Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

Posts Tagged ‘crónica rosa

The Brangelina industry

leave a comment »

Each week celebrity magazines breathlessly report yet another twist in the Jen-Brad-Angelina love triangle. But where do the stories come from? Are they ever true? And does that even matter?

Por Oliver Burkeman / The Guardian, Wednesday 24 June 2009

In October 2007, at the unpoliced border between truth and invention where most weekly celebrity magazines have their headquarters, a rumour began to take hold: Brad Pitt and Angelina Jolie were splitting up. “The romance is over,” declared the US weekly In Touch, though its cover showed the world’s most famous couple looking generally content. “Jen blamed for wrecking marriage,” Britain’s Grazia explained a few weeks later, illustrating the story with a paparazzi shot of Pitt’s ex-wife, Jennifer Aniston, wearing an irritated expression.

By then, though, In Touch already had a new scoop – “A wedding to keep Brad!” – and by the spring of 2008, things were looking official: “Yes, they’re getting married! The emotional moment Angelina knew she had to marry Brad.” (A special edition of In Touch soon followed: “Brad and Angelina: the wedding of the century.”)

Curiously, the happy news never made the cover of the US edition of OK!, which focused instead on “the wedding of the year” – a “backyard ceremony” between Aniston and the singer John Mayer. Within months, the Aniston-Mayer union had flowered into another OK! exclusive that seemed to put to rest, at last, the long-running drama of the then 39-year-old Aniston’s hunger for motherhood. “Baby time for Jen,” the magazine announced. In the Jolie-Pitt household, by contrast, things were no longer rosy: in fact, the relationship was over. “Brad walks away,” revealed In Touch.

Of course, from a traditional perspective on the nature of reality, there were problems with these stories. Brad Pitt and Angelina Jolie had not separated, and did not get married. Jennifer Aniston and John Mayer did not get married either. As far as can be ascertained, Aniston is not pregnant. “These weeklies no longer have any interest in actual reporting,” Aniston’s publicist, Stephen Huvane, told me via email. Richard Spencer, the editor-in-chief of In Touch, insists that all his stories are double-sourced. But maybe these disagreements over journalistic ethics miss the point. The weeklies are their own world, with their own rules. Their priority is to keep the rollercoaster of a star’s life – romance, betrayal, marriage, separation, reunion – moving as quickly as possible. Real facts play a role, but not always a leading one. “A tabloid version of a fact isn’t exactly a lie,” is how one editor at a prominent celebrity weekly puts it. “But it isn’t the truth. You know what I mean?”

And nowhere does the rollercoaster lurch more rapidly than in the narrative of the Aniston/Pitt/Jolie love triangle, now entering its sixth year – an astonishingly long time in the fast-turnover world of the weeklies. Even the verifiable facts about the three, the ones we can all agree on, seem too good to be true. A personable, blonde, all-American girl next door, cherished for her role in Friends, marries the leading heartthrob of his generation, who leaves her for a mercurial, almost freakishly beautiful star whom he meets on a movie set. He adopts her two children, they adopt one more, and have three of their own, including a pair of predictably perfect twins. Their expanding family – effortlessly combined with their humanitarian work – stands in perpetual affront to the all-American blonde, who makes no secret of her desire to have children, but instead bounces from one unsuccessful liaison to another, happiness always just out of reach.

But the verifiable facts will only take you so far. Fuelled by panic over falling magazine circulations, the challenges posed by blogs and a desensitised readership hungry for authentic emotion, the storyline of Brad, Angelina and Jennifer has achieved escape velocity. It seems, somehow, to exist independently of its real-life protagonists, even as it draws on the facts of their lives. And its inner workings – the web of relationships between stars, publicists, editors, paparazzi, “insider” sources and bloggers – show the machinery of modern fame operating at its most combative, absurd and intense.

The frenetic state of today’s celebrity news industry stems from one inescapable fact: the lives of real people – even people as volatile and wealthy as A-list movie stars – simply don’t unfold fast enough to meet the appetite for information about them. Weekly magazines need weekly scoops, and preferably scoops different enough to distinguish them from their rivals. Sales of celebrity magazines are plummeting (newsstand sales in the US fell 11% in the second half of last year, and the situation in the UK is similar, though Grazia is an exception) but the decline seems only to have increased the desperation for exclusives.

Outside the traditional markets, meanwhile, OK! India or OK! Middle East (“Dubai’s premier celebrity magazine”) may be hunting for their own angle. Thousands of blogs crave multiple daily updates, and the biggest – TMZ.com, PerezHilton.com – can afford to pay for paparazzi pictures. And yet one person can only adopt so many Cambodian children in a given year, no matter how intent on breaking records Jolie may sometimes seem.

Editorial meetings at celebrity magazines, therefore, may not always resemble those elsewhere. “You build the story around an emotion,” says a celebrity weekly editor, who spoke on condition of anonymity. “What’s happening with poor Jen this week? Well, John Mayer’s seeing someone else, and for a woman of her age, that must be awful … So you construct a narrative of what a woman her age may be feeling.” Stories may start with nothing more than a set of photographs: Aniston looking happy, or sad – or happy one moment and sad the next, since if you take multiple shots of anyone, with a fast shutter speed, you can capture a range of expressions. “The question is: how can we construct a story around a set of emotions that our readers are going to relate to? It can come from a genuine tip, or a photo. Or it can come out of our ass.”

Despite this freewheeling approach to the facts, the resulting stories stick to a narrow range. Aniston must emerge with hope, the editor says: despondency must be short-lived, because it’s depressing – and, just as importantly, dull. (It would be just as dull were Aniston to find lasting peace with being single or childless. Stable couples are boring, too, however great their Hollywood clout: Kate Winslet doesn’t sell magazines, and neither do Reese Witherspoon and Jake Gyllenhaal, so they rarely appear on covers.)

There are only really seven Brad/Jen/Angelina stories, endlessly recycled: Brad and Angelina in love; Brad and Angelina obtaining more children; Brad secretly meeting or texting Jen; Angelina’s fury at Brad for meeting or texting Jen; Angelina looking dangerously thin (“scary skinny”); Jen in love; Jen alone again. “You develop the narrative because you know it sells,” the editor says. “And because selling is everything, you have to come up with the next chapter. But things don’t move on that quickly.”

