1986) fue un gran… (el guión puede llegar a verse muy pequeño, especialmente si se emplean letras de anchura no proporcional).

2. Intervalos de páginas o numeraciones:

    • Págs. 2–25, 2–14…

3. Números negativos y operaciones aritméticas:

    • –5 ºC, –2000 pesos, 4 ÷ 2 × 6 = 12

Signos (I) El signo & se llama et, no ampersand, que es su nombre inglés (derivado de ‘and per se and’). Su forma es, de hecho, la de la conjunción latina et (j ) convertida en un solo signo. En español tiene poco uso porque su función, ser una cópula breve, nunca podrá superar la brevedad de la conjunción española y. No es cierto que su uso sea anglicado, aunque el español resurgió con fuerza por influencia del inglés (por ejemplo, en nombres de empresas como Goodman & Sons). Antiguamente, la abreviatura de etcétera se escribía &c. o j c. de ahí que alguna gente, por confusión (incluso en algunos escritos de la Academia) diga que tal signo se llama etcétera. Signos (II) La barra sirve, entre otras cosas, para separar fechas; también tiene una función preposicional en algunas unidades de medida combinadas. En inglés es habitual escribir ciertas unidades de medida combinadas con este formato: mph (miles per hour), gpm (gallons per minute). En español debemos usar la barra.

Ejemplos de la barra:

1. Fechas: 2/1993, 19/5/84, 19/V/94

2. Unidades de medida:

    • km/h y no mph
    • m/s y no mps

Signos (y III) El signo # se puede llamar ‘número’ o ‘cantidad’. Y digo «se puede» porque es un signo inglés, aunque muy utilizado en muchos países hispanohablantes (llamado gato en México porque recuerda al juego que en España denominamos Tres en raya). Lo cierto es que, en general, en español se prefiere el uso de abreviaturas como núm. o n.º. En algunos países hispanohablantes no se entiende este signo como equivalente de la palabra número, así que debemos evitar su uso si nuestra traducción va destinada a varios países de habla hispana:

1. Pieza n.º 5 y no pieza #5.

2. N.º tel. y no # tel. Abreviaturas y unidades de medida Las abreviaturas se distinguen de las unidades de medida en varios aspectos. La principal diferencia entre abreviaturas y unidades de medida es que aquellas llevan siempre un punto abreviativo que indica, precisamente, su carácter de palabra abreviada. Otra diferencia es que sólo las abreviaturas pueden formar plural. Las unidades de medida son de número invariable. Asimismo, las abreviaturas admiten mayúscula, si es que su posición en la frase así lo precisa, mientras que las unidades de medida siempre van en minúscula. Ejemplos de abreviaturas y unidades de medida:

1. Recorrió varios kms. hasta llegar.

Aunque las abreviaturas deben utilizarse únicamente cuando sea necesario por problemas de espacio (no es un recurso estilístico recomendable), podemos abreviar, dentro de un texto, como en este caso, una unidad que tiene su propio signo. Hablamos de kilómetros, pero lo tratamos como sustantivo, no como unidad de medida.

2. Tels. y faxes.

En este ejemplo se observa una abreviatura (que se distingue por el punto abreviativo) en plural. Como ya se ha señalado, las unidades de medida son de número invariable.

3. P.º, 1.ª, M.ª (no Ma.), 1.er

Ciertas palabras y números pueden abreviarse haciendo uso de letras en voladita. Generalmente, no más de tres. En algunos países, por influencia del inglés, se abrevian palabras comunes (como María o número) con la forma inglesa: inicial mayúscula, vocal y punto. No es lo habitual en español. Cuando la letra en voladita va subrayada, no hace falta el punto abreviativo: 1a.

4. n.º , núm. pero no No. o #.

Cuando se abrevia usando una letra en voladita también hay que incluir el punto abreviativo. Las abreviaturas, como cualquier otra palabra, van en mayúsculas o minúsculas, según si están dentro del texto o al principio de una frase. Hay cierta costumbre (por influencia del inglés) de calcar la abreviatura de la palabra número.

5. km/h, m/min, 20 kg, 12 kB, 10 MB

6. 12 h, 14 min

7. Bar más cercano: 5 m Las unidades de medida de los tres últimos ejemplos no llevan punto. El punto

Debe tenerse cuidado al combinarlo con ciertos signos de puntuación: ( ), «», ¡!, ¿?, …

Las Academias han sorprendido a propios y extraños al indicar en su nueva Ortografía que el punto debe ir siempre fuera de las frases entrecomilladas, de paréntesis y otro tipo de acotaciones. Otros autores recomiendan usar el punto dentro de esos signos cuando la frase no es subordinada.

Después de los signos de admiración e interrogación nunca se pone punto porque se entiende que está incluido en el signo. Lo mismo ocurre con los puntos suspensivos, que se explican a continuación. Puntos suspensivos Se obtienen pulsando ALT+0133 en Windows, de modo que ocupan el mismo espacio que un carácter y no corremos riesgos de que se alteren al darle formato al documento. Siempre son tres puntos seguidos y sin espacios intermedios; solo tres. Ejemplos de puntos suspensivos:

1. Tú, yo, la luna, el sol, tus ojos…

Sirve para omitir intencionadamente una parte del discurso, sugerir un final impreciso, denotar el paso del tiempo entre expresiones.

