Estilo y Narración II

Just another WordPress.com weblog

Posts Tagged ‘ética

The Jade obituary issue just shows how deeply OK! cares

leave a comment »

The magazine might have pushed the fake concern too far this time, so even the credulous recognise the naked inhumanity.

Por Marina Hyde / The Guardian, Saturday 21 March 2009

When I worked on this newspaper’s Diary column, we used to have a notional pair of Diary tongs, which we affected to use for the handling of regular missives from Jonathan King, and any other items ruled too odious for epidermal contact.

The tongs were called back into service this week upon the arrival of OK! magazine’s “loving tribute” to Jade Goody – published beneath the cover line “1981-2009”, despite her still being alive – but I’m afraid they felt woefully inadequate as a means of dealing with it. I had assumed I’d never be more depressed than when a magazine published an up-skirt picture of Britney Spears showing menstrual blood on her knickers, under the headline “She’s not pregnant!”. But life has a way of surprising you.

Time was you went to OK! to look at pictures of Bobby Davro in his frescoed snooker room, or WORLD EXCLUSIVE coverage of Phil Neville’s wedding, suggesting the magazine had fought off rival bids from the Washington Post and some Polynesian freesheet. But even the most cynical satirists failed to predict that the logical end of all the births and marriages buy-ups that have characterised this mad decade would be a magazine actually buying up someone’s death.

Despite only forking out for her wedding, OK! now sees Jade as its media property – a point it rammed home by refusing to allow Jade’s close friend and biographer to attend her wedding on the basis that she worked for another magazine. The same demented impulse presumably led OK! to decide that the only way to avoid being scooped on the obituary issue was to publish it while she was still alive.

But let’s hear the justification. “OK!’s tribute issue is a celebration of Jade’s amazing life,” it ran. “Jade’s family have spoken to OK! to reiterate that they understand the tribute issue and view it as being very kind to Jade. They would like to also state that they are extremely grateful for the support that OK! has provided during this distressing period.”

It’s the tone that sends you over the edge, isn’t it? Tone can be the most powerful provocation there is, a fact which will be acknowledged by anyone who finds that richly ironic sign-off beloved of Vodafone customer services – “Is there anything else I can help you with today?” – is little short of an act of war. It’s all down to the tone, of course.

Yet is there a more repulsive, insidious tone in British public life than the fake concern that is the stock in trade of the celebrity magazine? Fake concern is the tiger economy of ghastly tone, and you really haven’t died until you’ve read some monstrous mag hag’s “editor’s letter” expressing concern for Amy Winehouse, say, on a page littered with paid-for paparazzi pictures of said singer weeping half-naked on her doorstep at four in the morning after they’ve been ringing her bell all night.

OK!’s statement turned out to be another of its gutter-bound little lies, because we have since learned that Jade’s mother “wasn’t happy” about the issue. Has the magazine finally pushed the fake concern tone too far, so that even those previously able to suspend disbelief can no longer ignore the naked inhumanity when it next rears its head?

The uproar is encouraging, but it’s hard to call. A trawl through the Guardian’s comment boards confirms that there are plenty who feel personally offended by the manner in which a dying 27-year-old of not overwhelming intellect has chosen to live out her final days. Poor lambs; our sympathies must be with them during this distressing period.

But Jade’s last desperate decisions are irrelevant. If we are to have any semblance of a civilised society the same standards should be applied to all, as long they haven’t broken the law, regardless of whether you approve of their behaviour. To claim that Jade “deserves” her obituary being published while she is still alive because she took OK!’s shilling for her wedding pictures is logically indefensible, and says infinitely more about the intellect and soul of those making the accusation than it ever could about her.

In fact, the issue is now so open and shut that we can expect the Press Complaints Commission to do precisely nothing about it. Which leaves the only hope of formal redress in the hands of the OK! proprietor, Richard Desmond – the real vulgarian in all of this. Will he sack the editor, just as he should have sacked his Daily Express editor Peter Hill for the almost psychotically malevolent coverage of Madeleine McCann’s parents; just as he should have sacked his Scottish Sunday Express editor for the week’s other jaw-droppingly vile “exposé” of the surviving Dunblane kids? That he hasn’t suggests this is exactly how Mr Desmond wishes his employees to behave in the pursuit of profit.

Perhaps our only hope is that the great and the good with whom he likes to swank about at charity functions will begin to find these serial abominations shaming by association, and cast him out of their beau monde with whatever tongs are to hand. Nothing worse than people lowering the tone, after all.

Advertisements

Written by Marisol García

August 18, 2009 at 4:33 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

Prensa rosa: el conflicto entre la libertad de expresión y la vida privada de las figuras públicas

leave a comment »

Por Ivette M. Soto Vélez *

Resumen: Desde el inicio de lo que se conoce como prensa rosa se ha visto un debate entre la libertad de expresión y la vida privada de las figuras públicas o celebridades. A la prensa rosa se le conoce también como chisme. En este debate la ética podría ser la solución para evitar estos conflictos, que en la mayoría de los casos se ven en los Tribunales donde un juez decide cuál derecho prevalece. Palabras claves: Chisme en los medios de comunicación, libertad de expresión, derecho a la vida privada y ética.

Todos los latinos hemos escuchado en algún momento: “A mí no me gusta el chisme pero me entretiene”, pero las abundantes publicaciones y programas televisivos sobre las figuras públicas o celebridades demuestran lo contrario y no sólo eso, sino que se ven como periodistas, y consideran esa información suavizada con el color o matiz rosa como una “información periodística especializada”. (Mercado, 1999). Les invito a conocer el origen de lo que llamamos chisme, analizar si el chisme es parte del periodismo, para luego examinar el conflicto entre la libertad de expresión y vida privada y evaluar posibles sugerencias para este conflicto.

El inicio de la publicación de información sobre la vida privada de las figuras públicas se puede trazar desde el comienzo del periodismo. No podemos olvidar, que a través de la historia el chisme siempre ha sido objeto de interés en la sociedad. Por ejemplo, en Roma a finales del siglo I A.C. las hojas noticiosas publicadas en la plaza, tenían dos temas prevalecientes ante los demás; el crimen y el divorcio. En el siglo XVIII en Francia se publicaron una serie de panfletos llamados “libelles” donde se hablaba de aspectos de la vida privada de la realeza, los cuales estaban redactados como si fueran relatos periodísticos o novelas. Además Danton (2000) menciona que la gente en Francia acudía a un árbol en Crancovia, situado en el centro de la ciudad para intercambiar noticias, llamadas “ruidos públicos”. En los Estados Unidos para 1690 se encontraba el periódico “Publick Ocurrences” donde se incluía una sección de chismes.

A principios del siglo XX, en los Estados Unidos, William Randolph Hearst fue el precursor de lo que se conoce como el periodismo amarillo y el sensacionalismo. Para definir el sensacionalismo se usará la definición de Stephens: (1988) “el sensacionalismo parece ser una técnica o estilo inmerso en la naturaleza de las noticias. Las noticias pueden hacer más que sensacionalizar, pero lo noticioso, intenta excitar, ya sea un escándalo político o asesinato”. (Pág. 2). Aunque el periodismo este relacionado al sensacionalismo, las revistas tabloides y el chisme no necesariamente forman parte del mismo. Si se toma como punto de partida la definición de noticia, “una nueva información sobre un sujeto o algo de interés público que se comparte con una porción del público” (Stephens, 1988, pág.9) se puede entender que toda la información sobre las figuras públicas son sucesos de actualidad. En cambio, Martini (2000) entiende que “la noticia se origina en los acontecimientos que marcan una ruptura en la historia diaria y que son noticiable en un momento determinado”. Además para que una noticia tenga el valor periodístico requiere: novedad, originalidad, importancia, gravedad, proximidad geográfica del hecho, magnitud por la cantidad de personas o lugares implicados y evolución futura de acontecimientos. Si estos valores se aplican a lo que se publica sobre las figuras públicas o celebridades vemos el elemento de la novedad, originalidad y evolución futura de los acontecimientos, pero esta información no es de importancia para toda la sociedad, no origina el debate público o se considera como una información de interés público, ya que a veces no existe una proximidad geográfica y no hay magnitud por los valores afectados. Como vemos, la información sobre las celebridades y figuras públicas no debe ser clasificada como noticia.

Siguiendo con el recuento histórico, vemos que a partir de 1950 las revistas de chisme comienzan a tener auge con las estrellas de Hollywood, políticos y atletas que por estar en la palestra pública, se les limita su derecho a la intimidad. (Cottle, 1977). Además, Villanueva (2002) señala que también a partir de 1950 surgieron en Italia los primeros paparazzi, fotógrafos que vigilan a las celebridades y les toman fotos comprometedoras para venderlas a la industria del chisme. También, Cottle (1977) señala que es en las ciudades pequeñas y en las organizaciones, donde la gente necesita recibir información privada de otras personas; ya que el dar o recibir información valiosa le da estatus. Levin y Arlake (1987) entienden que el chisme tiene un componente moral que ocurre en las comunidades porque la actividad es visible. De ahí el argumento que el chisme puede ser un mecanismo de control social.

Ahora bien, ¿qué se entiende por chisme? veamos las definiciones y comentarios de Rosnow y Fine (1976), Shoeman (1992) y Lewin y Arlake (1987). Rosnow y Fine (1976) definen el chisme como charla comunicativa con o sin conocimiento básico de su verdad.

Además, Schoeman entiende que el chisme es informal porque no requiere prueba de la veracidad de la información. Incluye la vida privada e introduce una forma indirecta de presión social donde no se respeta la intimidad. El autor, ve el chisme como un secreto que sólo lo deben conocer los más íntimos de la persona. Por lo tanto, la gente debe distinguir lo público de lo privado. Dentro del ámbito social el chisme es privado porque se limita a una audiencia seleccionada.