Intuitively, you’d think the stars must ultimately welcome such coverage: surely even the pitiable image of Poor Jen is valuable exposure for an actor whose recent movies haven’t been blockbusters? But while undoubtedly true lower down the food chain – “the Hayden Panettiere level”, as one magazine writer described it – at the highest level of the celebrity ecosystem, if Pitt, Aniston and Jolie do benefit they don’t acknowledge it. When I put the matter to Huvane – who represents Aniston, Gwyneth Paltrow, Demi Moore, Meg Ryan, Julianne Moore and Kirsten Dunst – he declined to be interviewed, but then sent several lengthy emails. “I don’t think lies and complete fabrications serve any positive result,” he wrote. “We were doing just fine before the weeklies even existed … All they do is distort and damage the dignity of the private lives of actors … I have never represented a client who enjoyed being followed by paparazzi or having fabricated stories about their lives in those magazines.”

Huvane is notorious for refusing to dignify stories in the weeklies with a response; Aniston confines her interviews to more respectful monthly magazines, and has been known to wear the same outfit for days, to reduce the market value of paparazzi shots. Huvane is scornful of the notion that this total non-co-operation only lets the rumour mill run wild.

“If you co-operate with one of the magazines, their competitors become vengeful and attack clients,” he emailed. “There is no upside to working with them … Their tactic is to make up stories that are so damaging, in the hope that we would engage in a dialogue that gives them access to the talent.” Contempt seemed to radiate from my laptop screen. “We don’t respond to that kind of behaviour,” he concluded.

Which is not to say that the stars don’t fan the flames by discussing their private relationships in the interviews they do give: Aniston famously told Vogue she thought Jolie’s public comments about falling in love with Pitt, on the set of Mr & Mrs Smith, had been “totally uncool”. At one recent film awards ceremony, Aniston even mined the love-triangle story for laughs, telling the audience that the titles of her movies (The Good Girl, Derailed, The Breakup) mirrored her life: “If anyone has a movie called Everlasting Love With An Adult Stable Man, that would be great!”

Amid this environment of low-level war between publicists and magazines, Jolie cuts an exceptional figure. The 34-year-old employs no publicist, and for years at a time has had no agent. She arranges press and TV appearances herself, using a team of assistants, and last year, according to the New York Times, personally orchestrated the bidding war for the first pictures of her twins, Knox Leon and Vivienne Marcheline. The sale of rights, which went to People magazine in the US and Hello! in the rest of the world, raised $14m for the Pitt-Jolie Foundation, breaking all records for celebrity baby photos. The agreement, the New York Times reported, specified that the winning magazines were “obliged to offer coverage that would not reflect negatively on [Jolie] or her family”. (In a statement, People denied making such a deal, but has been unsparingly positive in its coverage since.)

In a manner reminiscent of Princess Diana, Jolie has openly exploited the appetite for pictures to highlight her humanitarian work, which involves significant Washington lobbying efforts as well as the usual foreign trips. It’s not clear whether her motives are entirely philanthropic: the focus on refugee issues may also serve to displace unwanted coverage, such as the potentially damaging portrayal of Jolie as a marriage-wrecker, which is known to have distressed her. But her approach shows how far a strategically minded star can still wrest power from the ravening media.

The record-breaking sums, however, may be a thing of the past. “It was uncanny, the way [celebrity photo deals] mirrored the economy,” says the weekly magazine editor. “You just felt like you were on the edge. I remember saying to a friend: ‘We’re fiddling while Rome burns!’ The highest amount ever paid for a celebrity child – and then, literally weeks later, Lehmann Brothers goes bust.”

Francois Navarre came to Los Angeles from France to cover hard news: as a photojournalist for Le Monde, he chronicled the race riots that exploded on America’s west coast in the early 1990s. “I thought gossip news was not serious at all,” he says. But he proved unable to resist. Navarre founded X17, now one of the world’s biggest paparazzi agencies, employing around 60 photographers who work in team pursuit of the stars. When a newly bald Britney Spears attacked and damaged a sports utility vehicle with an umbrella in February 2007, it was an X17 photographer’s vehicle that she targeted.

We’re accustomed, with good reason, to thinking of the paparazzi as the lowest of the low, unworthy of being called journalists. But the irony of celebrity media is that the pictures sold by X17 and others are the only part that is solidly, indisputably real. How those pictures are interpreted by magazine writers, on the other hand, is anyone’s guess. “Today we had this exact thing,” Navarre says. “Hugh Grant, in New York, leaving a restaurant. In one picture he looks really upset, and in another, he’s smiling. I’m sure we’ll see ‘look how angry he is, he’s a loser,’ and also, ‘look, how happy and charming!’ For Angelina, too – they totally take it picture by picture, to illustrate different angles.”

Pitt is one of the paparazzi’s least favourite subjects. “It’s almost an obsession for him, not being photographed,” Navarre says. “He’s a photographer himself, or wants to be, and it bothers him that people take pictures of him and make money – he’s crazy about that. It’s not about privacy – he can say it’s the kids as much as he wants, but I knew him before, and he was like that when he was just a guy with his guitar.”

Pure fabrication by magazines is rare, Navarre maintains. “Coming from hard news, we had this idea that in gossip, everything’s fake. But now I’m on the gossip side, I’m surprised by how most of the time it’s not. You’ll have a little bit of news – a hint. I thought the fight between Angelina and Aniston would be totally fake, but it’s not. Ninety per cent of the time, it comes from something true.” Besides, he says, sounding briefly like a French poststructuralist philosopher, “there is this idea that there is only one truth, and that you have to stick to it. But maybe not.”

The blogosphere has greatly exacerbated this what-is-truth-anyway? approach. At sites such as Gawker and Defamer, Hollywood gossip is breathlessly consumed, but also marinaded in a rich sauce of cynicism. Readers are happy to engage with the narrative – and even buy ironic Team Aniston and Team Jolie T-shirts – without assuming any particular story to be true. The same is surely true of many readers of the weeklies. But the blogs, unlike the magazines, can admit it.

Richard Spencer at In Touch is adamant that quotations attributed to “an insider” in his magazine always come from “someone very close to the celebrity, or someone the celebrity employs – anyone from a bodyguard to a nanny to a friend to a hairstylist”, and that they’re never paid. (They share their gossip, he says, because “it’s human nature”.) But he’s happy to acknowledge that truth can be kaleidoscopic. “Different friends tell different people different things,” he says when I point out blatant contradictions between his magazine and others. “It’s not a question of anyone being wrong. If you were having divorce trouble, one friend could say, ‘Oh, they’re solid, nothing to worry about.’ Another could say: ‘You didn’t see the fight I saw last night. She was crying in the bathroom.'”