2. Su mujer […] una santa y él […] un tarado Cuando los usamos para indicar que se ha omitido parte del texto lo habitual es ponerlos entre corchetes y, a veces, aun entre paréntesis. 3. … y se fue, como una ola. Si una frase empieza con puntos suspensivos para sugerir un principio truncado, debe introducirse un espacio entre el signo y la primera palabra. Hay que tener cuidado de no abusar de este signo; ese efecto de imprecisión que transmite puede dar la sensación de que el que lo escribe parece no tener nada claro en su redacción. El otro día leí un mensaje en el que la autora empleaba 15 veces este signo. No sabía si afirmaba o dudaba hasta de su sombra. Vocablos latinos A veces se mete todo el idioma latino en un solo saco, pero a la hora de escribir ciertos vocablos, debemos diferenciar los vocablos latinos aceptados en nuestra lengua (españoles, por tanto) de los latinismos, considerados expresiones de una lengua extranjera en la nuestra. Aquellos se escriben en redonda y se rigen con las reglas de acentuación del español. Estos se escriben en cursiva. El inglés ha suscitado la confusión en algunos traductores despistados. Así, asistimos a la llegada de anglicismos ocultos tras una máscara latina. Es el caso de status quo (statu quo), versus (contra, frente, comparación; generalmente abreviado como vs.), memorandum (palabra normalmente abreviada como memo y que debe traducirse en muchos casos —no siempre— como nota, circular, indicación, pues un memorándum suele ser algo más formal en español). Esta última palabra resulta graciosa. Hace poco vi un programa informático que ofrecía, literalmente, «una función para memos», vamos, que permitía escribir notas para recordar ciertas tareas. Algo insultante, si lo leemos así, pero muy práctico. Memo debía de ser el traductor y el que aprobó la traducción. Ejemplos:

1. Vocablos latinos españoles: in situ, ad líbitum, currículum, a posteriori, prima facie, motu proprio, sub júdice, grosso modo…

2. Latinismos y giros: Alea jacta est, do ut des, Aquila non capit muscas, etc. Vocablos extranjeros Ocurre lo mismo que con los vocablos latinos. Hay ciertos extranjerismos ya integrados en español y adaptados a nuestra escritura, aunque a veces, la pronunciación adaptada se parezca al original lo que un huevo a una castaña, como en el caso de búnker, bumerán, bungaló o elite (que la mayoría escribe élite y así se quedará). Luego están los extranjerismos de nuevo cuño. La Academia aconseja dejarlos en cursiva y sin acentuar si aún no han sido adaptados. En el caso de la palabra marketing, la Academia prefiere dejarla escrita como en inglés (en redonda pues ya la reconoce, aunque aconseja, como es lógico, el uso de mercadotecnia), pero algunos hablantes la acentúan aplicándole las normas de acentuación (márketing). Ejemplos:

1. El impeachment es un proceso que…

2. Viajé a Nueva Escocia y luego a Misuri.

3. Hablar con anglicismos suena cool.

4. Márketing frente a márquetin.

Written by Marisol García

March 4, 2010 at 12:23 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

diez errores frecuentes de traductores

leave a comment »

© 1996, Xosé Castro, Madrid (xose@xcastro.com)

Lista sumaria de errores con los que tropezamos con frecuencia traductores y revisores:

Oír y escuchar. Cada vez se usa más el segundo verbo con el sentido del primero. Como dice el lingüista Martínez de Sousa, para oír sólo es necesario tener oídos sanos, pero para escuchar, debe prestarse atención, debe “querer oírse”.
García Yebra lo resuelve al recordar una anécdota que le sucedió mientras daba una conferencia: «En cierto momento, se levantó una señora que estaba al fondo del aula y dijo “Señor García, aquí atrás no se le escucha”. García respondió: “Si han venido a la conferencia es porque me escuchan, lo que pasa es que no me oyen”. Estos son unos ejemplos de mal uso extraídos de la prensa española de esta semana: *Se escucharon unos disparos, *Podían escucharse voces supuestamente fantasmales.

El “tema”de siempre. Un viejo conocido de todos. La palabra tema se ha convertido en una muletilla que sustituye, en función del contexto, a estas palabras: problema, asunto, cuestión, duda, razón, esquema, proposición, etc.: *Los ministros tratarán el tema del paro (problema); *Ése es el tema: votar o no votar (dilema, cuestión). Hay que recordar, además, que cuando la palabra tema va en femenino, como en el refrán Cada loco con su tema, sólo puede referirse a una obstinación, manía u obcecación por algo.

El y/o. El lío, diría yo. No es raro leer en la prensa anuncios como este que recorté hace poco de un diario español: “Buscamos traductores y editores (sic) con dominio de inglés y/o francés”. Con independencia del barbarismo -más grave por tratarse de una agencia de traducciones- de llamar editores a los revisores, es obvio que sobra esa anglicada conjunción y/o (and/or), que debería ser una simple “o”. La connotación de la cópula española “o” no tiene un carácter tan excluyente como la inglesa “or”, es decir: si escribimos “inglés o francés” no excluiremos de la selección de candidatos a los traductores que sepan ambos idiomas.

Es por ello/esto… Por qué será que… Dos circunloquios. Como anécdota, recuerdo ahora que un dúo cómico español, llamado “Martes y Trece”, además de parodiar a Julio Iglesias, Rocío Jurado y a cualquier famoso que se pusiera a tiro, criticaban con mucho humor la forma de hablar de esta gente… y del resto. Hicieron de la frase “Es por ello” su lema durante un tiempo. También le dieron un buen repaso al abuso del “gerundio de boletín” (citado en un número anterior de Apuntes) durante una temporada en la que sólo se expresaban con gerundios: “Bueno, nosotros yéndonos que teniendo prisa, eh”.
Me he acordado de estos dos circunloquios que se encuentran con a veces en las traducciones porque estoy escuchando la canción “Eliminación de los feos” del Gran Combo de Puerto Rico, cuyo estribillo reza: “¿Y por qué será que los eliminan?”. Pues esta fabulosa canción se ahorraría un par acordes si dijeran “¿Y por qué los eliminan?”. Lo mismo le pasa a una canción del dúo Donato y Stefano en la que dicen “Es por eso que estando contigo, me siento como en verano”; con un “Por eso cuando estoy contigo…” bastaba.

Incluso, inclusive e incluido. Un error abundante en el lenguaje hablado. Los dos primeros son adverbios y proceden del latino inclusus, pero actualmente no significan lo mismo. “Incluso” significa “con inclusión, inclusivamente”, y “hasta, aun” cuando actúa como preposición: Incluso los hombres participaron; Le gustan los animales e incluso las plantas. “Inclusive” es un adverbio con un significado claro y único: “incluyendo el último objeto nombrado”: Debe elegir un número del 1 al 9, ambos inclusive; Desde la época de Felipe III a Carlos III inclusive. Inluido es el participio del verbo incluir y significa “algo que está contenido dentro de otra cosa”. Usos incorrectos: *Inclusive mi padre me lo advirtió; *Hay que tirarlos todos, inclusive el blanco.