Levin y Arlake comenzaron su libro reconociendo que el chisme tiene mala reputación en todo el mundo. Los autores entienden que el chisme es lo que se dice de la vida pública o privada de otra persona. Además ven al chisme como entretenimiento para las masas, donde el escape es parte importante del entretenimiento ya que conocen la vida glamorosa de las celebridades.

Los autores comparan a los columnistas de chisme con los antropólogos, ya que estudian el comportamiento de las celebridades. Por esos reportajes, el público conoce los detalles de la vida privada de las celebridades, lo cual causa la identificación del público con la vida de las celebridades. Para la gente solitaria, las celebridades se convierten en amigos a quienes hasta les envían correspondencia. En ocasiones ocurre lo contrario, cuando se informa sobre los malos hábitos de la celebridad se desmitifica la imagen que tiene el público de esa celebridad. Como vemos, el chisme puede dañar la reputación de una persona.

Ya que se ha definido el chisme, presentaré sus características. Para Velázquez (2002) el chisme proviene de una fuente desconocida, donde nadie sabe de dónde surgió, pero muchos conocen la información. Su intención es criticar, condenar, desprestigiar o ridiculizar. Se propaga rápidamente, ya que se le añade o se le quita información y aborda temas de actualidad que atraen la curiosidad. Además, el chisme contiene algo de veracidad, lo que le añade credibilidad.

Se debe distinguir entre chisme y rumor. Allport y Postman (1977) comentan que gran parte de la conversación de sociedad es intercambio de rumores. Los autores entienden que el rumor es una información no comprobada, que se pasa de persona a persona, por lo general oralmente sin medios probatorios seguros para demostrarla. Además, añaden que las condiciones para que corra un rumor son la importancia y la ambigüedad de la información; ya que el rumor tiene tres fases: nacimiento, aventura y muerte. Ambos autores afirma que cada rumor tiene su público y que los rumores conllevan problemas sociales y psicológicos.

En la misma línea, Contreras (2001) entiende que el rumor es la forma de comunicación más antigua y nace por la falta de noticias y la mala interpretación del mensaje. Generalmente, los que crean este tipo de información no tienen acceso a las instituciones de poder; lo hacen utilizando la retórica de la seducción y presentan temas de actualidad.

Además, Contreras relaciona el chisme con el rumor, ya que son informaciones con ciclo de vida similar: nacen, se desarrollan, mueren o reencarnan en nuevos cuerpos. Un chisme puede incluir críticas o la creación de una historia y a la vez puede jugar con la realidad.

Ya sabemos que la industria del chisme puede dañar la reputación de las celebridades. En los Estados Unidos, durante la época dorada del cine hollywodense, dos columnistas se encargaron en sus columnas de mover la opinión pública hacia ciertos temas y dañar la reputación de muchos. Estas columnistas eran Luoella Parson y Hedda Hooper.

Actualmente Estados Unidos continúa con la industria del chisme, en los periódicos, revistas y televisión. En el medio televisivo se transmite un programa de corte informativo titulado, “Celebrity Justice”. El programa le informa al público sobre los casos legales en que se ven involucradas las celebridades. Entre estos casos se encuentra la propiedad privada de las celebridades, falsa publicidad, apropiación de imagen, etc. Además cuenta con los programas “Cotorreando” y el “Gordo y la Flaca” y en Puerto Rico, “Super Exclusivo” con el personaje de la Comay.

En España, el fenómeno de la industria del chisme también se da, pero a ésta se le llama prensa rosa o de corazón, además cuenta con innumerables revistas y programas de televisión que tratan estos temas. Según Pérez (2000) esta industria se caracteriza por famosos sin explicación, escándalos, morbo, desinformación, falta de respeto, rumores, mentiras, especulación, sensacionalismo y presentar la intimidad de los famosos. La autora se cuestiona, ¿qué vino primero: el interés del público en conocer la vida de los famosos o el interés de las empresas mediáticas en ofrecer productos mediáticos que sean de poca calidad y genere numerosos ingresos? Todavía la autora no conoce la respuesta a esta pregunta.

Como vemos el chisme se puede considerar como información no corroborada sobre la vida privada de una persona y puede iniciarse como un rumor. Se debe aclarar que chisme y rumor no son lo mismo; el chisme surge por personas que propagan esa información, mientras que el rumor surge por la falta de información. Además el chisme no debe ser considerado como parte del periodismo porque el periodismo informa sobre hechos veraces y no sobre información no corroborada. Ya que conocemos el origen del chisme y las definiciones podemos empezar el debate entre la libertad de prensa y el derecho a la vida privada.

El debate entre la libertad de prensa y expresión vs. el derecho a la vida privada se ve a diario en los medios de comunicación, generalmente en los programas que informan sobre las figuras públicas. Antes de iniciar este debate definiré los derechos que están en juego en el debate.

Ante las leyes de Estados Unidos y Puerto Rico, todos los seres humanos son considerados iguales; por lo tanto, las figuras públicas gozan del derecho a la vida privada, pero las leyes no han sido claras en establecer una frontera que defina los límites. Sólo a través de precedentes legales y opiniones de estudiosos del tema se puede llegar a establecer unos límites sobre la publicación de información de la vida privada de las figuras públicas y celebridades.

A continuación, se mencionarán los estatutos legales que protegen ambos derechos en Puerto Rico y los Estados Unidos1. Puerto Rico reconoce ambos derechos en nuestra Constitución en la sección II. El derecho a la libertad de expresión se reconoce en el artículo 4: “No se aprobara ley alguna que restrinja la libertad de palabra o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacifica y a pedir al gobierno la reparación de agravios”.

En cambio, el derecho a la vida privada, se reconoce en los siguientes artículos:

* Artículo 1: “La dignidad del ser humano es inviolable”
* Artículo 8: “Toda persona tiene derecho a protección de ley contra ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada o familiar”.

Por otro lado, la Constitución de los Estados Unidos sólo reconoce la libertad de expresión en la Primera Enmienda de su Constitución: “El Congreso no aprobará ninguna ley con respecto al establecimiento de religión alguna, o que prohíba el libre ejercicio de la misma o que coarte la libertad de palabra o de prensa; o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar del Gobierno la reparación de agravios”. Dentro de la Constitución estadounidense no hay una protección clara ante el derecho a la vida privada. Los tribunales han interpretado la tercera y cuarta Enmienda como una protección a la vida privada. Éstas son:

* Tercera Enmienda: “En tiempos de paz, ningún soldado será alojado en casa alguna sin el consentimiento del propietario, ni tampoco lo será en tiempos de Guerra sino de la manera prescrita por ley”.
* Cuarta Enmienda “No se violará el derecho del pueblo a la seguridad de sus personas, hogares, documentos y pertenencias, contra registros y allanamientos irrazonables, y no se expedirá ningún mandamiento, sino a virtud de causa probable, apoyado por juramento o promesa y que describa en detalle el lugar que ha de ser allanado, y las personas o cosas que han de ser detenidas o incautadas”.

Actualmente, la vida privada está protegida por la Jurisprudencia a nivel federal y estatal y mediante medidas redactadas en el Congreso. En el campo jurídico, el conflicto entre la libertad de expresión y la protección a la vida privada se ve a la luz de la difamación (compuesta por dos vertientes: la calumnia y el libelo2 y la protección al derecho de la intimidad, contenido en el artículo II, secciones 1 y 8 de la Constitución de Puerto Rico.

Varios teóricos concuerdan que definir la vida privada depende de los valores sociales. Solamente un artículo publicado en la Revista Jurídica de la Universidad de California, escrito por Prosser (1960) define acciones que constituyen una violación a la vida privada. Estos son: la intromisión irrazonable a una residencia (mirar el interior con algún instrumento), registrar carteras u obtener data financiera; apropiación de la imagen de una persona para fines económicos; la publicación de información personal como informes financieros, carteras u obtener data financiera; apropiación de la imagen de una persona para fines económicos; la publicación de información personal como informes financieros, correspondencia, tratamiento médico o fotografías dentro de una residencia privada y la publicación de información que crea una falsa imagen de la persona.

Las decisiones de otras jurisdicciones no se aplican en el sistema jurídico de Puerto Rico, pero se utilizaron las mismas para conocer como la jurisprudencia de otros países crean un balance entre ambos derechos. El Tribunal Español valora el contenido de la expresión, protegido en el artículo 20 de la Constitución, y junto a la reputación y el honor de los afectados, defendido en el artículo 18, crean un balance entre ambos derechos, dándole mayor importancia a la intimidad de los menores de edad. Los organismos internacionales; el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la Corte Latinoamericana de Derechos Humanos protegen ambos derechos mediante Declaraciones firmadas por varios países. Ambos sistemas realizan un balance entre los derechos confrontados. Como hemos visto cada jurisdicción establece el balance entre los derechos a la libertad de expresión y el derecho a la vida privada, según los estatutos legales de cada país.

Al no contar con definiciones o clasificaciones que establezcan una violación a la vida privada, la publicación de información sobre las celebridades la deciden los productores de los programas pertenecientes a la industria del chisme.

A mi entender el primer paso para acercarnos a este debate es conocer, ¿por qué ocurre la invasión a la vida privada de las figuras públicas?

Una de las razones que ocasiona la invasión a la vida privada es el hecho de que la información se vende. Ante esta situación, Moreno Basurto señala:

Al transformar la información en una mercancía, se constituye un nuevo sector productivo, el de realidades, cuyo papel central se vierte en las tecnologías que conectan a los consumidores, productores y vendedores. La cadena se transforma y el pago por el bien o servicio se realiza de manera indirecta, cuando las audiencias compran aquellos productos que anuncian las empresas mediáticas. (Moreno Basurto, 2002, Pág. 1)

Además, Chica Montafar (1998) añade que la información no es un bien social, sino una mercancía que aumenta el número de lectores, “ratings” y el ingreso obtenido por la publicidad.