As for the Brangelina wedding that never happened, Spencer’s argument runs as follows. The weeklies report the current state of rumours. A wedding was rumoured, so it was truthful to report that. “We’re not the type of magazine to just wait until it’s confirmed,” he says. “People closely involved were talking about it. Pretend you had a sister in the same situation. Do you only want to know when your sister has got married? Or do you want me to tell you I had dinner with her last night, and she told me she thinks she might get married this summer? You can’t just sit back and say ‘when it happens, we’ll report it with everyone else’.”

“Angelina’s birthday ends in tears,” reports the current edition of In Touch. “A friend” explains that “too much togetherness has taken its toll”. The magazine adds: “While Brad did go to a lot of trouble for Angelina’s 34th – presenting her with a specially commissioned painting of their family, as well as lingerie from Angelina’s favourite store, Agent Provocateur – it wasn’t long before the troubled couple erupted in a fight over Brad’s ex-wife … ‘Things were going fine, and then Angie started accusing Brad of meeting Jen in LA,’ says an associate.”

When you spend too much time poring over celebrity magazines, and interviewing their employees, odd things start to happen to your brain. You catch yourself wondering: might the magazines’ hunger for new storylines somehow exert an influence on reality itself? According to the laws of some strange physics, unstudied by scientists, might the narrative necessity of a Brangelina divorce lead to one actually happening, in real life?

Well, not for now, according to last week’s People, which unsurprisingly offers an entirely different take from In Touch. Angelina’s birthday celebrations, it seems, went flawlessly – and happened not at the couple’s Long Island mansion but on the set of Jolie’s latest film, Salt. (In Touch agrees that Pitt visited the set of Salt, but quotes a “pal” who says “they’re just going through the motions for appearance’s sake”.)

For Mother’s Day, which is celebrated in May in the US, “Brad gave Angelina inscribed jewellery,” People adds. An unnamed friend provides the article’s closing quote: “They are very, very happy.”

Advertisements

Written by Marisol García

October 14, 2009 at 10:05 pm

The Jade obituary issue just shows how deeply OK! cares

leave a comment »

The magazine might have pushed the fake concern too far this time, so even the credulous recognise the naked inhumanity.

Por Marina Hyde / The Guardian, Saturday 21 March 2009

When I worked on this newspaper’s Diary column, we used to have a notional pair of Diary tongs, which we affected to use for the handling of regular missives from Jonathan King, and any other items ruled too odious for epidermal contact.

The tongs were called back into service this week upon the arrival of OK! magazine’s “loving tribute” to Jade Goody – published beneath the cover line “1981-2009”, despite her still being alive – but I’m afraid they felt woefully inadequate as a means of dealing with it. I had assumed I’d never be more depressed than when a magazine published an up-skirt picture of Britney Spears showing menstrual blood on her knickers, under the headline “She’s not pregnant!”. But life has a way of surprising you.

Time was you went to OK! to look at pictures of Bobby Davro in his frescoed snooker room, or WORLD EXCLUSIVE coverage of Phil Neville’s wedding, suggesting the magazine had fought off rival bids from the Washington Post and some Polynesian freesheet. But even the most cynical satirists failed to predict that the logical end of all the births and marriages buy-ups that have characterised this mad decade would be a magazine actually buying up someone’s death.

Despite only forking out for her wedding, OK! now sees Jade as its media property – a point it rammed home by refusing to allow Jade’s close friend and biographer to attend her wedding on the basis that she worked for another magazine. The same demented impulse presumably led OK! to decide that the only way to avoid being scooped on the obituary issue was to publish it while she was still alive.

But let’s hear the justification. “OK!’s tribute issue is a celebration of Jade’s amazing life,” it ran. “Jade’s family have spoken to OK! to reiterate that they understand the tribute issue and view it as being very kind to Jade. They would like to also state that they are extremely grateful for the support that OK! has provided during this distressing period.”

It’s the tone that sends you over the edge, isn’t it? Tone can be the most powerful provocation there is, a fact which will be acknowledged by anyone who finds that richly ironic sign-off beloved of Vodafone customer services – “Is there anything else I can help you with today?” – is little short of an act of war. It’s all down to the tone, of course.

Yet is there a more repulsive, insidious tone in British public life than the fake concern that is the stock in trade of the celebrity magazine? Fake concern is the tiger economy of ghastly tone, and you really haven’t died until you’ve read some monstrous mag hag’s “editor’s letter” expressing concern for Amy Winehouse, say, on a page littered with paid-for paparazzi pictures of said singer weeping half-naked on her doorstep at four in the morning after they’ve been ringing her bell all night.

OK!’s statement turned out to be another of its gutter-bound little lies, because we have since learned that Jade’s mother “wasn’t happy” about the issue. Has the magazine finally pushed the fake concern tone too far, so that even those previously able to suspend disbelief can no longer ignore the naked inhumanity when it next rears its head?

The uproar is encouraging, but it’s hard to call. A trawl through the Guardian’s comment boards confirms that there are plenty who feel personally offended by the manner in which a dying 27-year-old of not overwhelming intellect has chosen to live out her final days. Poor lambs; our sympathies must be with them during this distressing period.

But Jade’s last desperate decisions are irrelevant. If we are to have any semblance of a civilised society the same standards should be applied to all, as long they haven’t broken the law, regardless of whether you approve of their behaviour. To claim that Jade “deserves” her obituary being published while she is still alive because she took OK!’s shilling for her wedding pictures is logically indefensible, and says infinitely more about the intellect and soul of those making the accusation than it ever could about her.

In fact, the issue is now so open and shut that we can expect the Press Complaints Commission to do precisely nothing about it. Which leaves the only hope of formal redress in the hands of the OK! proprietor, Richard Desmond – the real vulgarian in all of this. Will he sack the editor, just as he should have sacked his Daily Express editor Peter Hill for the almost psychotically malevolent coverage of Madeleine McCann’s parents; just as he should have sacked his Scottish Sunday Express editor for the week’s other jaw-droppingly vile “exposé” of the surviving Dunblane kids? That he hasn’t suggests this is exactly how Mr Desmond wishes his employees to behave in the pursuit of profit.

Perhaps our only hope is that the great and the good with whom he likes to swank about at charity functions will begin to find these serial abominations shaming by association, and cast him out of their beau monde with whatever tongs are to hand. Nothing worse than people lowering the tone, after all.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:33 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

Kenita Larraín: “Soy claustrofóbica a los baúles”

leave a comment »

La chilena de “Bailando por un sueño”, que dejó plantado en el altar a Iván Zamorano para casarse con el Chino Ríos, sabe lo que es sufrir: se ahoga cuando la encierran en un auto. Y en las pirámides de Egipto.