Múltiple/s. Adjetivo abundante en traducciones técnicas del inglés que está desplazando a adjetivos españoles como varios, diversos, muchos, etc. Su empleo no es erróneo, pero lo cierto es que en español no tenemos por qué restringirnos a este único término. Es normal ver este tipo de frases en manuales de informática: Puede imprimir múltiples copias; El programa acepta múltiples formatos, etc. ¿Alguno de ustedes que está leyendo esto suele decirle, por ejemplo, a un compañero de oficina: “imprímeme múltiples copias”?
Además, cuando múltiple se convierte en un elemento compositivo, es decir, en el sufijo multi-, debe formar una palabra en singular con su correspondiente plural: multimillonario/s, multinacional/es. Formas incorrectas: *programa multiusos.

Honesto, honrado y sincero. Los que traducimos material destinado a televisión y teatro lo vemos muy a menudo: *Creo honestamente que no es para ti; *Seré honesta contigo: lo detesto; *Es una mujer honesta; siempre dice lo que piensa. En primer lugar, veamos qué dice el diccionario:
HONESTO, TA. (Del lat. honestus.) 1. adj. Decente o decoroso. |
2. Recatado, pudoroso. |
3. Razonable, justo. |
4. Probo, recto, honrado. |
5. Véase estado honesto.

El falso amigo inglés honest nos engaña con frecuencia. Poco tiene que ver ser sincero con ser decente o, por lo menos, ser sincero no es inherente a ser decente. Generalmente, los adjetivos sincero, franco, llano, directo o explícito pueden servirnos para traducir este adjetivo: Para serte sincero…; Te seré franco…; Francamente, no sé qué decir, etc. Respecto a otros contextos, es mejor ver qué dice el diccionario:
HONRADO, DA. (Del lat. honoratus.) 1. p. p. de honrar. |
2. adj. Que procede con honradez. |
3. Ejecutado honrosamente. |
4. fig. Véase barba honrada.

HONRADEZ. (De honrado.) 1. f. Rectitud de ánimo, integridad en el obrar.
Como puede comprobarse, las definiciones de honrado y honradez coinciden con las de los términos ingleses honest y honesty. Nuestros términos honesto y honestidad, en cambio, se corresponden con modest y modesty.

Pasarse de la raya… inglesa. Este es uno de los errores que encuentro con mayor frecuencia en traducciones de inglés a español. La raya inglesa no existe como tal en español y dado que es una estructura foránea debe traducirse siempre por el equivalente que proceda: punto, coma, dos puntos o punto y coma. Ejemplos: The taste of victory – a fine wine (El sabor de la victoria: un buen vino). En los manuales técnicos también suele aparecer en párrafos en los que se dan instrucciones o describen elementos:
Print dialog box – Select the options you want in this box and click OK to print the document.
Cuadro de diálogo Imprimir. Elija las opciones que desee y haga clic en Aceptar para imprimir el documento.

Eficaz, eficiente y efectivo. El adjetivo effective es otro falso amigo, que no significa efectivo, sino eficaz o eficiente. Empleamos “eficaz” principalmente para seres inanimados y “eficiente” para seres animados, dado que la eficiencia es una virtud o facultad más propia de seres vivos.

Opcional y optativo. Los traductores de computación/informática principalmente hemos introducido el barbarismo opcional como equivalente de optativo en el habla, cuando no son sinónimos. Curiosamente, como ocurre en tantas otras situaciones del idioma, en distintos sectores se expresan de distinta manera cosas que son idénticas: así, mi hermano ha elegido dos asignaturas optativas (optional subjects), pero la definición de pantalla en Windows es opcional. Asimismo, si mi televisor se estropea, llamaré al Servicio de asistencia técnica, pero si se estropea mi Windows 95, tendré que llamar (al menos aquí en España) al departamento de Soporte técnico de Microsoft Ibérica. Paradójico.

Written by Marisol García

February 24, 2010 at 4:52 pm

frases insoportables

leave a comment »

(Del blog Nada Que Aportar)
Las frases hechas, los cliché, son ya una institución en nuestro periodismo. Un infaltable. Un must de cualquier periodista que se precie. Y quiera preciarse, claro. Aunque no son sólo los periodistas quienes las utilizan. Pero ya habrá tiempo para eso. Aquí, en una primera parte, sólo cinco ejemplos de los periodistas chilenos. Póngale nombre –o cara –a la frase. Seguro que puede.

Al final del día. Uff, esta frase es espantosa. ¿Por qué, después de hablar una sarta impresionante de idioteces, terminan con que “al final del día lo importante es…”? Simplemente repulsiva. Pese a su evidente asquerosidad, es muy requerida por infinidad de periodistas, especialmente “entrevistadores estrella”. Es recurrentemente escuchada en programas de radio, desconozco la razón.

El flagelo de la droga. Frase cliché por excelencia. ¿Por qué no simplemente “la droga”? O, si se quiere poner énfasis, “la maldita droga”. Con más énfasis, “la puta droga”. Pero no más “flagelo”, por favor. Esta frase se ha convertido en sí misma en un flagelo. Un asco.

El vital elemento. OK, se entiende que es el agua. Incluso puede ser un buen recurso para no repetirse tanto. Pero todo tiene un límite. Y ese límite está antes del despacho en plenas inundaciones, con los periodistas informando que “el vital elemento ingresó a la casa”. Eso es mucho. Ni hablar de cuando usan esta expresión informando de algún ahogado. Simplemente de mal gusto. Por último, y para variar un poco, hablen del “mortal elemento”. Digo yo.

Dantesco incendio. Ufff. Qué derroche de cultura literaria. Como diciendo “ojo, que yo sé de clásicos de la literatura”. Por lo demás, no sé qué opinaría Dante. Pero citando a doña Rosa (véase gato-mono) “sea lo que sea no era nada bueno”. Lo que pensaría Dante, claro.

El malogrado. Ésta es impresionante. Con sólo oírla pienso en choques, atropellos, temporales. Pero ojo, que se puede ir mucho más allá. Pudo ser muerte natural, dormirse plácidamente y pasar al más allá entre sueños de algodón. Eso no lo salva a uno de ser malogrado. Para mí esta frase tiene una sola cara, que no revelaré aquí. Pero el malogrado asociado a esa cara murió electrocutado por un cable en plena vía pública. Mala suerte. También los hay atropellados por un camión de valores. Eso sí es ser malogrado.