Al considerar la información como una mercancía, Alvin (2003) entiende que dentro del capitalismo la presión económica con la que luchan los medios de comunicación proviene de los auspiciadores, la competencia y el público.

Por lo tanto, Rodríguez (2001) aconseja que la información se debe estudiar desde la perspectiva del montaje que la convierte en mercancía y la realidad cultural. Dichas perspectivas deben considerar a los dueños de los medios, ya que ellos eligen lo que se difunde según la oferta y demanda de la información.

Como vemos, la información pasa a ser un bien o servicio para las audiencias, donde los dueños de los medios de comunicación deciden lo que van a publicar.

Ante esta situación, Whitehouse (2001) menciona “En Estados Unidos, la libertad de prensa pertenece al propietario del periódico o la estación de televisión, radio, la revista o el boletín”. (pág.3) Anguita concuerda con la opinión de Whitehouse al decir, “el titular de la libertad de información y de expresión es del dueño de los medios de comunicación, la persona que es capaz de reunir grandes cantidades de recursos económicos y humanos, es el sujeto de la protección, la libertad de expresión es la libertad de los poderosos”. (pág. 1) Si la libertad de prensa pertenece a los dueños de los medios, bajo el pensamiento capitalista se puede decir que la publicación de cualquier información obedece a unos intereses económicos, donde lo que se busca es vender y comprar la información.

Los autores mencionados, concuerdan que la información se vende. Esto ocurre, ya que de acuerdo a varios teóricos nos encontramos en la etapa de la sociedad de información o conocimiento. Según Jeong (1990) este tipo de sociedad se caracteriza por su “alto porcentaje de la fuerza trabajadora que se encarga de la producción, procesamiento y distribución del conocimiento” (bienes y servicios). (pág. 230) Además, hoy en día se habla del concepto flujo libre de ideas y a través de los medios de comunicación, este concepto llega a la realidad de todos.

Featherstone (1998) sugiere que en la sociedad de la información o conocimiento, se ve al ocio como parte de la cultura, lo que permite que un gran número de la población consume los productos culturales que fabrican los medios de comunicación. El autor señala que hasta cierto punto hay una equidad entre los miembros de la sociedad, ya que el mensaje seduce al consumo. En la misma línea, Luhnman (2000) entiende que la función del entretenimiento es eliminar el tiempo libre. Para el autor, el entretenimiento exige novedad y a la vez refuerza el conocimiento previo. La información proporcionada por el entretenimiento busca generar el interés del consumidor.

Ya sabemos que la información se vende, pero debemos añadir que las empresas mediáticas compiten por la publicación de la información. Ante esta situación, Silva Rodríguez (1999) entiende que “la inmediatez informativa y la exigencia de la difusión lo más pronto posible de las noticias origina una insuficiente contrastación de las fuentes que se traduce en la publicación de información falsa o errónea”. (pág. 2) Como ya hemos explicado, la publicación de información falsa o errónea es considerada como un requisito para las demandas por difamación.

Otra de las razones que colabora en la violación a la vida privada son los adelantos tecnológicos. [Fried (1968), Packard (1965)]. Aunque estos autores, entiendan que la tecnología invade la vida privada, no se puede creer ciegamente en dicha premisa, ya que el uso de los mismos está determinado por el ser humano. En cambio, Huxton (1987) le adjudica el deseo de la gente a conocer sobre la vida privada de otros, a la revolución industrial y a la prensa sensacionalista. Por otro lado, Arfuch (2000) entiende que la desconfianza popular en la política y en el ámbito público, la no igualdad en los humanos y la tecnología “ha trastocado definitivamente el sentido clásico de lo público y lo privado en la modernidad, al punto de tomarse tal distinción a menudo indecible” (p. 14). Ante este planteamiento Stanley (1971) entiende que lo que es oficial o privado depende del marco de referencia; mientras que Turkinton y Allen entienden que lo público puede verse por un grupo de personas.

Generalmente los medios de comunicación publican información que viola la vida privada de las figuras públicas. Para poder definir lo que son las figuras públicas debemos recurrir a la Jurisprudencia de Estados Unidos y de Puerto Rico.

La Jurisprudencia de los Estados Unidos definió quién es una figura pública en el caso Gertz vs. Welch, y en Puerto Rico se ratificó en el caso Torres Silva vs. El Mundo. Para fines de una corte, una figura pública es aquella que “tiene especial prominencia en los asuntos de la sociedad, capacidad para ejercer influencia y persuasión en la discusión de asuntos de interés público y participación activa en la discusión de controversias públicas específicas con el propósito de inclinar la balanza en la resolución de las cuestiones envueltas”.

Además de los criterios que establece la corte para definir figura pública, Mayor (1987) menciona unos criterios para poder determinar si una persona es figura pública. Estos criterios son: si la persona tiene acceso a los medios de comunicación, si la persona ha asumido un rol voluntario en una controversia pública que lo hace ser reconocido por el público general, si la controversia existía antes de que la persona ocupara un rol importante y si la persona es figura pública por una conducta pasada. Una demanda de libelo no puede por sí sola crear una figura pública, la figura pública debe ser una antes del evento.

Luego de haber establecido quiénes son las figuras públicas debemos conocer por qué se les da mayor cobertura a estas. Levin y Arlake (1987) entienden que se da mayor cobertura a las figuras públicas porque a las audiencias le interesa obtener información de las figuras públicas y celebridades porque conocen el “glamour”, su estilo de vida, datos que les hacen olvidar sus vidas. Mediante el chisme se les permite conocer datos privados de las celebridades, ver héroes o modelos que desean imitar, conocer sus preocupaciones y malos hábitos. Por otro lado, Arfuch comenta que la población necesita identificarse y recurre a deportistas, artistas de cine, teatro o televisión, ya que “el héroe posmoderno es de medios escasos” (pág. 14) y lo que los diferencia de una figura privada es el reconocimiento de una persona debido a su actividad pública.

Ahora bien, la pregunta que se debe hacer a continuación es si la vida privada de una figura pública puede ser considerada como parte de su vida pública. Al principio de este trabajo se mencionó que ante las Leyes de Estados Unidos y Puerto Rico, todos los seres humanos son considerados iguales, por lo tanto las figuras públicas gozan del derecho a la vida privada. La ley no ha sido clara en establecer una frontera que defina los límites, sólo a través de precedentes legales y opiniones de estudiosos del tema se puede llegar a establecer unos límites sobre la publicación de información de la vida privada de las figuras públicas y celebridades. Además, la ética de cada periodista o comunicador juega un papel importante ya que son los que deciden cómo van a redactar la información.

Por ejemplo, Romero (1987) aconseja que las noticias de carácter privado, pero con interés social sean las que se deben publicar, siempre y cuando no dañen la vida íntima de esa persona. Generalmente ocurre con las celebridades y en estos casos se debería crear un equilibrio entre el derecho a informar y el derecho a la vida privada. Además entiende que, cuando se viola la intimidad, el derecho a la información deja de existir; la publicación no autorizada de hechos privados de una persona no tiene justificación. En cambio, Prosser (1960) entiende que las figuras públicas pierden hasta cierto sentido su derecho a la privacidad debido a la publicidad y al hecho de que sus asuntos se han hecho públicos a la prensa.

En la misma línea, Ayón (2001) entiende que la vida privada de las figuras públicas es de interés para el público, ya que encuentran modelos en las figuras públicas. Aún así, la autora reconoce que solo se deben publicar hechos con impacto para la sociedad.

A nivel mundial, el debate entre el derecho a la expresión y el derecho a la intimidad cobró importancia, luego de la muerte de la Princesa Diana pero dicho debate no tuvo repercusiones legales que establecieran donde comienza la vida privada de un ser humano. Esta definición legal varía de país en país; por ejemplo en España la vida privada se desarrolla dentro de una residencia, mientras que en Francia el patio de toda residencia es considerado como un lugar donde se puede desarrollar la vida privada.

Nuevamente se debe recalcar que a nivel jurídico y Constitucional, los derechos de expresión y vida privada están protegidos en teoría. Molina y Pérez (2000) estudiaron este debate teórico y práctico en los países de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España y Alemania. Por ejemplo, en los Estados Unidos tiene más peso la libertad de expresión e información, si la información es sobre las figuras públicas o las celebridades, pero la excepción son los casos de difamación o invasión a la residencia. En Inglaterra, además de la protección escrita en la Constitución, existe una Comisión de Quejas contra la Prensa, pero le da más peso al interés público. Alemania en su Código Civil castiga los actos en contra de los derechos a la vida privada, pero cuando los actos son evaluados en un Tribunal, generalmente le dan más importancia a la libertad de expresión y si el hecho es verídico. En Italia se reconoce el derecho a la vida privada de forma general; se reconocen los derechos inviolables del hombre, pero se publican aspectos de la vida privada de una figura pública, si esa información es verídica. En España la vida privada se reconoce en la Constitución y en la Ley Orgánica 1/82, pero según los hechos, usos sociales y la reacción de la persona los jueces deciden donde comienza la vida privada. Los jueces establecen un balance considerando si la información es verdadera y si realmente es de interés público.