Por Hernán Firpo / 01.06.2008 / Clarín-Espectáculos

Alrededor de este escritorio hay una pequeña agitación porque Kenita es la chilena que dejó clavado en el altar al futbolista Iván Zamorano y se casó con el Chino Ríos, tenista-divisa de su país. Para que lo entienda mamá: como dejar a Maradona para irse con Vilas.

“Choque esos cinco”, pide Kenita, despanzurrada en el sillón del hotel. “Buen ejemplo.”

¿Qué no sabemos de Kenita? ¿Hay algo más detrás de esos atléticos romances? Hacia allí orientamos la charla, después de Tinelli y lo bien que se la pasa con toda esa gran familia de soñadores, y qué buena onda se respira, ¿sabes? (dice respira e inhala como si ShowMatch tuviera alguna clase de fragancia).

Kenita no es la hija de ningún Quilapayún orgulloso que, enterado de la noticia, miró el tubo de siete agujeros, moqueó su alegría y dijo: se llamará Kenita. Ella es María Eugenia y por alguna razón que explica y no entendemos, en Chile, a las María Eugenia se les dice Kena, Kenita.

—¿Vos formarías parte del intercambio artístico que tenemos con el país hermano? ¿Nosotros mandamos a Rocío Marengo y ellos te mandan a vos?

—El mercado argentino recién se está abriendo para los chilenos. Igual que el año pasado fui la chica Conrad y ahora voy a ser la única chilena en un desfile hot en Punta del Este, también soy la primera chilena en ShowMatch.

—Mucho no se sabe de vos, aparte de que fuiste una suerte de Plan B cuando se cayó lo de Cecilia Bolocco.

—Yo tuve una reunión antes de que empezaran a negociar con Bolocco. Una vez que apareció la posibilidad de ella, se congeló lo mío y cuando dijo que no, se reanudaron las conversaciones conmigo.

—Se llegó a decir que la Bolocco había pedido unos 600 mil dólares por mes. ¿A vos cuánto te pagan?

—Yo vine por el vuelto, ja, ja, ja, y estoy agradecida. Ojalá tuviéramos un animador así en Chile. Con esa chispa, con la rapidez de Marcelo.

¿Qué hay de cierto sobre la relación con Tinelli?

¡¿Con quién?! Te estás confundiendo de personaje, me parece. ¿A quién has venido a ver?

¿O con Palermo era?

¡¿Palermo?! ¿Qué es?

En este caso, quién. Es uno rubio, alto, que juega en Boca.

Lo oí nombrar, ah.

¿O Nalbandian era ?

Me suena. Tenista (se ríe y hace burbujas con la pajita en el jugo de mango). Mi etapa de relaciones con deportistas está cerrada.

¿De qué nos estamos perdiendo si sólo hablamos de esto?

Es gracioso. En Chile están todo el tiempo con esto. Acá son más jugados. Se habla más de sexo. Un segundo. Perdoname: ¿puede ser una ensalada de tomates cherry, zanahoria, aceitunas verdes y zapallo italiano? Acá importa mucho cómo es tal o cuál en la cama y allá no, todavía no.

Como que les quedó un toque de queda mental después de Pinochet.

Ustedes son más liberales.

¿Pero qué nos estamos perdiendo de Kenita? ¿Qué deberíamos saber?

Tantos temas…

Dejame ver: a que te gustaría tener una fundación benéfica.

Me encantaría. Yo allá trabajo harto con eso. El año pasado organicé eventos para ayudar a los damnificados del terremoto de Perú. No me olvido más.

¿Qué más?

Soy ingeniera comercial, hice publicidades desde los nueve años, fui animadora, hice revista, humor, un pequeño papel en España donde conocí a Fabián Mazzei (acordamos no hablar más de hombres)… Soy versátil.

Si estuvieras en una isla desierta y sólo te dejaran llevar libros de Isabel Allende, ¿te molestaría no leer y quedarte viendo las palmeras?

Claramente la leería. Ella tiene su estilo, pero prefiero a Coelho. Hay un libro que me acompaña cada día, Guerrero de la luz. Perdona —otro ademán a la moza—: ¿me puedes traer unas lentejas?

¿Por qué estás comiendo todo esto?

Me hice vegetariana. Hace algunos años viajé a Egipto y descubrí que no podía entrar a las pirámides. Tenía claustrofobia. No una claustrofobia a los ascensores o habitaciones oscuras…

Claustrofobia a las pirámides.

Y a las maletas de auto.

A las maletas… ¿los baúles?

Eso.

Pero no es muy común viajar en baúles…

Esto no se lo he contado a nadie. Con lo de Iván (Zamorano, el futbolista), eran días con la prensa en la puerta de casa. Un día quise salir a un mall para comprarme un perro. Una amiga manejó el auto y yo me metí en el baúl para escaparme de ustedes. Casi me muero.

Claustrofobia a baúles y pirámides. ¿De eso se trata?

Me metí en unos talleres de crecimiento personal y con el profesor organizamos un viaje a Egipto, mi segundo viaje. Antes fui a un programa de televisión donde me invitaron a hacer una regresión y ahí supe que me habían enterrado viva. Yo creo en otras vidas. Sentí que me estaba ahogando. Terrible. Hice un tratamiento y fui a Egipto.

¿Y?

¿Puedes creerlo?, entré a las pirámides.

Me falta entender el momento en que te hiciste vegetariana.

Durante mi segundo viaje estaba en un crucero por el Nilo y me sirvieron pollo, mi plato preferido. Quise agarrarlo pero no pude. Algo pasó.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:32 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

TVN Y LA FARÁNDULA: UNA DOCTRINA TVN

leave a comment »

(Orientaciones programáticas 2007)

[…]

Últimamente se ha instalado en la TV chilena un nuevo género, denominado “periodismo de farándula”, que como parte de sus contenidos considera la investigación de la vida privada de las personas públicas, especialmente aquellas del espectáculo, la televisión y el deporte (ocasionalmente de la política), y su consiguiente exposición pública, con comentarios y juicios acerca de su comportamiento público y privado. También confronta públicamente las posiciones de personas que mantienen conflictos personales de relación, ya sea de pareja, filial, judicial, deportiva u otras. Para este fin destina ingentes recursos humanos, de periodistas, equipos profesionales y técnicos, recursos económicos y tiempo de pantalla, generando este tipo de informaciones o comentarios a través de notas y panelistas.

TVN considera que muchas prácticas detrás de la generación de este tipo de contenidos, y los mensajes de comportamiento que éstos transmiten, están reñidos con su rol de canal público, con su misión y sus Orientaciones Programáticas.