Por qué no decirlo. Terrible frase. Si no lo va a decir, no lo dice. Si lo quiere decir, bueno, va y lo hace. Pero eso de advertir previamente que se va a decir algo fuerte, chocante, una afirmación potente, para terminar diciendo cualquier estupidez. Espantoso.

Llama poderosamente la atención. ¿Por qué la alusión al poder? ¿Resabios del pasado? ¿Complejos? Me cuesta entender que algo no pueda, simplemente, llamar la atención. Así a secas, sin poderes de ninguna especie.

Convengamos que. ¿Por qué esta muletilla insoportable? Por lo demás, siempre va seguida, vaya a saber uno por qué, de la frase más obvia, evidente y que genere mayor consenso en la historia reciente. O sea, no hay que convenir con nadie, porque todos están de acuerdo. Son ilaciones, por poner algo relativamente actual, del tipo “convengamos que no es bueno que los carabineros asesinen de un balazo a los niños que molestan a sus hijos”.

Así las cosas. Terrible frase hecha, que no dice nada. Absolutamente nada. Pero, vaya a saber uno la razón, los periodistas la utilizan con fruición. Detestables, tanto la frase como quienes la ocupan.

No es menos cierto. ¿Menos cierto que qué? ¿Les habrán enseñado a los ilustres comunicadores que palabras como “más” o “menos” se ocupan en comparaciones? Esta debe ser de las frases que más me indignan, por lo espantoso e ilógico de su construcción.

Meteórico ascenso. Lo que se llama una paradoja. Hasta donde yo sé –corríjame un astrónomo si me equivoco –los meteoritos bajan, no suben. Entonces, ¿cómo es eso de “meteórico ascenso”? Incomprensible. ¿No será que en vez de meteoritos, la frase se refiere al meteorismo? Vaya a saber uno.

Hoy por hoy. Qué asco. ¿No basta con decir “hoy”? Lo peor es que no falta el ingeniero con humor de tal, o el puro y simple gracioso que responderá “hoy al cuadrado”. El sólo hecho de dar pie a un chiste de esa naturaleza hace que la frase sea detestable.

Una verdadera tragedia. Ya. ¿Y cuáles son las falsas tragedias, oiga?

Lo que es. Peor todavía, “todo lo que es”. Se han visto enlaces en directo en los que periodistas –con estudios universitarios completos, por cierto –cuentan que están “en todo lo que es la marcha…” ¡¡¿¿En todo lo que es??!! Ufff. Luego de eso, pasan a revisar todo lo que son las imágenes de los disturbios. No hay salud.

El muerto fallecido. Sí, es real. No precisamente de uso común, pero se ha visto. Despacho en directo, micrófono en mano y la periodista del canal del angelito se despacha la frase. De culto. Menos mal no llegó al extremo del “malogrado muerto fallecido”. Hubiera sido mucho.

De proporciones. Indica, básicamente, que el periodista no sabe de qué está hablando. ¿De qué proporciones, por Dios? El equivalente a “vengo llegando, está todo en llamas, pero ni idea de muertos, daños ni nada, no sé” es simplemente “el incendio de proporciones”. Cabe recordar que, como se explicara en la primera parte, el incendio, para ser realmente impresionante, debe ser dantesco. He oído, incluso, la expresión “dantescas proporciones”. Una joya.

Written by Marisol García

February 24, 2010 at 4:16 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

traducción – consejos varios

leave a comment »

  • that, which. Use that, not which, in a restrictive clause — a clause necessary to the reader’s understanding of the sentence: The town that the pitcher calls home is tiny Hawley, Pa. (The sentence serves no purpose without that the pitcher calls home.) Note that there are no commas around the clause. In a nonrestrictive clause — one providing added information, not essential to understand the sentence — use which, preceded by a comma: Hawley, Pa., which the pitcher calls home, is tiny. (The sentence is understandable without which the pitcher calls home.)

———————

Anglicismos

Se�or Director:

Me refiero a la carta de don �lvaro Covarrubias acerca de los anglicismos. El t�rmino accountability se traduce en el Banco Mundial y en el Fondo Monetario Internacional como “rendici�n de cuentas”, “responsabilidad”, “responsabilidad financiera”, “justificaci�n del empleo de fondos”, seg�n el caso. Hay varias posibilidades de traducir dodgy y muchas otras expresiones del ingl�s que se usan en su forma inglesa original por suponerse que no hay una buena traducci�n, o si se traducen se lo hace literalmente, por lo general en forma incorrecta. Algunos ejemplos. Se usa la expresi�n headhunter, que aparte de su significado original de “cazador de cabezas” se refiere a la b�squeda de personas muy capacitadas e id�neas para ocupar un puesto. Existe en castellano la voz “cazatalentos”, expresi�n mucho menos troglodita que la inglesa. �Hay necesidad del anglicismo? Se dice cada vez m�s “retail” para referirse a las grandes tiendas y supermercados; �se piensa quiz�s que “minorista” o “comercio minorista” son denominaciones poco elegantes o que huelen a “paqueter�a” o “almac�n de barrio”?

Cu�nto se usan ya los anglicismos voucher, peak, sale, 40% off (alguien que vea en la vitrina de una tienda “40%”, �podr� pensar que le est�n advirtiendo de un aumento de 40% en las compras que haga? �Usan entonces “off” para evitar esa absurda posibilidad? Y si hay que ponerle algo, �no es mejor el simple signo menos antes de 40%? ), delivery, valet parking, counter, coffee break, service, closed, open, rating, top, background, player, backstage y much�simos otros; �se piensa verdaderamente que el castellano no tiene expresiones equivalentes?