En Latinoamérica, Caraño y Villanueva (1998) realizaron un estudio similar al de Molina y Pérez. Su estudio incluye los países de Argentina, Colombia, Salvador, México, Honduras, Paraguay y Perú. Al igual que en los países de Europa mencionados anteriormente, los países latinoamericanos han protegido de forma Constitucional y jurídica el derecho a la vida privada, pero la jurisprudencia generalmente le da mayor valor al derecho a la información. Recientemente, en Latinoamérica se ha visto una corriente de programas “reality shows” y los académicos y juristas los critican porque de cierta forma invaden la privacidad de los participantes del programa. Además muchos países de Latinoamérica han comenzado a proteger legalmente otros aspectos de la privacidad como el monitoreo y grabación de las llamadas telefónicas y el acceso a la información privada.

En los Estados Unidos, Amponsah (2001) realizó un estudio para analizar la expresión y la difamación política sobre las figuras publicas, tomando como ejemplo la jurisprudencia de los Estados Unidos, Inglaterra, Australia y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En los tribunales mencionados anteriormente se considera el interés público y la reputación de la figura publica. Para su estudio utilizo la siguiente metodología: análisis histórico de la jurisprudencia de los países mencionados. En su análisis encontró que los Estados Unidos y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideran el interés público, mientras que en Inglaterra y en Australia se están tomando medidas para crear leyes en contra de la difamación política.

Además, en España se realizó un estudio similar al propuesto por la investigadora, donde se estudio la jurisprudencia y las leyes de Estados Unidos, Inglaterra, España y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Durante el análisis se encontró que los Tribunales de los países citados reconocen que ningún derecho es absoluto, aun así el derecho a la expresión no legitima una invasión a la vida privada y son los tribunales los que pueden decidir que derecho prevalecerá

Ante el conflicto entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la vida privada, esta investigadora entiende que los medios no deben recurrir frecuentemente al sistema judicial para que éste establezca un balance entre los derechos estudiados. Este balance lo puede establecer la ética de cada persona. A continuación, mencionaré las guías éticas que pueden ayudar a establecer un balance entre los derechos estudiados.

En primer lugar, se debe reconocer que las figuras públicas y celebridades son humanos y, por lo tanto, tienen derecho a proteger su dignidad, establecida en varias Constituciones y Declaraciones Internacionales.

Aunque la información publicada sobre las celebridades aparezca en secciones de noticias, debe obedecer los valores periodísticos y considerar que su función es entretener, educar e informar. Las secciones de espectáculo o farándula pueden publicar información sobre el trabajo de los artistas, críticas y reseñas a obras teatrales, programas de televisión, películas y conciertos. Además, dentro de la crítica pueden analizar el contenido de las obras o canciones y relacionarlos con los problemas sociales.

Ante todo la información de las celebridades deben ser verdadera (Jáquez, 1999), precisa (Scafan, 2003) y la selección de las imágenes y el lenguaje debe ser neutral y presentar ambos lados de la situación. La información publicada en los programas sobre las celebridades no debe estar basada en rumores, chismes e información falsa. Aunque las celebridades tengan acceso a los medios de comunicación, en una situación donde deseen expresarse pueden hacerlo, ya que la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y el Artículo II, sección 4 de la Constitución de Puerto Rico le protege su derecho a la expresión.

Sobre todo, los programas sobre celebridades deben respetar el hogar y los miembros de la familia, su derecho a no conceder entrevistas y mucho menos perseguirlos.

Las guías mencionadas anteriormente pretender ser un inicio para que las entidades responsables de regular los códigos de conducta en los medios evalúen sus códigos y los pongan en práctica.

Se puede decir que los programas sobre las celebridades no siguen consejos éticos. Los productores de estos programa entienden que las protecciones validas sobre el derecho a la expresión le permite publicar cualquier cosa, idea respaldada por uno de los abogados prominente en la defensa de la Primera Enmienda, Abrams (2000), quien recalca que la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense protege a todos los que desean hablar. Además, Fiss (2000) entiende que la Primera Enmienda garantiza la libertad de expresión y busca proteger a los ciudadanos de la negación del gobierno al debate público. Por otro lado, Sustein (2000) entiende que la libertad de expresión es retórica, nadie cree que la libertad de expresión protege todo lo que se diga. Lewis comparte la opinión de Sustein al preguntarse, ¿Por qué debe la Primera Enmienda amparar los chismes sobre la vida privada de las celebridades? Los que escribieron la Constitución de los Estados Unidos y varios jueces del Tribunal Supremo entienden que la expresión sobre el interés público fortalece los valores democráticos. El problema es que la jurisprudencia estadounidense clasifica casi toda la información como interés público. En cambio, la Jurisprudencia de Puerto Rico entiende que no toda la información publicada en los medios no es de interés público.

El tema de la industria del chisme es un tema complejo que se puede seguir estudiando desde otros puntos de vista, como por ejemplo estudiar los tabloides o revistas de farándula o medir el daño emocional que causa la publicación de información falsa sobre las figuras públicas o con testar estas preguntas ¿Por qué las audiencias apoyan la industria del chisme? ¿Por qué las empresas mediáticas producen programas y publicaciones cuyo contenido es el chisme? Sólo al contestar todas estas preguntas se tendrá un panorama completo de la industria del chisme que habita en los medios de comunicación. Con estas preguntas espero dejar el tema abierto para futuras investigaciones.

Written by Marisol García

August 13, 2009 at 6:26 pm

Esas pequeñas cosas

leave a comment »

Por Álex Grijelmo

Hemos empezado más o menos puntuales, tiene mérito tratándose de un acto que congrega a tantas personas, pero los periodistas solemos ser impuntuales, sobre todo los periodistas que escribimos en los periódicos, no tanto en que llegamos a los actos, a las entrevistas tarde -cosa que también- sino que cuando el lector compra el periódico, ya las noticias que ahí figuran han estado a su alcance durante el resto del día anterior.

Si nosotros llegamos tarde a una comida, a una cena, no podemos presentarnos diciendo: “¡Hola! Aquí estoy, vamos a cenar, hombre”. Se espera que cuando alguien llega tarde a una cita por lo menos tenga una frase ingeniosa para hacerce perdonar, o una buena disculpa, aunque sea inventada.

Los periódicos están llegando tarde todas las mañanas sin ninguna buena frase con la que disculparse. Éste es un problema que tiene trascendencia en la estructura informativa, y trascendencia también de ética.

Es verdad que los periódicos dan alguna exclusiva alguna vez, pero esto no pasa la mayoría de los días. Las noticias que vemos en las portadas de los diarios, mucho más las que encontramos en las páginas interiores nos dan información que ya estuvo a nuestro alcance mediante la televisión el día anterior, la radio, los nuevos medios electrónicos, incluso el teletexto en el televisor; nos llegan ya las noticias -los titulares- al celular. ¿Qué puede aportar un periódico que llega ya con noticias tan viejas? ¿Cómo es posible que estemos llegando todos los días tarde contando cosas que ya se conocían y que no dispongamos de buenas frases para que nos disculpen?

La respuesta a esta competencia que nos han abierto los demás medios y que ahora se ha recrudecido con los medios digitales está en que la prensa debe ahondar sobre todo en los géneros interpretativos para ofrecer algo distinto de lo que ya ha tenido el público por otros medios, y sobre todo debe ahondar en sus propias exigencias éticas para ser un referente ético para los demás medios de comunicación.

Ésta es la buena disculpa que podemos ofrecer cuando llegamos tarde. Es decir, para ser un buen interpretador de la realidad, para que el público nos conceda ese papel, primero tenemos que garantizar ante ese público nuestra coherencia ética, para que esa coherencia ética nos permita interpretar con honradez, porque la interpretación es el periodismo escrito del futuro, según mi opinión.

Quiero hablar de la ética de las pequeñas cosas, de esa ética que tenemos que defender en los periódicos para ser creídos.

En muchos foros se habla de los grandes problemas éticos de los periodistas y nos planteamos hechos que alguna vez se producen y es verdad que hay periodistas que sufren la lacra del terrorismo, del acoso de los narcotraficantes y eso genera problemas éticos, de acuerdo. Se ha hablado abundantemente de eso y no voy a insistir. También se nos suele plantear muchas veces: qué pasa si el Papa compra una empresa y tú trabajas en ella; sí, hay unos problemas teóricos maravillosos para resolver, pero luego en nuestra vida cotidiana los problemas éticos son otros y quiero hablar de esos pequeños problemas éticos que a veces se nos escapan entre los dedos.

Para empezar quiero referirme a los géneros periodísticos. A veces los periodistas nos creemos que esto de los géneros periodísticos es algo que se han inventado los catedráticos para hacernos sufrir y para obligarnos a entender unas estructuras que, total, tampoco tienen tanta importancia. Pues sí son importantes los géneros periodísticos: la técnica en relación con la ética. Para empezar debemos ser conscientes que los periódicos tienen dos lenguajes, el lenguaje de las palabras y el lenguaje del diseño; este último nos da una jerarquización de las noticias, el público sabe interpretar que una información importante va a cinco columnas, a seis columnas -según el tamaño del periódico-; una menos importante va a una columna, y entendemos que el diseño nos aporta también un contenido, da una jerarquización, valora las informaciones. También hay periódicos que tienen familias de letras distintas según las secciones y ponen sobre el papel distintos elementos tipográficos que tienen también un significado. Creo que la diferenciación tipográfica puede convertirse en una garantía para el público y puede servirnos para diferenciar los géneros informativos de manera que el lector pueda defenderse ante ellos.