[…]

TVN, como canal informativo y conectado con sus audiencias, debe informar sobre noticias o novedades que están ocurriendo en la sociedad, incluyendo aquellas relacionadas con el mundo del espectáculo. Se entiende tal actividad como la información o comentario de las diversas actividades artísticas que se presentan en Chile y el mundo que sean relevantes, de acuerdo con criterios periodísticos habitualmente aceptados, y que incluyen conciertos, recitales, cine, teatro, programas de televisión, entrevistas a personajes del espectáculo y otras actividades de interés público, a través de sus noticiarios, programas misceláneos y –eventualmente- de espectáculos.

Sin embargo, TVN no destinará recursos de sus equipos de producción y de realización, ni sus espacios de pantalla, ni sus recursos periodísticos, para la realización de programas así denominados “de farándula”. Sin embargo, en sus programas habituales de información y entretención dará cuenta de la realidad del mundo del espectáculo, cuando sus directores y editores lo consideren necesario, de acuerdo con el mérito periodístico, teniendo siempre en vista las siguientes restricciones:

1. TVN informará y comentará noticias o hechos de carácter público sobre personajes del espectáculo y el deporte que hayan dado a conocer personas o entidades identificadas, directamente a TVN, o a través de otros medios de comunicación.

2. TVN lo hará respetando la dignidad y la privacidad de las personas, según los límites que éstas hayan definido para su propia privacidad, evitando invadir espacios que éstos hayan mantenido en el ámbito privado.

3. TVN no se hará eco de rumores, sólo considerará información responsable de los interesados o afectados, de sus propias fuentes, o de información pública debidamente respaldada, salvo para el caso exclusivo de dar la oportunidad a una parte interesada de que pueda descartar rumores que hayan sido difundidos por otros medios.

4. TVN no utilizará recursos del canal para investigar o confrontar la vida privada de las personas, salvo cuando éstas sean constitutivas de delito y sean de relevancia e interés público por tal razón.

5. TVN no estimulará la confrontación y el conflicto entre las personas para generar una atención de corto plazo de las audiencias.

[…]

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:30 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with

La importancia de ser famoso

leave a comment »

Por Andrés Azocar / hijodelmedio.blogspot.com / martes, junio 05, 2007

El periodismo de espectáculos no es banal en sí. El editor del National Esquirer decía sobre su revista que ésta había cambiado el rostro del periodismo estadounidense. Para Lain Colder, la investigación que realizaba su medio estaba lejos del periodismo de chusma creado por Walter Winchell en 1920 y se acercaba más al trabajo de los grandes medios de ese país. Colder se dio el lujo de mandar a nueve reporteros y fotógrafos al funeral de Aristóteles Onassis, 25 al de Elvis y 50 (incluido editores) al de Grace Kelly. Para él, eso era investigación. El caso Bolocco, sin embargo, destapó lo peor del periodismo de chismes o farándula en Chile. No porque la privada vida de la animadora no puediera ser investigada, sino por la manera, los recursos y la falta de creatividad de la cobertura. La farándula en Chile casi no alcanza a ser periodismo, o sólo en algunos aspectos y en algunos medios. Hay ejemplos interesantes de reporteo sesudo en espectáculos que sintetizan lo mejor de la profesión, pero lo de Bolocco es una clase para advertir lo que no hay que hacer; al menos si uno quiere alcanzar algún título de dignidad. Además, despertó el patético apetito de los parlamentarios chilenos por la censura.

El nuevo periodismo de Espectáculos
(parte de la tesis “La apuesta que se transformó en fenómeno”, de Roberto Nunes / Universidad del Desarrollo).

Las Últimas Noticias es un diario único. Es el primer medio escrito chileno que se dedica casi exclusivamente a centrar sus informaciones en rostros televisivos y sobre lo que ellos hacen o dejan de hacer. En su casa o en el trabajo. Ante los requerimientos, las celebridades criollas suelen dar su autorización para las entrevistas que los ayuden a potenciar su imagen.

Distinta situación se presenta cuando las publicaciones tienen que ver con su vida íntima. Saber con quién salió o qué se operó suele ser muy apetecido por el diario y el público, pero casi siempre genera gran molestia entre sus protagonistas.

Y aunque para algunos resulta muy interesante conocer detalles personales de una modelo, para ella puede ser muy ingrato que se indague sobre su intimidad. Para Naranjo, el diario es omnipotente en estos casos y debe ser cuidadoso con el poder que maneja.

“El peligro está en el tratamiento de la intimidad y en lo expuesto que se ve cualquier persona a que su vida privada aparezca muchas veces sin su visto bueno. Además, como no es periodismo y lo que se quiere es vender, puede terminar muy mal parado”, estima Jouanne.

Pero muchas veces los propios famosos caen en el juego de hablar de su vida privada. Eliana Rozas asegura que en ocasiones las mismas personas utilizan el medio para escalar posiciones en el mundo del espectáculo o el deporte. En esos casos, se produce una cierta simbiosis, en la cual las dos partes obtienen beneficios.

“No me atrevería a decir que LUN utiliza o transgrede la intimidad de las personas, porque hay ocasiones en que puede haber sido así, pero en otras claramente se produce este vínculo de intereses”, agrega.

De todas formas, los personajes siempre pueden volver a cerrar la puerta de su vida privada, independiente de lo que hayan consentido a contar en algún momento: “No me parece en absoluto ese juicio que plantea que si una persona una vez autorizó para que se accediera a su privacidad, entonces ya no tiene derecho a limitarla nuevamente. Cada vez existe esa opción, desde un punto de vista jurídico”, considera Rozas.

En Las Últimas, tomando en cuenta su orientación, este tema es fundamental y conocen sus riesgos, por lo que son muy cuidadosos a la hora de publicar informaciones de este tipo. Aseguran que su arma periodística siempre es el testimonio de los involucrados.

“Yo siempre fui muy preocupado de los límites morales de las cosas. De no pasar a llevar, no ser grosero ni indecente. Hicimos cosas arriesgadas, como mostrar a un tipo que había sido ‘pololo’ de Giovanni Falchetti. Eso estuvo al filo, porque él aún no decía que era homosexual en el programa. Hay que ser súper criterioso, porque puedes destruir fácilmente la vida de una persona a través de un diario. Cuesta muy poco”, confiesa el ex editor de la sección de Espectáculos, René Naranjo.

El periodismo de farándula es el hermano menor del Espectáculo. Es revoltoso e irreverente. Pero pese a venir de la misma familia, las diferencias entre uno y otros son claras.