Es probable que entre otras razones que puedan explicar estos usos haya un marcado elemento de pedanter�a. Como ejemplos de malas o innecesarias traducciones literales, se ha incorporado al habla nacional (la mayor�a de los m�dicos ya lo usa) el vocablo “severo(a)” para indicar lo que en buen castellano, y m�s breve, expresa la palabra “grave”: una “severa” lesi�n, “severos” trastornos g�stricos, es un s�ntoma “severo”, su estado actual es “severo”. En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, “severo” no aparece con acepciones de car�cter m�dico, cambio idiom�tico m�s que in�til. La palabra “dom�stico” ahora reemplaza a “nacional”, “interno” o “del pa�s”: el sector industrial “dom�stico”, los vuelos “dom�sticos” de las l�neas a�reas. �Qu� aportan todos estos cambios?

Concuerdo con el se�or Covarrubias en cuanto a que “es preferible un enfoque pragm�tico m�s que nacionalista”. Es sumamente �til y pr�ctico decir software, notebook, CD, DVD, e-mail y muchos otros, en lugar de largas equivalencias en castellano. Estos s� son aportes.

REN� CHAPERO
Ex Traductor del Banco Mundial

No seamos agresivos

PUNTOYCOMA 103, sección BUZÓN

Desde hace algunos años, el término aggressive ha cobrado protagonismo en el lenguaje oral

y escrito de origen anglosajón. Nos encontramos con aggressive goals, aggressive sales

representative, aggressive transaction y otras ideas similares.

En inglés, el adjetivo calificativo está correctamente empleado, ya que una de sus acepciones

es «assertive, bold, and energic» (enérgico, audaz).

Pero al pasar al idioma español, nos encontramos con que en la mayoría de los casos se

traduce literalmente sin que se analice lo que se está diciendo, y se termina desvirtuando el

concepto.

Así, encontramos «metas agresivas», «vendedor agresivo», «transacción agresiva», etc.,

cuando en realidad el DRAE indica que agresivo tiene los siguientes significados:

1. Dicho de una persona o de un animal: Que tiende a la violencia;

2. Propenso a faltar al respeto, a ofender o a provocar a los demás;

3. Que implica provocación o ataque. Es decir, que este adjetivo poco tiene que ver con las

metas, los vendedores y las transacciones.

Las opciones que ofrece nuestro idioma son varias y precisas, e ilustran más acabadamente

lo que se pretende decir: «metas desafiantes», «vendedor brioso, pujante, resuelto»,

«transacción arriesgada».

Si utilizamos estos términos ganaremos en precisión a la vez que nos desprenderemos de

una traducción literal.

Leticia Ana Martínez

Traductora pública – Buenos Aires

Written by Marisol García

October 25, 2009 at 10:16 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

muletillas en inglés (lugares comunes)

leave a comment »

Groaners!

You know ‘em. You love ‘em. But can’t we live without ‘em? Groaners are those horrible, overused, hackneyed phrases that turn news copy into boring, “same old, same old” stuff. Here are some of the worst offenders:

Aftermath – Print words don’t belong in spoken copy. Do you know anyone who says “aftermath” in normal conversation? When we were kids, aftermath came recess.

Allegations – “I deny the allegations… and I deny the alligator!” This bloated substitute for “claims”, “charges” or “accusations” is as bad as “allegedly”. Nobody in real life uses it. Unless they’ve been watching too much TV news.

Allegedly – NOBODY, not even cops and district attorneys, NOBODY in real life says “allegedly” in regular conversation. Do you tell your neighbor that someone allegedly broke into your house? Do you tell your buddy that the mayor allegedly took a bribe? Why then, would you say such a thing to your television neighbors?! If you’re worried about legal protections, try these alternatives: “Police say Jones broke into the store”. “Prosecutors are claiming Smith embezzled the money”. “The U.S. Attorney says the Congressman took a bribe.”

Area Residents – “Shhh, Tommy, don’t play the drums so loud, you’ll wake the area residents!” Normal people don’t refer to their neighbors this way. Why should we?

Arraigned – Courtroom stories are complicated enough. Don’t make things worse with terminology designed by, and intended for bureaucrats. Ditch the term. Use the EXPLANATION of the term instead. Say the guy appeared in court. Say he faced a judge. Say he was formally charged. Say how he pleaded.

At The End Of The Day – The “Clearly” of the 21st century. Politicians and pundit/talking head types ram this awful phrase down our throats whenever they want to intimidate, show off, or end the argument. Please don’t fall into their trap. At the end of the day, night falls. That’s it.

Botched Robbery, Robbery Gone Bad – Like “unsuccessful suicide”, this is just plain silly. If some punk tries to rip off a 7-Eleven, and the cops show up, so he takes hostages, that’s not a “robbery gone bad”. It was bad at the start. We don’t need to feel sorry for the idiot who “botched” his chance to empty the cash register and decided to become a kidnapper. Let’s just say what happened, and leave the judgments to the folks watching.

Campaign Trail – What, exactly, is a campaign trail, anyway? Are there covered wagons? Does Campaign Cookie rustle up Campaign Grub? Do folks munch Campaign Trail Mix? Just say where the candidate is, and get on with it.

Center Stage – Very theatrical, and about as bad as its evil twin, “In The Spotlight”. Very non-conversational. Insulting, too. There’s no need for a cliché to tell us, “hey, this story is important!” Avoid the collective “duh!!” from the folks watching.

Chanting Slogans – Ah, those wonderful memories of all those protest marches where we bellowed, “A Stitch in Time Saves Nine!” “Neither A Borrower Nor A Lender Be!” “State Farm Is There!” If demonstrators are shouting something important, say what it is.

Clash With Police – The cops wore blue and the rioters wore purple. A serious faux-pas before Labor Day. Stripes and checks clash. Cops and mobs FIGHT, and we should say so.

Clinging To Life – Narrow escapes, traffic accidents and serious illnesses seem to generate Cliché Hell (more groanable examples: “Fighting For His/Her Life”; “Lucky To Be Alive”). Use them on a friend and he’ll probably laugh in your face and say, “Who are you, Ted Baxter?”

Death Toll – Does someone ring a heavenly bell every time a person dies? Does a heavenly nickel get dropped in the fare box on some celestial highway? Maybe “up there”. Down here we speak plain English.

Estranged – Yes, this is a convenient little term for not-quite-divorced husbands and wives. Trouble is, no one in real life ever says, “Peg and I can’t take it anymore. We’re estranged.” No one has a “trial estrangement”. If a couple is separated, say so.