Los géneros informativos según yo los entiendo deben darnos pistas sobre el grado de presencia del informador en esa noticia, o en esa información o en ese reportaje; podemos establecer que la presencia del informador es cero -nunca es cero, porque extraemos una parte de la realidad y ya en ese momento intervenimos-, pero tenemos más o menos una convención, la noticia tiene la presencia cero del periodista y el artículo de opinión tiene la presencia diez, donde el periodista expresa sus opiniones libremente. Entre esa presencia cero y esa presencia diez hay unos cuantos géneros que nos dan un distinto grado de presencia, de intervención personal del periodista en lo que está escribiendo. Podemos establecer -es una convención, se puede discutir, por supuesto- que la presencia cero del periodista es la documentación, un texto de documentación, y que se aporta algo que incluso ha ocurrido tiempo atrás y que se escribe como complemento, la documentación puede tener una presencia cero del periodista. La noticia, también cero: contamos un suceso sin implicar algún juicio, alguna descripción, alguna interpretación: “Dos personas fallecieron ayer al chocar dos automóviles en la carretera tal tal”, es una información donde la presencia del periodista es mínima.

En realidad la información pura podemos entender que tiene poca presencia del autor. Obviamente en la noticia sí se pueden dar mayores presencias de los periodistas y es aquí donde tenemos que empezar a levantar la guardia. Nosotros como autores de lo que escribimos en los periódicos y también darle al lector la oportunidad de levantar la guardia; el lector ya sabe que en un artículo de opinión se expresan los criterios de una persona libremente y que eso es sólo la opinión de una persona que firma. En cambio cuando el lector está ante una noticia da por hecho que son unos hechos comprobados que no están sujetos a una opinión. En la noticia puede haber una presencia personal también mediante la mera narración de los hechos. Recuerdo que una vez mi amigo y admirado Juan José Millás me contó una anécdota de un periodista de sucesos en una redacción que estaba escribiendo la noticia de una persona muerta encontrada en el fondo de un pozo; él escribió: “El cadáver fue hallado en un pozo de 12 metros de altura”, y el redactor jefe le dijo: “Hombre, serán 12 metros de profundidad”. “Bueno, es que yo siempre escribo las informaciones desde el punto de vista del muerto”. Claro, la perspectiva es muy importante.

Written by Marisol García

August 13, 2009 at 5:50 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with , ,

blair: periodismo y vida pública

leave a comment »

Blair acusa a los medios de comunicación de “destrozar la reputación de las personas como bestias salvajes”

El primer ministro británico acusa a los medios en Internet de poner más énfasis en en el “impacto” que en el “equilibrio”

AGENCIAS – Londres

El primer ministro británico, el laborista Tony Blair, ha aprovechado uno de sus últimos discursos antes de abandonar el cargo dentro de dos semanas para lanzar un ataque furibundo a los medios de comunicación, a los que ha acusado de actuar como “bestias salvajes para reducir a pedazos la reputación de las personas”. En un encuentro con periodistas en la sede de la agencia Reuters en Londres, Blair, que dimitirá de su cargo el 27 de junio y será reemplazado por su ministro de Hacienda Gordon Brown, ha lanzado un feroz ataque a la política informativa que siguen los medios de comunicación en los últimos tiempos, con tendencia al sensacionalismo y a ataques a personalidades expuestas al escrutinio del público.

El premier británico ha admitido a continuación que la relación entre los políticos y la prensa ha sido siempre tensa, si bien esa tensión se ha intensificado en los últimos años, algo en lo que ha asumido su porción de responsabilidad al “contribuir” a ese deterioro.

Según Blair, esta difícil relación tiene sus consecuencias directas en la capacidad de los políticos para tomar las decisiones correctas para el país. “El daño socava la confianza del país y sus creencias, perjudica la evaluación sobre sí mismo, sus instituciones; y sobre todo, reduce nuestra capacidad para tomar las decisiones correctas”, ha explicado. “Creo que la relación entre la vida pública y los medios está ahora dañada de una manera que requiere ser reparada”, ha añadido.

Sed de imparcialidad

Blair también ha cargado contra los nuevos canales de información, como Internet, donde las noticias se divulgan las veinticuatro horas del día y existe, en su opinión, una tendencia a poner más énfasis en el “impacto” en vez del “equilibrio”, de manera que se perjudica la perspectiva que la gente tiene de la vida pública.

El político británico también ha reconocido que “en los primeros años del nuevo laborismo prestamos una atención desmedida a cortejar, saciar y convencer a los medios” y a tratar de influir en la cobertura que la prensa le daba al Gobierno. “Después de dieciocho años en la oposición y, a veces, la feroz hostilidad de una parte de los medios, fue difícil ver otra alternativa”, ha reconocido.

Si bien ha dicho que no se quejaba de la cobertura que ha recibido como primer ministro, Blair ha juzgado que hay menos equilibrio en el periodismo actual que en el que se hacía hace diez años. Ese desajuste choca con el deseo de la sociedad de recibir noticias con imparcialidad. “La forma en que las recibe puede estar cambiando, pero no la sed por las auténticas noticias”, ha advertido.

Tony Blair cree que los medios actúan como “fieras salvajes”
EFE

El primer ministro británico, Tony Blair, afirmó este martes que los medios de comunicación pueden actuar como “fieras salvajes”, pero reconoció que su Gobierno dedicó mucho tiempo a tratar de influir en la cobertura que le daba la prensa.

En un discurso sobre la vida pública pronunciado hoy en la sede de la agencia de noticias Reuters, en Londres, Blair admitió que la relación entre los políticos y la prensa ha sido siempre tensa, subrayó que esa tensión se ha intensificado en los últimos años y admitió que él también ha “contribuido” al deterioro de ese vínculo.

Creo que la relación entre la vida pública y los medios está ahora dañada de una manera que requiere ser reparada

Según Blair, esta difícil relación amenaza la capacidad de los políticos para tomar las decisiones correctas para el país.

Explicó que, debido a que las noticias se divulgan ahora las veinticuatro horas del día, hay una tendencia a poner más énfasis en el “impacto” en vez del equilibrio, de manera que se perjudica la perspectiva que la gente tiene de la vida pública.

Blair reconoció que “en los primeros años del nuevo laborismo prestamos una atención desmedida a cortejar, saciar y convencer a los medios” y a tratar de influir en la cobertura que la prensa le daba al Gobierno.

“Después de dieciocho años en la oposición y, a veces, la feroz hostilidad de una parte de los medios, fue difícil ver otra alternativa”, añadió.

Si bien subrayó en que no se quejaba de la cobertura que ha recibido como primer ministro, Blair subrayó que hay menos equilibrio en el periodismo de ahora que hace diez años.

Insistió en que hay un auténtico deseo de la gente por la cobertura de las noticias con imparcialidad y que “la forma en que las recibe puede estar cambiando, pero no la sed por las auténticas noticias”.

“Creo que la relación entre la vida pública y los medios está ahora dañada de una manera que requiere ser reparada”, dijo.

“El daño socava la confianza del país y sus creencias, perjudica la evaluación sobre sí mismo, sus instituciones; y sobre todo, reduce nuestra capacidad para tomar las decisiones correctas”.

Por estos motivos, Blair cree que deberían regularse mejor las nuevas formas de comunicación, sobre todo internet, a la que habría que imponer más restricciones.

El primer ministro, que llevó a su formación al poder tras dieciocho años en la oposición, dejará el poder el próximo día 27 y será sustituido por el titular de Hacienda, Gordon Brown.

sábado, junio 16, 2007
Blair: Periodismo y vida pública

Tony Blair ha querido reservar uno de sus últimos discursos como Primer Ministro británico a los medios de comunicación y al periodismo. El pasado 12 de junio, en la sede de la agencia Reuters en Londres, Blair cargaba contra los medios, a los que llamaba “salvajes” y acusaba de primar el impacto sobre la verdad. Su crítica al periodismo contemporáneo combinaba viejos tópicos con dos observaciones interesantes: 1) El comentario sobre las noticias ocupa mucho más espacio y tiempo que la narración de los propios hechos a los que se alude; 2) A menudo se confunde la opinión y la información, a veces de una manera deliberada, como a su juicio ocurre con el periódico The Independent, al que considera el epítome del declive del periodismo moderno.

Entre los viejos argumentos, su referencia a la escasa contribución de los medios a un debate ilustrado debido a su culto a la inmediatez. Las deliberaciones parlamentarias, llenas de matices y difícilmente atractivas, escapan a las redes de captura del periodista. Además, la fragmentación de canales y audiencias ha desmasificado a los medios, impidiendo un debate verdaderamente “nacional.” Internet vendría a radicalizar esta tendencia, dada la facilidad del usuario para construir su propio menú informativo. Por si fuera poco, el gusto por el rumor y la falta de exactitud que aquejan según Blair al periodismo convencional, se elevan exponencialmente en la red de redes.

El discurso del premier británico no sorprende, pero sí pone sobre el tapete temas de debate que son recurrentes entre los propios estudiosos de la comunicación política. Afrontémolos:

* Cualquier tiempo pasado (no) fue mejor. Blair echa en falta una BBC que llegaba y era vista por todos. Aún cuando este servicio público de televisión es el más perfeccionado de cuantos se han creado en el mundo, la competencia y la libertad de opción compensan con creces la supuesta fragmentación de la experiencia colectiva. Digo “supuesta” porque, aún a través de diferentes canales, el ciudadano medio conoce los grandes temas de debate político. Se comparte una mínima agenda común que garantiza la persistencia de la comunidad política, pero se accede a ella desde diferentes plataformas y, consiguientemente, diferentes puntos de vista. Esto no es una limitación. Todo lo contrario. Investigaciones recientes de la Fundación Pew han demostrado que los consumidores de información política en Internet están más al tanto de los argumentos de los partidos rivales que los consumidores de información política en medios convencionales.