“El primero se ocupa de la vida pública y privada de las personas célebres. El segundo, en cambio, es distinto. Es, por ejemplo, una crónica sobre el último recital de Los Prisioneros. Actualmente, las personas que participan del medio artístico no pueden mantener sus peleas y cuentos personales en reserva. Todo se sabe al instante”, aclara Naranjo.

La prensa amarilla en el exterior

El periodismo de farándula es relativamente nuevo en nuestro país. Y que un periódico dedique la gran mayoría de sus páginas al entretenimiento es aún más reciente.

Hace 51 años, Axel Springer creó el matutino Bild-Zeitung y de inmediato tuvo gran éxito en Alemania. Su línea es clara: detallar la vida de los famosos, mostrar deportes y explotar el desnudo femenino.

Pese a la tendencia mundial de descenso en la inversión publicitaria, Bild es uno de los diarios más leídos de Europa. Las cifras de Prensa Europea muestran que durante el 2000, el tabloide alemán era el de mayor tiraje con casi cuatro millones y medio de ejemplares vendidos.

Pero si de leer prensa del corazón se trata, Inglaterra se lleva todos los premios. Tres de sus diarios con mayor circulación se dedican a explotar este tipo de informaciones. Los números confirman que al público le gusta conocer la vida íntima de las celebridades, especialmente, los escándalos de la realeza.

The Sun es el caso más emblemático. Con tres millones y medio de copias vendidas diariamente, el periódico inglés está dentro de los “Top 5” de la Unión Europea. Desde hace seis meses, cuenta con una nueva directora, Rebekah Wade, quien le ha dado un tono más humorístico al periódico y que destaca las noticias bizarras.

Sin embargo, estos diarios han debido renovarse, ya que desde hace un par de años sus ventas comenzaron a caer. Según el Audit Bureau of Circulations, el también inglés The Daily Mirror bajó su número de ejemplares adquiridos a menos de dos millones diarios, lo que no le ocurría desde hace 70 años. Actualmente, sus números han remontado con la cobertura del reality show “Gran Hermano”.

Igual o más polémico, The National Enquirer se ha posicionado como el principal diario amarillista de Estados Unidos. Las acciones legales contra este tipo de medios son pan de cada día. Una de las más recientes se produjo a raíz de un artículo que aseguraba que el actor Ben Affleck, novio de la cantante Jennifer López, había tenido relaciones sexuales con una bailarina exótica.

Los recursos para conseguir este tipo de informaciones no tienen límites. En la misma demanda por difamación se le acusa al diario de haber pagado cien mil dólares a otra bailarina para sostener la historia.

(reportaje diario El Sur)

La palabra farándula viene del provenzal farandoulo y significa “profesión y ambiente de los actores”. Pero es una alusión al mundillo de la vida nocturna formado por figuras de los negocios, el deporte, la política y el espectáculo, lo que se viene primero a la mente al pensar en farándula.
El sociólogo Guillermo Sunkel sostiene que este tipo de periodismo no se destaca por sus conceptos, sino por las imágenes y sucesos que muestra. Más crítico es el periodista Alejandro Carreño, magíster en Comunicación y Semiótica al explicar que el periodismo farandulero es la degeneración del siempre noble periodismo de espectáculos. “La farándula, como una maleza verbal e icónica, se apoderó de los medios masivos de comunicación, sobre todo de la televisión, y se instaló en la conciencia de una sociedad que, ofreciendo como excusa la agotadora vida moderna, ha permitido que la estupidez, la vulgaridad y la pornografía solapada invadan los espacios íntimos del hogar”.

Noticia vs curiosidad

Maxwell McCombs, doctor en comunicaciones y un referente fundamental en el estudio de los medios, es enfático en precisar que “los medios publican o muestran más lo que a la gente le interesa que lo que es realmente importante”.
La periodista de SQP Jennifer Warner, pionera en este ámbito de periodismo reconoce que “los programas que dan vida a los escándalos, romances, peleas, destapes y diversas “yayitas” que salen a la luz, gatillan en que los “famosillos” suban sus bonos y en definitiva firmen jugosos contratos con los canales de televisión. La relación de los “famosos” con la farándula es simbiótica. Se sacan provecho mutuamente.
Pero no se trata de menospreciar esta área del periodismo que en el fondo busca la entretención o la distensión de un público cansado de ver en los medios los mismos enfoques de los problemas ciudadanos. En definitiva, el debate se centra en la calidad. Un tema importante si se toma en cuenta que definir “calidad” es subjetivo y difícil. Aspecto que tiende a ser definida no por su presencia, sino por su ausencia. “Todos reconocen cuándo no hay calidad en un medio”, explica un informe reciente de la Universidad de los Andes.
Programas como “SQP”, “En Portada”, “CQC” y los matinales han sido exitosos porque son una nueva forma de marketing para la industria del entretenimiento. Van a perdurar los que sean capaces de hacerlo de una manera seria y que le den un estilo diferente.

Ana Josefa Silva:
“No confundir espectáculo con farándula”

“Me molesta que se confundan términos como espectáculo y farándula, o se usen como sinónimos”, señala tajante la periodista Ana Josefa Silva, editora de espectáculo del vespertino La Segunda. Para ella el espectáculo es un sector del periodismo como lo es la política, economía o cultura y lo que cubre son las actividades de las personas que hacen teatro, televisión, cine, música, es decir todo lo vinculado con las artes y su exhibición masiva. “La farándula se ocupa de asuntos personales de gente que no necesariamente tiene o desarrolla una actividad ligada a las artes o al espectáculo, son “personajillos” que circulan o se exhiben en lugares de moda y que se transforman en conocidos ya sea porque los capta la televisión o porque son habitués de las páginas sociales”, explica la profesional.
-¿Cuándo comenzó a hablarse en el medio de la “farándula”?
-Fue a comienzos de los 90 cuando comenzó a llegar información desde Centroamérica, con encabezados bajo el nombre de farándula. En Chile nos hacía mucha gracia porque aún no se usaba el término. Dejé de trabajar en el matinal de TVN porque los comentarios de cine, ballet o teatro ya no era atractivos para el público. Y opinar sobre la vida de ciertas personas, no es lo mío. Se consagró un tipo de periodismo que se mantiene gracias a personajes que se dan cuenta que pueden tener sus 15 minutos de fama, solamente con el expediente de participar en un escándalo o de ventilar su vida íntima.
-Este tipo de periodismo es considerado por algunos como “periodismo basura”. ¿A qué apunta esta crítica profesional?
-Hay quienes señalan que para hablar sobre la ruptura matrimonial de un personaje en cuestión no se necesita estudiar periodismo. De alguna manera es efectivo, pero no se puede desconocer que hay profesionales que cubren este sector, por lo que hay que apuntar es a ser correcto en el manejo de las fuentes, precisos y rigurosos en la información que se maneja. Hay estilos y estilos. Unos cultivan ese periodismo basura basado en el rumor y en los desmentidos… Y hay otro que es más profesional.
-Este sesgo peyorativo que se le ha dado al periodismo de farándula no se da en otros países, como Argentina, España, o Estados Unidos.
-Nosotros estamos recién partiendo con este estilo de periodismo y nuestro carácter es más austero y sobrio. Aún se considera el concepto de ocio como algo negativo, mientras que en España hay guías muy bien hechas y muy completas acerca del tiempo libre, porque el público tiene conciencia que luego de trabajar es necesario un descanso de la mente y para eso esta este tipo de prensa “rosa o del corazón”, que es distensión y no desidia o pereza como lo vemos nosotros. El ocio, la entretención, el descano es algo muy serio e importante de la vida. Yo le encuentro algo de despreciable a este tipo de periodismo y tiene que ver con el tratamiento que se le da a la información. Porque si se frivoliza una noticia o se basa en rumores y es inexacta, ahí se hace daño.