Famed – “Mommy, mommy, I just saw somebody famed over there!” When did “famous” become a dirty word?

Fell to his death – Can’t you just see the poor guy, toppling out the window, hurtling toward the pavement, looking down and exclaiming “Hey, whaddaya know! There’s my death, right down there!” People fall down and are killed.

Firestorm of Controversy – Whoa! Get out the flame-retardant umbrellas! Non-conversational, and bad hyperbole, all rolled into one. Just explain what the controversy is, without the brimstone.

First leg of – Whether it’s a mission on the space shuttle, or a Presidential visit to the Middle East, newswriters can’t seem to resist breaking down the trip into “legs”, instead of parts, countries, orbits or what have you. There’s only one place where this phrase belongs: “The first leg of the centipede appears broken”.

Fled on Foot – Coptalk for “ran away”. No coptalk allowed.

Flurry Of Activity – Not unless you’re the weathercaster, and it’s beginning to snow. There are plenty of less stuffy ways to say someone’s busy.

Hamper and Damper (not to be confused with Hekyll and Jekyll, who didn’t write too well, either) – Somehow, rescues and investigations are never just difficult. They’re hampered by rough terrain or reluctant witnesses. And you’d be amazed how many drive-by shootings put a damper on block parties.

Heating up – Soup, maybe. Unfortunately, this term seems to show up every time we get within three weeks of an election. If it’s not a close race, don’t say it is.

Held Talks – “The President and the British Prime Minister held talks at the White House.” When you and your co-workers gather in the conference room, are you “holding talks”? When you call someone into your office, is it to “hold talks”? And when you can’t get in to see the boss, does his secretary say he’s “holding talks?” A meeting is a meeting is a meeting. People meet. Even in the White House.

Here At Home – A cliché AND a bad transition! This is the lazy man’s way of getting from a plane crash in Cairo to a car crash on I-95. Know what? A person hearing this is likely to say, “What do they think I am, an idiot? Like I don’t know my own backyard isn’t in Egypt?!”

Hospitalized – Bathrooms get sanitized. Shirts get Martinized. People do not get hospitalized. They’re in the hospital.

In The Line Of Duty – Coptalk. Noble as it may sound, this is not normal conversational English. What’s wrong with saying the police officer was killed on the job?

In The Wake Of – Boats have wakes. Dead people have wakes. Stories don’t. An event happens after, right after, immediately after another event, not in the wake of it.

Killing Spree – Webster’s says a spree is “a lively frolic.” Mass murder is not a “spree”. It’s mass murder.

Local – Ask a New Yorker. “Local” means the subway makes three stops, instead of one, to get to 59th Street. Don’t use phrases like, “a local man is in jail tonight” or “He was rushed to a local hospital”. If the guy’s birthplace or the hospital’s street address matters, say so. If not, don’t waste viewers’ time.

Major Breakthrough – By definition, there’s no such thing as a minor breakthrough, any more than there’s such a thing as a miniature Sumo wrestler.

Manhunt – First of all, no one thought it was a foxhunt! Second, this is Cop-talk Supreme. Non-conversational, and sexist to boot. A search is a search.

Marred – Some writers can’t resist describing that inevitable Christmas car crash that marred the holiday spirit. Leave a wet glass on the armoire, and the furniture gets marred. That’s about it.

Mastermind – Anytime there’s more than one mugger/bank robber/con artist working together, we reward the guy in charge with this silly title, instead of just saying he planned the crime. Look, Professor Moriarty outwitting Sherlock Holmes, that’s a mastermind. Some creep who sticks a gun in a teller’s face… no way.

Motorists – Where have all the drivers gone? Don’t fall into the DMV Handbook trap.

Officials Say, Authorities Say – WHICH officials/authorities are saying it? Name a name, give a title. This overused piece of news camouflage only tells viewers, “we didn’t bother to find out.” Is that what you want to say?

On Hand, On The Scene – Silly, outmoded jargon for “there”. How many of your friends talk this way? “Hey, Joe! I went to this party, and guess what? Tom Hanks was on hand!”

Pedestrians – DMV babble. They were people before they stepped off the curb. They’re people after they step off the curb.

Plagued – Isn’t it funny how politicians aren’t troubled by scandals anymore? They’re plagued! Pharaoh seeing frogs in his oatmeal… that’s a plague. Anywhere else… dump it.

Plunge, Plummet – Ever notice that nobody just falls anymore? Newton’s Law applies. No matter what word you use, you hit the ground just as hard, so keep it simple.

Pursuit – This one’s very big in Los Angeles where news choppers love to follow police speeding down the freeway after some guy who didn’t pull over. But “Pursuit” is pure coptalk. A chase is a chase is a chase.

Rank and File – An old-fashioned print term for union members. Ever notice that “rank and file” has nothing human in it? These are hardworking PEOPLE we’re talking about! Say so.

Recent Memory – “It’s the bloodiest massacre in recent memory”. Admit it. Why do you say “recent memory”? Because you don’t remember! You don’t know if it’s the worst disaster in 10 years, 15 years or 45 minutes! But you don’t want to tell your viewers that, so you fudge. All you’re really doing is telling them how bad your research staff is. If you don’t know the right number, go find out.

Reportedly – Do you know anyone, anywhere on the planet, who uses “reportedly” in normal conversation? If someone is reporting something, say so.

Reeling – Typical day-after-disaster nonsense. As if whole towns can be seen walking down earthquake, flood or hurricane-ravaged streets, spinning and spiraling as they go. Please. Reels are for fishing poles. Just say what the people are doing.

Seen Here – As in, “Michael Jackson, seen here on the left with an adolescent llama….” Nobody in real life says “seen here” to identify someone. Imagine your Aunt Tillie, showing those vacation slides: “And your Uncle Ed, seen here falling off the pier…” What’s wrong with saying, “that’s him on the left”?

Sexually Assaulted – This is a delicate subject, especially when a child is involved. But we’re in the clarity business as much as the truth business, and when someone is raped, molested or whatever, it’s wrong to fall back on coptalk for the sake of vagueness. We should say what happened, as carefully, tastefully and conversationally as possible. No one, in a real conversation ever says, “Oh my God, my sister was sexually assaulted!”