* El reto de comunicar los procesos deliberativos (persiste). En este aspecto, Blair tiene parte razón. Es difícil hacer llegar a los representados los debates en los que se enzarzan sus representantes. Pero el desafío no es nuevo, sino consitutivo de la profesión periodística: hacer interesante lo importante. Los teóricos de la democracia deliberativa priman el consenso frente al conflicto, mientras que los demócratas liberales defienden que el conflicto es bueno para marcar claramente las posiciones y facilitar así la elección de los ciudadanos. Los liberales argumentan que es preferible la guerra partidista a la paz del cementerio deliberativo.

* Los nuevos medios (no) son malos. Internet es terreno abonado para las teorías conspirativas, como la que defiende que las torres gemelas de Nueva York no fueron derribadas por dos aviones suicidas, sino por cargas de dinamita. Pero por cada teoría peregrina, las nuevas tecnologías nos permiten conocer lo que los grandes gestores de la comunicación nos ocultan. Las torturas de Abu Ghraib o las interminables filas de ataúdes con soldados norteamericanos muertos en la Guerra de Irak seguirían ocultas de no ser por la natureleza escurridiza de la imagen digital. Blair apela a la ética, y defiende la revisión del marco legal para que OFCOM, alta autoridad británica para la regulación de las comunicaciones, extienda sus competencias a Internet. La sugerencia pone los pelos de punta a todos los que sostienen que la mejor ley de prensa es la que no existe. En un contexto en el que la Unión Europea ya obliga a todos sus estados miembros a dotarse de una autoridad audiovisual, resulta políticamente incorrecto recordar que los mejores vigilantes de la veracidad de las informaciones han sido los bloggers. Partidistas o independientes, ellos han sido quienes nos revelan las inexactitudes de los grandes medios, mejor que cualquier observatorio o entidad reguladora de la comunicación.

* Opinión e información (son diferenciables). La clara separación entre hechos y opinión es un eterno debate filosófico. Objetivistas (defienden que es posible contar la realidad sin prejuicios) e interpretivistas (sostienen que la “realidad” no es independiente de quien la percibe, sino construida por su perceptor) han definido las posiciones clásicas respecto al tema. Como adecuadamente apunta Blair, el periodismo se ha ido decantando por el bando constructivista, con la interpretación ganando terreno a la información. A mi modo de ver, la presentación de los hechos y su interpretación siguen siendo diferenciables, como lo son en los informes científicos, aunque es cierto que la dirección de la mirada condiciona de alguna manera el fenómeno observado. El creciente éxito de revistas como el semanario The Economist, cuya difusión ha aumentado imparablemente durante los últimos tiempos, demuestran que cada vez son más los consumidores que reclaman información con interpretación cualificada.

Lo más llamativo del discurso de Blair es su olvido de los grandes grupos de comunicación, que escapan a su crítica. Tal vez la propiedad de los medios, y la relación de estos propietarios con la clase política, también tengan algo que ver con los males denunciados por el todavía inquilino de Downing Street. Quizá convendría preguntar a Blair qué hacía en 1995 en la Isla Hayman durante un retiro de la News Corporation, y si su cortejo a Rupert Murdoch tuvo algo que ver en el apoyo de los diarios del magnate australiano a la candidatura laborista en 1997, 2001 y 2005. Para más información sobre este tema, léase el artículo “Murdoch’s Game”, firmado por John Cassidy y publicado en la revista The New Yorker el 16 de octubre de 2006 (páginas 68 a 85).

14 junio 2007
Blair y lo que significa la prensa libre

En un encuentro con periodistas el pasado 12 de junio, Tony Blair, en vísperas de su retirada del poder, lanzó un duro ataque contra los medios de comunicación (incluidos los digitales) por su tendencia al sensacionalismo y su énfasis en el impacto por encima del equilibrio. Actúan, dijo, como “bestias salvajes para reducir a pedazos la reputación de las personas”. “Nadie quiere dejar pasar una noticia, la pugna por cuotas de un mercado cada vez más reducido ha hecho que el motor de las noticias sea el impacto que tienen sobre el público. El impacto es lo que importa. La exactitud es importante, pero es secundaria. Los diarios de calidad afrontan las mismas presiones que los tabloides; las televisiones, las mismas que los diarios. Hay que conseguir audiencia, mantenerla y atrapar sus emociones. Algo interesante es menos poderoso que algo que conmociona”, añadió Blair en el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, en la sede de la agencia británica en Canary Wharf de Londres.

Esta dinámica ha tenido graves consecuencias: el escándalo y la controversia derrotan al periodismo moderado, los errores se convierten en engaños, “el miedo a perderse algo hace que los medios de hoy, más que nunca, cacen en manada: son como bestias salvajes, haciendo añicos a la gente y su reputación”, los mensajes que recibe el público son parciales y desequilibrados porque se mezcla información y opinión: “ya no hay grises, sólo blanco o negro”.

La lucha feroz por la audiencia y la tirada está teniendo efectos nocivos en la comunicación política ya que los políticos y otros actores sociales adaptan su actuación a esa necesidad de impacto: “Voy a decir algo que poca gente en instituciones públicas admitirá, aunque sea cierto: gran parte de nuestro trabajo, más allá de las grandes decisiones, es aguantar a los medios, su enorme peso y su constante hiperactividad. Todo personaje de la vida pública, pertenezca al mundo de la política, las fuerzas armadas o el deporte, se pasa buena cantidad del día respondiendo a la prensa o preparando una estrategia mediática sin poder concentrarse en su trabajo. Por momentos, el peso de esto es verdaderamente abrumador”. Según el primer ministro británico, los cambios que vive el mundo de la información han agravado además el antagonismo entre la prensa y los políticos. Los medios, dijo Blair, distorsionan la perspectiva que la gente tiene de la vida pública. “Ese daño socava la confianza del país y sus creencias, perjudica la evaluación sobre sí mismo, sus instituciones; y sobre todo, reduce nuestra capacidad para tomar las decisiones correctas. Creo que la relación entre la vida pública y los medios está ahora dañada de una manera que requiere ser reparada”. Aunque admitió que “las relaciones entre los medios de comunicación y los políticos son, necesariamente, difíciles y así tiene que ser”, Blair reclamó responsabilidad a los periodistas y una reflexión sobre cómo satisfacer las demandas del público de una información imparcial, seria y equilibrada.

“Sermón acertado, predicador equivocado”, tituló The Guardian. Blair señaló algunas de las causas de la crisis del periodismo actual. El problema es que quien las señala es alguien que ha destacado por intentar manipular a la prensa. “¿Diría lo mismo si hubiéramos apoyado su guerra, Señor Blair?”, escribió el diario The Independet, que se defendió junto al resto de periódicos de la acusación de que la agresividad de los medios haya debilitado a las instituciones. Muchos recordaron que el líder laborista introdujo en la política británica el concepto de ‘spin’, la distorsión de la información con fines políticos. Él mismo lo dijo en su intervención en Reuters cuando admitió que el hecho de que el Partido Laborista, tras su llegada al poder, en 1997, se esforzara en influir en la cobertura de los medios de comunicación contribuyó al deterioro de las relaciones entre el poder y los medios resultasen lesionadas: “Pusimos una atención fuera de lo común en los primeros días del nuevo laborismo en cortejar, suavizar y persuadir a los medios de comunicación”, afirmó.

Como recuerda Marcelo Justo en el ABC, “la conflictiva relación del Nuevo Laborismo y los medios viene de lejos. Uno de los juramentos que Tony Blair y su sucesor Gordon Brown se hicieron después de la derrota de Neil Kinnock en 1992, fue que nunca más los medios volverían a destrozar al partido laborista. Mediante una concertada estrategia de seducción, consiguieron el apoyo del grupo Murdoch -dueño del tabloide The Sun, de The Times y de la cadena televisiva Sky- en 1997 y elecciones subsiguientes, pero también se fueron ganando una reputación de brutal manipulación mediática”.

El enfrentamiento alcanzó su clímax en 2003 cuando la BBC acusó al gobierno de engañar deliberadamente al público sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.

Todo este debate es, en definitiva, una muestra de la vitalidad del debate público en el Reino Unido. Aunque las críticas de una y otra parte sean razonables, lo importante es que cada cual desempeñe su papel. Es mejor que un periódico se equivoque por exceso de agresividad que lo haga por su sumisión. Por eso las conclusiones de los diarios británicos demuestran una vez más su cultura democrática:

DESAFÍO. “Las críticas de Blair son un motivo de orgullo. La información es la base de nuestras críticas, pero creemos que nuestros lectores quieren más: diferentes tipos de comentarios, primeras páginas provocativas y, sí, opiniones detrás de las noticias. Es difícil imaginar qué tipo de periodismo quiere Blair, pero seguro que no es éste” (The Independet).

CRÍTICA E INDEPENDENCIA. “Intentar someter a la prensa a un tipo de regulación estatuaria, sólo podría, en contra de los argumentos de Blair, deteriorar la libertad de expresión y de las personas. Encontramos su discurso profundamente molesto, basado en premisas falsas y merecedor de la refutación más intensa” (Daily Telegraph).

LIBERTAD. “La prensa británica es todas las cosas que Blair ha dicho que es, pero debe seguir siendo libre para ser ambas cosas, horrible o magnífica” (The Guardian).

RESPONSABILIDAD. “Los periodistas tienen el derecho de pedir explicaciones a los políticos y a las organizaciones, pero tampoco deben tener miedo de dar explicaciones ellos mismos. Los lectores son inteligentes y reflexivos, nos les engaña un artículo o un politico” (The Times).