El límite entre
lo público y lo privado

La gran pregunta es dónde termina lo público y dónde comienza lo privado.
Según señala a EL SUR la periodista y académica María José Lecaros, integrante del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación, “no hay un límite preciso. Toda persona tiene vida íntima, privada y pública, pero es una sola vida personal, aquí está el desafío para el periodista”. El periodista debe dar a conocer las actuaciones públicas relevantes de las personas sin intrometerse en su vida privada. Pero, hay circunstancias excepcionales en las que se puede dar cuenta de la vida privada de las personas con dos condiciones, que ellas den su consentimiento y que la acción privada tenga relevancia social. Es decir que interesa -no por mera curiosidad- que el público la conozca.
-El derecho a la intimidad ¿es superior al derecho de informar?
-Más que plantearse en términos de límites, hay que plantear cómo se pueden coordinar ambos derechos. Pero, supuesto un caso verdaderamente límite, que me cuesta imaginar, prima el derecho a la intimidad.
-Se habla de la banalización de la televisión, en especial del periodismo de espectáculo. ¿Qué opinión le merece?
-En algunos casos se ha perdido el norte y se ha abandonado el buen periodismo de espectáculos. Se lo ha canjeado por algo parecido al chisme, al comentario malévolo, a la crítica sin fundamento, a la maledicencia. Puede parecer duro, pero en estos casos, no se hace periodismo sino -y cito a un autor- “eso que parece información, no es más que faena de comadres”. Sigue habiendo buen periodismo de espectáculo que apela a una audiencia inteligente y le da claves para entender mejor la oferta, para valorarla críticamente. A las personas le interesa lo que sucede y es importante para sus vidas. Quizá el error es que cierto periodismo da cuenta de lo irrelevante en tono de que es relevante y con un grado de proximidad que hace pensar a las personas que tiene que saber eso.
-¿Existe un buen periodismo de espectáculo o farándula que no bordee el límite de la morbosidad?
-El morbo nunca es buen periodismo. Sí, es válido el producir sensaciones duras o fuertes cuando el tema lo amerita. Pero el morbo es siempre exceso, es quedarse detenido en el detalle de una situación. El morbo hace que el público pierda el foco sobre la totalidad de un hecho. Desarrollar el morbo es lisa y llanamente desinformar.

Culpan a medios por demasiada cobertura de celebridades

Por PAUL BURKHARDT – NUEVA YORK – Agosto 04, 2007
AP

La mayoría de los estadounidenses creen que existe demasiada cobertura de los escándalos de las celebridades, y culpan a los medios noticiosos por la atención que se presta a los juicios y tribulaciones de las estrellas, indica un nuevo sondeo.

Cerca de nueve de cada 10 adultos dijeron que los escándalos de celebridades reciben “demasiada” cobertura noticiosa, de acuerdo con un sondeo nacional del Centro de Investigaciones para la Gente y Prensa. Sólo el 2% dijo que el tema recibe “poca” cobertura, y 8% dijo que los escándalos reciben la “cantidad correcta” de cobertura.

La encuesta también halló que 54% de quienes dicen que la cobertura de las celebridades es excesiva culpan a las organizaciones noticiosas. Cerca de un tercio de los encuestados responsabilizaron al público por prestar atención y 12% indicó que el público y los medios son los responsables.

“Es un poco sobre ‘qué fue primero, la gallina o el huevo podrido'”, dijo Jeff Jarvis, quien enseña periodismo en la City University, de Nueva York. “Ambos son culpables”.

El público atiza la demanda al leer y mirar programas sobre estrellas, mientras que los medios noticiosos compiten por la cobertura “hasta mucho después de llegar demasiado lejos”, agregó.

El sondeo halló que 12% del público siguió la noticia de la liberación de la cárcel de Paris Hilton, en junio, “más de cerca que ninguna otra”, de acuerdo con el sondeo.

Jarvis indicó que puede que baje la atención hacia los escándalos de las celebridades, pero no desaparecerá.

La información fue recabada del 22 al 30 de julio de una muestra nacional representativa de 1.027 adultos y tiene un margen de error de más o menos 3,5%, según el estudio.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:30 pm

“¡Escandalíceme, por favor!”

leave a comment »

Por Mario Vargas Llosa / Mayo 2007.

En algún momento, en la segunda mitad del siglo XX, el periodismo de las sociedades abiertas de Occidente empezó a relegar discretamente a un segundo plano las que habían sido sus funciones principales -informar, opinar y criticar- para privilegiar otra que hasta entonces había sido secundaria: divertir. Nadie lo planeó y ningún órgano de prensa imaginó que esta sutil alteración de las prioridades del periodismo entrañaría cambios tan profundos en todo el ámbito cultural y ético. Lo que ocurría en el mundo de la información era reflejo de un proceso que abarcaba casi todos los aspectos de la vida social. La civilización del espectáculo había nacido y estaba allí para quedarse y revolucionar hasta la médula instituciones y costumbres de las sociedades libres.