Slain – Dragons are slain. People are killed.

Slated – Maybe once upon a time, frequently occurring events like rallies, movie openings and Jennifer Lopez weddings were written on slates. Not these days. What’s wrong with saying “the protest will take place on Tuesday?”

Spectacular Fire – “Wow! look at that spectacular fire! There must be 20 people trapped in there! Cool!” Let’s never use positive-sounding words to describe negative events. The dictionary equates “spectacular” with “thrilling”. Fires don’t thrill. Fires kill.

Staffer – “What do you do for a living?” “Oh, I’m a staffer for the Governor.” This horrible contraction has no place in normal spoken English, where regular folks talk about people who work for the Governor, or even people on the Governor’s staff, but not staffers.

Suffered a Heart Attack/Sustained Minor Injuries – Amazing how many folks out there sustain minor injuries, even though they weren’t badly hurt.

Team Coverage – Stuffy, pretentious, and about as non-conversational as you can get. News managers think it conveys importance. Wrong. Committing the resources to cover the story does that. Back in rhe day,David Brinkley understood. His version was short and simple: “We have two reports, beginning with Marvin Kalb in Washington.” Beautiful, isn’t it?

Torrential Rain – He ain’t heavy, he’s torrential! Weather stories have their own set of overhyped terms, and this is one of the worst. If you can’t find a more creative way to describe a storm, you’re all wet.

Unanswered questions – Well, duh! Is there another kind of question? Once a question is answered, it’s not a question anymore!

Under Fire – In wartime, maybe. It is sheer exaggeration and silliness to refer to a troubled Congressman, indicted businessman or controversial mayor this way. If someone is criticizing a person or his ideas, spell it out. Save the ammo for the revolution.

Under Siege – When the Israelites surround ancient Jericho, you can call it a siege. But why must writers turn every political, economic, or social problem into Custer’s Last Stand?

Underwent Surgery – only if they’re hospitalized (see above). People HAVE surgery. Doctors OPERATE on them.

Unrest – UnCola. Un-Conversational. Unbelievable that people still use this word in news scripts, when they’d never, EVER use it at home or anywhere else. Angry hordes of citizens don’t run unresting through the streets. They riot.

Vehicle – More Coptalk. Is it a car? A truck? A tricycle? Say so.

Went Terribly Wrong – Ask a typical TV watcher for a reaction to the vacation/bank robbery/shuttle launch that “went terribly wrong”. Folks hear this and think, “oh boy, here we go again, more exaggeration.” Is that what you want to communicate?

White Stuff – Is there some law against saying “snow” twice? If there were, the song would go, “Let it Snow, Let it White Stuff…” you get the idea.

White Supremacist – Putting aside its obviously non-conversational tone, “white supremacist” sounds too lofty. It’s more than those lowlifes deserve. Most of them probably don’t even know what “supremacist” means. It’s also inherently racist. Somehow we never use “supremacist” without “white” before it. Violent radicals of different hues tend to be called “separatists”, as if no member of any non-white race would dare think in “supreme” terms.

Written by Marisol García

October 25, 2009 at 10:14 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

contra la redundancia

leave a comment »

La redundancia es el resultado de vicios previos: la falta de rigor, la flojera, el descuido. Si aparecen con tanta frecuencia en los textos periodísticos, por ejemplo, no es más que por un apuro que motiva recurrir a lo primero que se tiene en la cabeza. Vimos ya que la frase hecha y el cliché suelen ser sacadores de apuro. Desde un punto de vista semántico, la redundancia peca por exceso. Entre un cine “absolutamente repleto” y otro “repleto”, no existe diferencia técnica, por lo tanto no cabe aplicar palabras de más como en el primer caso. Expresiones ya instauradas, que se encuentran en todas partes, son redundancias sobre las cuales un mínimo de reflexión obligaría editar, incluyendo “tenía lágrimas en los ojos” (¿dónde más, si no?), “una muerte fatal”, “un nuevo récord” (por algo es récord), “volver a repetir” (¿por cuarta vez?), “se asomó afuera”, “es una utopía inalcanzable”, “falso pretexto”, etc.

Son tan frecuentes, que las redundancias ya pueden clasificarse según su tipo. Las redundancias de preposición, agregan palabras a ideas ya claras, como “se enmarca dentro” o “dirige hacia”. Las redundancias de adverbios, agregan datos obvios e inútiles, y casi siempre se arman con palabras terminadas en –mente: “llovía verdaderamente fuerte”, “la autoridad valoró positivamente la medida” (la valoración es de por sí positiva), “el recinto estaba completamente repleto” (no puede estarse repleto de modo parcial)”, “es absolutamente imposible” (dos absolutos juntos; ¿para qué?) o “suele ser frecuente que…” (siendo que la frecuencia está dada por su condición de hábito).

Debemos tener cuidado con adjetivar o asociar ciertos sustantivos con palabras cuyo significado ya está contenido en éstos. Es inútil escribir redundancias como “mañana se le hará la autopsia al cadáver”, “soy la peor de todas”, “contó con la aprobación unánime de todos los diputados”, “sector monopolizado por una sola empresa”, etc. Nótese que, en todas esas frases, retirar una o dos palabras no alteraría en lo absoluto la idea central. En fin, un buen ejercicio para evitar redundancias propias es detectarlas en otros. Una lectura superficial de la prensa tropezará sin demasiada dificultad con nuevas empresas que “nacen” (todo lo que nace es nuevo), celebridades que “de nuevo vuelven” a la pantalla y encarnan al “principal protagonista” de una determinada teleserie, etc.

La redundancia verbal es un plano de errores quizás más sutil, pues resulta tentador descuidar los verbos que acompañan ciertos sustantivos cargados de potencialidad. Una palabra como “sospecha” implica varias situaciones en sí, y acompañarla de verbos conjugados en potencial es, con frecuencia, innecesario. “Las sospechas apuntan al mayordomo, quien podría haber asesinado a su jefe”, queda mejor como: “Las sospechas de asesinato apuntan al mayordomo”; pues es más directo. También los verbos ‘temer’ e ‘intuir’ implican ya potencialidad. “Tememos que los autores podrían haber huido” es una frase mal construida. Mucho mejor: “Tememos que los autores hayan huido”. El temor no es ante la posibilidad de que el hecho ocurra, sino ante la ocurrencia del hecho en sí.