Los periodistas, «bestias salvajes»
Por JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS / Director de ABC (España)

TONY Blair, sobre un esqueleto político muy meritorio, fue también una gran -extraordinaria, diría yo- creación mediática. El premier británico llegó a fascinar a los periodistas y a los editores porque reunía todo un conjunto de atributos personales y profesionales que encajaban como anillo al dedo en lo que los profesionales de la información venimos en denominar «una buena historia». El desgaste que produce el ejercicio del poder -muy corrosivo en el caso de Blair por su implicación en decisiones muy impopulares como la invasión de Irak y episodios de corrupción en el Partido Laborista- ha dejado al personaje situado en una perspectiva distinta, despojada del cortejo de circunstancias que le aureolaban como una apuesta mediática segura.

Blair y los medios se han utilizado de modo recíproco. Uno y otros han entrado en ese juego a menudo peligroso del compadreo, la empatía coyuntural y el achicamiento de las distancias sanitarias, siempre aconsejables entre esos ámbitos, lo que irremediablemente ha conducido a la hostilidad y, por parte del jefe del Gobierno británico, a un análisis del sector de la comunicación excesivo en su expresión aunque no desacertado en cuanto al fondo de la cuestión. Su intervención en el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, que se produjo en la sede de la agencia británica en Canary Wharf de Londres el pasado martes, ha provocado un debate que era el que buscaba el primer ministro británico al sostener que los periodistas son -somos- «como bestias salvajes, haciendo añicos a la gente y a su reputación».

Extraída esta expresión de su contexto, resulta infamante; pero adquiere cierto sentido -siempre que se considere una metáfora en cualquier caso hiriente-si se inserta en otras consideraciones atinadas de Blair tales como que «el escándalo y la controversia derrotan al periodismo ordinario» o que «todo es triunfo o derrota, ya no hay grises, sólo blanco y negro». Esto último es cierto porque lo que ha sobrevenido es una competencia feroz compatible -por desgracia- con una alarmante desprofesionalización en los medios -que afecta tanto a periodistas como a editores-, de suerte que esta liza sin cuartel, sin reglas de compromiso, ha reducido, en palabras del dirigente laborista, «la capacidad de los medios para tomar las decisiones correctas». Esta es la clave de la cuestión: el turbión mediático se ha llevado por delante -o amenaza hacerlo- el acervo de intangibles que connotan la información y la opinión publicada, es decir, la ecuanimidad, el rigor y la solvencia. De manera que -siguiendo a Tony Blair- «la relación entre la vida pública y los medios está dañada de manera que exige una reparación», afirmación que apostilló con otra, incómoda para la profesión pero también cierta, según la cual «la confianza en los periodistas no es mucho mayor que la que hay en los políticos», para sostener después que «existe un deseo de imparcialidad, un mercado para informar de forma seria y equilibrada». ¿Cómo podría resolverse esta distorsionada situación? Blair contesta: «el cambio no puede ser impulsado por los políticos, sino por los propios medios».

Blair ha denunciado lo que el maestro Kapuscinski escribió y describió con una sinceridad arrolladora hace sólo unos años -en 2004- en Oviedo con ocasión de la entrega del premio Príncipe de Asturias. El reportero polaco dijo entonces que «junto a la palabra journalist funciona la expresión media worker. Y viceversa. Un media worker puede ser hoy presentador de telediario, mañana portavoz del gobierno, pasado mañana corredor de Bolsa y al cabo de dos días convertirse en director de una fábrica o de una multinacional petrolera. Para él -seguía el ya fallecido periodista- este trabajo no tiene nada que ver con conceptos como deber social u obligación ética. Lo suyo es vender un producto, como cualquier otro trabajador de servicios, que constituye la parte de león -y cada vez más numerosa- de las profesiones existentes en el mundo desarrollado».

La lucidez de Kapuscinski le ha hecho merecedor de la admiración de la profesión periodística, pero no ha provocado corrientes internas -nacionales e internacionales- que reparen el desastre en el que podría incurrir el universo de valores cívicos si los periódicos de calidad no enderezan el rumbo. Volver a tomar el norte consiste, básicamente, en considerar que el destinatario de la obra intelectual -así puede definirse un diario de calidad- no es el mercado, sino la sociedad. Somos los periodistas -con editores profesionales y no con «businessmen a los que nos les importa que la noticia sea verdadera, importante o valiosa sino que sea atractiva», según el ya citado Kapuscinski- los que debemos negarnos a transformar la naturaleza de nuestra función. El mercado se está sobreponiendo a la sociedad. El mercado reclama audiencias altas y rentabilidad publicitaria; la sociedad, referencias solventes y debates de principios, criterios y valores. El mercado desea divertimiento, morbo y escabrosidades -eso que se llama atractibilidad informativa-, pero la sociedad exige el respeto a los procesos de reflexión, la preservación de las libertades colectivas e individuales y la reivindicación de un sistema de convivencia con derecho, si el caso fuere, al aburrimiento, a la rutina democrática, tan saludable, por otra parte, para la estabilidad general. La espectacularización de la noticia -que es lo que requiere el mercado, pero no la sociedad- sugiere machaconamente una mentira con el propósito de convertirla en una verdad: que los periodistas formamos parte de una especie de farándula de la que se esperan emociones y sensaciones fuertes y un permanente servicio a las visceralidades ciudadanas, pero no rigor, ni ecuanimidad, ni responsabilidad.

La lógica del mercado no es la lógica de la sociedad. Las «bestias salvajes» -los periodistas en metáfora hiperbólica de Tony Blair-responden a la primera, pero no a la segunda que es en la que debe anclarse el periodismo de calidad, consciente de su propia misión en la que no siempre, sino todo lo contrario, se superpone lo mercantil sobre lo cívico. Cada medio -y me refiero de forma especial a los periódicos y los espacios informativos de los audiovisuales, así como al periodismo digital- se va a enfrentar a un dilema: el de retratarse en su verdadera naturaleza: sensacionalista o rigurosa; arbitraria o solvente; frívola o irresponsable. Y esta opción no es una cuestión sólo británica planteada en términos rotundos por el dimisionario Blair. Comienza a ser un debate occidental que encuentra en España un escenario en el que esa «reparación» que merecería la sociedad dispuesta a consumir seriedad y equilibrio es más necesaria que en otros lugares. Porque la prensa española sí se preguntaba hace treinta años -durante esa Transición reivindicada por el Rey el pasado jueves en el Congreso de los Diputados-sobre la verdad y la mentira; sí se cuestionaba acerca de sus responsabilidades y obligaciones; sí se atenía a unas reglas de compromiso que ahora se han volatilizado contribuyendo a la banalización general que padece la convivencia española que se materializa en graves imposturas, enormes mentiras y simulaciones. Lo denuncia -vuelvo a él- Kapuscinski al sostener que «el peligro consiste enque los medios -convertidos en un auténtico poder- han dejado de dedicarse exclusivamente a la información para fijarse un objetivo mucho más ambicioso: crear la realidad». Y es verdad que algunas realidades virtuales hacen más daño que las auténticas. Por eso, Tony Blair no se ha confundido sino en el empleo de los términos. Desde luego, no en el diagnóstico.

Written by Marisol García

August 3, 2009 at 12:36 am

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

FNPI – talleres y seminarios

leave a comment »

Comment is free, but facts are sacred

leave a comment »

By CP Scott

To celebrate the centenary of the Guardian and his 50th anniversary as editor, CP Scott wrote ‘A Hundred Years’ in 1921. The essay’s famous sentence ‘Comment is free, but facts are sacred’ has endured as the ultimate statement of values for a free press and continues to underpin the traditions of the Guardian newspaper today

A hundred years is a long time; it is a long time even in the life of a newspaper, and to look back on it is to take in not only a vast development in the thing itself, but a great slice in the life of the nation, in the progress and adjustment of the world. In the general development the newspaper, as an institution, has played its part, and no small part, and the particular newspaper with which I personally am concerned has also played its part, it is to be hoped, not without some usefulness. I have had my share in it for a little more than 50 years; I have been its responsible editor for only a few months short of its last half-century; I remember vividly its 50th birthday; I now have the happiness to share in the celebration of its 100th. I can therefore speak of it with a certain intimacy of acquaintance. I have myself been part of it and entered into its inner courts. That is perhaps a reason why, on this occasion, I should write in my own name, as in some sort a spectator, rather than in the name of the paper as a member of its working staff.

In all living things there must be a certain unity, a principle of vitality and growth. It is so with a newspaper, and the more complete and clear this unity the more vigorous and fruitful the growth. I ask myself what the paper stood for when first I knew it, what it has stood for since and stands for now. A newspaper has two sides to it. It is a business, like any other, and has to pay in the material sense in order to live. But it is much more than a business; it is an institution; it reflects and it influences the life of a whole community; it may affect even wider destinies. It is, in its way, an instrument of government. It plays on the minds and consciences of men. It may educate, stimulate, assist, or it may do the opposite. It has, therefore, a moral as well as a material existence, and its character and influence are in the main determined by the balance of these two forces. It may make profit or power its first object, or it may conceive itself as fulfilling a higher and more exacting function.

I think I may honestly say that, from the day of its foundation, there has not been much doubt as to which way the balance tipped as far as regards the conduct of the paper whose fine tradition I inherited and which I have had the honour to serve through all my working life. Had it not been so, personally, I could not have served it. Character is a subtle affair, and has many shades and sides to it. It is not a thing to be much talked about, but rather to be felt. It is the slow deposit of past actions and ideals. It is for each man his most precious possession, and so it is for that latest growth of time, the newspaper. Fundamentally it implies honesty, cleanness, courage, fairness, a sense of duty to the reader and the community. A newspaper is of necessity something of a monopoly, and its first duty is to shun the temptations of monopoly. Its primary office is the gathering of news. At the peril of its soul it must see that the supply is not tainted. Neither in what it gives, nor in what it does not give, nor in the mode of presentation must the unclouded face of truth suffer wrong. Comment is free, but facts are sacred. “Propaganda”, so called, by this means is hateful. The voice of opponents no less than that of friends has a right to be heard. Comment also is justly subject to a self-imposed restraint. It is well to be frank; it is even better to be fair. This is an ideal. Achievement in such matters is hardly given to man. We can but try, ask pardon for shortcomings, and there leave the matter.