La noticia en otros webs
¿A qué viene esta reflexión? A que desde hace cinco días no hallo manera de evitar darme de bruces, en periódico que abro o programa noticioso que oigo o veo, con el cuerpo desnudo de la señora Cecilia Bolocco de Menem. No tengo nada contra los desnudos, y menos contra los que parecen bellos y bien conservados, tal el de la señora Bolocco, pero sí contra la aviesa manera como esas fotografías han sido tomadas y divulgadas por el fotógrafo, a quien, según la prensa de esta mañana, su hazaña periodística le ha reportado ya 300.000 dólares de honorarios, sin contar la desconocida suma que, por lo visto, según la chismografía periodística, la señora Bolocco le pagó para que no divulgara otras imágenes todavía más comprometedoras. ¿Por qué tengo que estar yo enterado de estas vilezas y negociaciones sórdidas? Simplemente, porque para no enterarme de ellas tendría que dejar de leer periódicos y revistas y de ver y oír programas televisivos y radiales, donde no exagero si digo que los pechos y el trasero de la señora de Menem han enanizado todo, desde las degollinas de Irak y el Líbano, hasta la toma de Radio Caracas Televisión por el Gobierno de Hugo Chávez y el triunfo de Nicolas Sarkozy en las elecciones francesas.

Ésas son las consecuencias de aceptar que la primera obligación de los medios es entretener y que la importancia de la información está en relación directamente proporcional a las dosis de espectacularidad que pueda generar. Si ahora parece perfectamente aceptable que un fotógrafo viole la privacidad de cualquier persona conocida para exponerla en cueros o haciendo el amor con un amante ¿cuánto tiempo más hará falta para que la prensa regocije a los aburridos lectores o espectadores ávidos de escándalo mostrándoles violaciones, torturas y asesinatos en trance de ejecutarse? Lo más extraordinario, como índice del aletargamiento moral que ha resultado de concebir el periodismo en particular, y la cultura en general, como diversión y espectáculo, es que el paparazzi que se las arregló para llevar sus cámaras hasta la intimidad de la señora Bolocco, es considerado poco menos que un héroe debido a su soberbia performance, que, por lo demás, no es la primera de esa estirpe que perpetra ni será la última.

Protesto, pero es idiota de mi parte, porque sé que se trata de un problema sin solución. La alimaña que tomó aquellas fotos no es una rara avis, sino producto de un estado de cosas que induce al comunicador y al periodista a buscar, por encima de todo, la primicia, la ocurrencia audaz e insólita, que pueda romper más convenciones y escandalizar más que ninguna otra. (Y si no la encuentra, a fabricarla). Y como nada escandaliza ya en sociedades donde casi todo está permitido, hay que ir cada vez más lejos en la temeridad informativa, valiéndose de todo, aplastando cualquier escrúpulo, con tal de producir el scoop que dé que hablar. Dicen que, en su primera entrevista con Jean Cocteau, Sartre le rogó: “¡Escandalíceme, por favor!”. Eso es lo que espera hoy día el gran público del periodismo. Y el periodismo, obediente, trata afanosamente de chocarlo y espantarlo, porque ésta es la más codiciada diversión, el estremecimiento excitante de la hora.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:28 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

¿a quién le interesan los famosos?

leave a comment »

El empleo de celebridades en comerciales revela pobreza de ideas y no siempre da retorno a los anunciantes.

Por Fernando Vigorena P.* / 7 de Abril del 2007

La venida de Penélope Cruz a nuestro país lleva a la palestra un desafío interesante: el uso de famosos en la publicidad. Preste atención al próximo comercial que verá en la televisión o en los diarios y revistas. Apuesto que usted se encontrará con tres o cuatro avisos seguidos, en los cuales se usan celebridades y “famosos de ocasión” para promocionar desde tiendas de departamentos a productos o servicios variados.

Hace unos años atrás, ese recurso estaba restricto a las agencias menos dotadas y a las propias empresas o house agencies. Tales comerciales eran fruto de la falta de imaginación creativa, aficionados o puro deslumbramiento. Las agencias más potentes y sus clientes más profesionales tenían cierta reticencia en usar esa solución primaria y de reconocido rechazo por los consumidores. Hoy infelizmente, la cosa superó todos los límites. El uso de los llamados “testimoniales” se viene arrastrando en la misma proporción que la farándula chilensis.

Es preocupante porque afecta una de las misiones más importantes del marketing, que es el construir imágenes sólidas y duraderas para las marcas. Porque el uso de celebridades como avales de productos, lo que hace es tercerizar la credibilidad, como un efímero arriendo de la notoriedad ajena, como si un producto solo, no pudiese tener valor y personalidad propios, necesitando de ayuda para entrar en los hogares, corazones y mentes de la gente.

El uso injustificado de famosos, casi siempre vinculados a la farándula, significa que el anunciante no cree en su marca, en su oferta, en su agencia o en las tres juntas.

Otro problema con este truco barato, es que es caro. Los cachés u honorarios de los famosos están cada vez más altos, dragando cuantías considerables de recursos que podrían ser mejor aplicados. Pero el anunciante, apoyado en la falsa seguridad que el testimonio de la celebridad da, no percibe que está gastando más de lo que necesita. Lo que es, en lo mínimo, contradictorio con la necesidad de racionalizar los gastos y la inversión en publicidad. La celebridad no termina por colocar ninguna neurona a la publicidad.

Otro factor importante es que un producto promocionado por una “personalidad” queda totalmente dependiente de la calidad de vida y temporalidad de la conducta de éste. Podría verse envuelto en un escándalo, aparecer manejando borracho, cambiar de sexo o cambiarse a la competencia.

El término “testimonio” no es muy apropiado porque se trata, eso sí, de falso testimonio, perjurio de verdad ¿Por acaso alguien cree de ellos usen el producto que anuncian? El consumidor, por lo menos, no cree, y eso lo confirman todas las investigaciones sobre el asunto. ¿Cree usted que Rafael Araneda, compra en La Polar? Ellos saben que están ahí por el caché, a pesar que agencias y clientes se esmeren en subestimar el intelecto del consumidor.

Es necesario admitir que el recurso es altamente eficiente en ciertos casos. Funciona maravillosamente con niños, inocentemente y con personas muy humildes, que confunden al actor con el personaje y se tragan cualquier cosa. Un motivo más para que las empresas serias utilicen los “testimonios” con profesionalismo.

Claro que hay agencias y anunciantes que usan los famosos como competencia, basándose en esquemas creativos en los cuales se respeta la inteligencia del consumidor. En esos casos, se nota que las celebridades comparecen al servicio de una idea y no en sustitución de ellas.

Buenas ideas agregan valor al producto y a las marcas, economizan cachés, superproducciones, efectos especiales y otras figuras. Abaratan la producción y aceleran los resultados. Buenas ideas construyen una marca y un negocio. Mientras que un testimonio de famosos constituye, antes que todo, la casa en la playa de quien cobró el caché.

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:28 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,