También verbos como ‘predecir’, ‘provocar’, ‘alertar’ o ‘adivinar’ cargan con un supuesto de adelanto. Por ello, no es necesario aclarar que “se predijo previamente” o que se “se les alertó con anticipación”. Mucho más completo sería escribir el tiempo exacto que medió entre la alerta y el hecho, algo así como “se predijo seis meses antes” o “se les alertó el jueves pasado”. Del mismo modo, verbos como ‘renovar’, ‘recurrir’, ‘reiterar’ o ‘repetir’, implican ya una —valga la redundancia— repetición. No es por ello necesario escribir frases como “volvió a repetirlo”, “renovó un mes más de contrato” o “de nuevo reiteró lo dicho”.

Existen ciertas muletillas que agregan palabras donde éstas no son necesarias en lo absoluto. Son, por lo demás, cacofónicas e irritantes cuando se cuelan en frases que terminan sonando ridículas, como “estamos frente a lo que es La Moneda”, “viajaremos a lo que es la zona de Florida” o “le pagaré al que es mi arrendador”. Lo mismo sucede con “en donde”: “lo llevaron a la cárcel, en donde procedieron a interrogarlo”.

Más sutil aún es la redundancia de posesivos (no es necesario escribir “me lesioné mi pierna”, sino sólo “me lesioné la pierna”). Eso sí, pueden usarse frases obvias que son legítimas, en la medida que enfatizan una cierta idea, como “lo vi con mis propios ojos” o “lo recogí con mis manos”. Se entiende el afán hiperbólico que anima estas expresiones.

Otras redundancias frecuentes. En negrita, la palabra que sobra:

—“el cinco por ciento de todos los niños sufre de asma” (la expresión de porcentajes se hace, siempre, sobre un total),

—“ejemplos concretos”,

—“elevadas cimas”,

—“estrictamente privado”,

—“primera prioridad”,

—“principal protagonista”,

—“plenamente identificado”,

—“fue un incendio provocado” (todos los incendios lo son. Es mejor, “fue un incendio intencional”),

—“miel de abeja”,

—“persona humana”,

—“perfil humano”,

—“volar por el aire”,

—“etc., etc., etc.”.

Written by Marisol García

September 1, 2009 at 6:43 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

contra el cliché

leave a comment »

La esposa fiel es siempre abnegada; la lluvia, torrencial; las vacaciones, merecidas; los aplausos, cálidos; el pase gol, preciso; la búsqueda, desesperada; la transformación, radical, y la intención, sincera. ¿Va quedando alguna novedad en descripciones como las anteriores?

El problema con las llamadas “frases hechas”, es que, de tanto usarse, pierden por completo su sentido. De hecho, en ellas el adjetivo está casi de sobra. Una “cima elevada” no es más ni menos alta que una simple “cima”. Pedir las cosas “a la brevedad posible” no hará nada más rápido que si se pide “a la brevedad”. La frase hecha revela de un golpe al escritor con poca lectura y una mente acomodada. El de estilo ágil detecta estas muletillas de inmediato, y las aborrece. Casi podría decirse que escribir bien es escribir sin clichés. Lo explicó el inglés Martin Amis en el prólogo de su compilación de artículos titulada, de hecho, La guerra contra el cliché:

Toda escritura es una campaña contra el cliché. No sólo clichés de la pluma, sino clichés de la mente y del corazón[1].

En general, si quiere recurrir a metáforas, intente inventarlas usted mismo(a). George Orwell hablaba sobre las “metáforas muertas” para aquellas expresiones que alguna vez tuvieron brillo, pero que el uso había hecho perder viveza. Entre ellas, “férrea determinación”, “doblar las campanas por”, “blandir el garrote”, “mantener a raya”, “pisotear los derechos ajenos”, “marchar hombro a hombro”, “hacerle la jugada a”, “echar toda la carne a la parrilla”, “pescar en río revuelto”, “a la orden del día”, “el talón de Aquiles”, “canto de cisne”, “belleza escultural”.

Cuando se redacta de prisa —cuando se dicta a un taquígrafo, por ejemplo, o se hace un discurso público— es natural caer en un estilo latinizado y pretencioso. Muletillas como ‘una consideración que debemos tener en mente’ o ‘una conclusión con la que todos estaríamos de acuerdo’ ahorran a muchos una expresión cuya construcción les produciría un síncope. El empleo de metáforas, símiles y modismos trillados ahorra mucho esfuerzo mental, a costa de que el significado sea vago, no sólo para el lector sino también para el que escribe. Ésta es la importancia de la mezcla de metáforas. El único fin de una metáfora es evocar una imagen visual. Cuando estas imágenes chocan se puede dar por cierto que el autor no está viendo la imagen mental de los objetos que está nombrando; en otras palabras, que no está pensando realmente”[2].

Otras frases hechas antipáticas: “fe inquebrantable”, “férrea disciplina”, “honda emoción”, “alto ejecutivo”, “ampliamente probado”, “aplastante superioridad”, “bajos instintos”, “amplia mayoría”.

El lugar común no sólo no es efectivo. Revela flojera intelectual, una comodidad evidente en ideas concebidas ya por otros y que el escritor se niega a revisar. Es tan grave un cliché lingüístico como aquel que podríamos llamar ideológico, construido sobre generalizaciones que rara vez dan en el blanco: “los políticos corruptos”, “las víctimas inocentes”, “las vacaciones merecidas”, “la soledad del poder”, “las mujeres manipuladoras”. Parte importante de la solución es estar alerta a los miles de lugares comunes que debemos leer o escuchar a diario en los medios de comunicación y en las charlas sociales. Detectarlos y detestarlos; hasta sentir —ojalá— un malestar físico en frente suyo. La alergia al cliché será le mejor manera de mantenernos a salvo de seguirlos propagando.


[1] La guerra contra el cliché,  Martin Amis.

[2] Artículo La política y el lenguaje inglés, George Orwell.

Written by Marisol García

September 1, 2009 at 6:34 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,