But, granted a sufficiency of grace, to what further conquests may we look, what purpose serve, what task envisage? It is a large question, and cannot be fully answered. We are faced with a new and enormous power and a growing one. Whither is the young giant tending? What gifts does he bring? How will he exercise his privilege and powers? What influence will he exercise on the minds of men and on our public life? It cannot be pretended that an assured and entirely satisfactory answer can be given to such questions. Experience is in some respects disquieting. The development has not been all in the direction which we should most desire. One of the virtues, perhaps almost the chief virtue, of a newspaper is its independence. Whatever its position or character, at least it should have a soul of its own. But the tendency of newspapers, as of other businesses, in these days is towards amalgamation. In proportion, as the function of a newspaper has developed and its organisation expanded, so have its costs increased. The smaller newspapers have had a hard struggle; many of them have disappeared. In their place we have great organisations controlling a whole series of publications of various kinds and even of differing or opposing politics. The process may be inevitable, but clearly there are drawbacks. As organisation grows personality may tend to disappear. It is much to control one newspaper well; it is perhaps beyond the reach of any man, or any body of men, to control half a dozen with equal success. It is possible to exaggerate the danger, for the public is not undiscerning. It recognises the authentic voices of conscience and conviction when it finds them, and it has a shrewd intuition of what to accept and what to discount.

This is a matter which in the end must settle itself, and those who cherish the older ideal of a newspaper need not be dismayed. They have only to make their papers good enough in order to win, as well as to merit, success, and the resources of a newspaper are not wholly measured in pounds, shillings, and pence. Of course the thing can only be done by competence all round, and by that spirit of co-operation right through the working staff which only a common ideal can inspire.

There are people who think you can run a newspaper about as easily as you can poke a fire, and that knowledge, training, and aptitude are superfluous endowments. There have even been experiments on this assumption, and they have not met with success. There must be competence, to start with, on the business side, just as there must be in any large undertaking, but it is a mistake to suppose that the business side of a paper should dominate, as sometimes happens, not without distressing consequences. A newspaper, to be of value, should be a unity, and every part of it should equally understand and respond to the purposes and ideals which animate it. Between its two sides there should be a happy marriage, and editor and business manager should march hand in hand, the first, be it well understood, just an inch or two in advance. Of the staff, much the same thing may be said. They should be a friendly company. They need not, of course, agree on every point, but they should share in the general purpose and inheritance. A paper is built up upon their common and successive labours, and their work should never be task work, never merely dictated. They should be like a racing boat’s crew, pulling well together, each man doing his best because he likes it, and with a common and glorious goal.

That is the path of self-respect and pleasure; it is also the path of success. And what a work it is! How multiform, how responsive to every need and every incident of life! What illimitable possibilities of achievement and of excellence! People talk of “journalese” as though a journalist were of necessity a pretentious and sloppy writer; he may be, on the contrary, and very often is, one of the best in the world. At least he should not be content to be much less. And then the developments. Every year, almost every day, may see growth and fresh accomplishments, and with a paper that is really alive, it not only may, but does. Let anyone take a file of this paper, or for that matter any one of half a dozen other papers, and compare its whole make-up and leading features today with what they were five years ago, 10 years ago, 20 years ago, and he will realise how large has been the growth, how considerable the achievement. And this is what makes the work of a newspaper worthy and interesting. It has so many sides, it touches life at so many points, at every one there is such possibility on improvement and excellence. To the man, whatever his place on the paper, whether on the editorial or business, or even what may be regarded as the mechanical side – this also vitally important in its place – nothing should satisfy short of the best, and the best must always seem a little ahead of the actual. It is here that ability counts and that character counts, and it is on these that a newspaper, like every great undertaking, if it is to be worthy of its power and duty, must rely.

Written by Marisol García

July 28, 2009 at 9:00 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,

vicios privados, interés público

leave a comment »

La prensa británica se ampara en el interés general para exponer las adicciones de la modelo Kate Moss

Por WALTER OPPENHEIMER / EL PAÍS – 25-09-2005

En la prensa continental es difícil que se publiquen fotos de una top model esnifando cocaína, pero en la prensa británica se considera algo normal. Al este del canal de la Mancha hay un pudor y un respeto a la vida privada de la gente que al oeste de ese brazo de mar se considera más bien una debilidad y una hipocresía: la vida privada acaba allí donde empieza el interés público, piensan. Y esa es precisamente la frontera que marca en el Reino Unido la legalidad o ilegalidad de publicar una información que afecta a la vida privada de una persona: ha de ser verdad, ha de ser de interés público y no ha de romper la confidencialidad aceptada en determinados empleos.

La historia de la prensa británica está llena de conflictos y polémicas por la publicación de reportajes que afectan a la vida privada de personajes famosos, empezando por la familia real. El último caso lo ha protagonizado la modelo Kate Moss. El diario The Daily Mirror publicó la semana pasada un reportaje fotográfico extraído de una cinta de vídeo de una sesión de grabación del grupo de música al que pertenece el novio de la modelo, Pete Doherty. Según el diario, en la cinta se ve a Moss extraer de su bolso una bolsa con gran cantidad de cocaína. La modelo esnifa hasta cinco rayas en esa cinta. Pete y algunos músicos también esnifan, beben y fuman.

La cadena sueca de ropa y perfumes HM, que primero apoyó a la modelo y acordó concederle una segunda oportunidad, cambió de opinión días después y decidió cancelar sus contratos para la próxima temporada. Lo mismo hicieron casas como Chanel o Rimmel, causando a Moss pérdidas multimillonarias. Además, la policía ha abierto una investigación porque el consumo de cocaína, heroína y otras drogas llamadas de clase A es ilegal tanto en público como en privado.

¿Tenía derecho The Mirror a publicar esas fotografías? “La privacidad está regulada a través del código de la PCC [siglas inglesas de la Comisión de Quejas de la Prensa] o a través de la ley que rige la ruptura de confianza”, explica Imogen Haddon, asesora legal del diario The Independent. “Cuando se investiga una posible violación de la privacidad se mira primero si efectivamente se ha violado esa privacidad y luego si eso se ha hecho en nombre del interés público. En el caso de Kate Moss hay un interés público porque es una rol model, ha hecho declaraciones previas diciendo que no se droga, ha firmado numerosos contratos y tiene un crío. Hay que buscar siempre un equilibrio entre el derecho a la privacidad y el derecho a la libertad de prensa, artículos 8 y 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Y en este caso el peso se ha inclinado a favor de la libertad de prensa”, asegura.

“Es curioso que el Mirror no enseñó las fotografías a Kate Moss antes de publicarlas y se arriesgó publicándolas. El tiempo ha demostrado que tenían razón. No fue así en el caso de Naomi Campbell, que el Mirror acabó perdiendo el año pasado”, añade Haddon. Entonces el Mirror publicó unas fotografías de la modelo acudiendo a una sede de Narcóticos Anónimos en Chelsea pese a que había declarado que no tomaba drogas. “El tribunal entendió que la violación de privacidad no estaba justificada en ese caso porque al publicar las fotografías estaba impidiendo que Naomi Campbell sacara partido del tratamiento contra su adicción”, explica Imogen Haddon.

Aunque The Independent acepta que desde un punto de vista legal el Mirror tenía derecho a publicar el reportaje, el diario es de la opinión de que “hay demasiada intrusión en la privacidad en la prensa británica”, según su redactor jefe Leonard Doyle. “En el caso de Kate Moss hay mucha hipocresía”, opina. “¿Por qué se aceptan fotografías del Rolling Stone Ron Wood tomando drogas pero no de Moss? Por supuesto hay que tener en cuenta su influencia en una parte de la juventud, pero no deja de haber ahí un doble rasero”, sostiene. “Tampoco estamos con quienes presentan a Kate Moss como una víctima crucificada”, matiza. “A fin de cuentas es un adulto, ha tomado una droga de clase A en un lugar relativamente público y eso le ha de traer problemas con sus patrocinadores. Ha sido estúpida al tomar drogas enfrente de cámaras y micrófonos”, concluye.

La prensa británica no quiere una ley específica que regule el derecho a la privacidad, aunque los llamados diarios de calidad defienden en general un endurecimiento de la normativa para evitar excesos. En 1991 se creó la Comisión de Quejas de la Prensa, una iniciativa de la industria para autorregularse. La comisión se ha dotado de un código, que se revisa todos los años. De sus 16 cláusulas, 9 se refieren a la privacidad.

El marco legal se fundamenta básicamente en la ley de Libelo, que exige a los periódicos que demuestren la veracidad de las informaciones que afectan a la vida privada de terceros, además de que su difusión sea del interés público. El Daily Mail no pudo publicar hace casi dos años las acusaciones de contenido sexual de un antiguo sirviente del príncipe Carlos porque no podía defender su veracidad.

Los diarios tampoco pueden publicar historias que violan el secreto profesional. Son las llamadas “prohibiciones del viernes por la noche” porque suele tratarse de gente popular que pide al juez que prohíba a un dominical publicar determinadas revelaciones sobre su vida privada de empleados que han aceptado bajo contrato mantener la confidencialidad de la vida íntima de sus empleadores.

El juez dio la razón a Michael Douglas y Catherine Zeta Jones cuando un fotógrafo de la revista Hello! consiguió subrepticiamente fotos de su boda, que la pareja había vendido en exclusiva a OK! Sin embargo, el juez negó a OK! y a la pareja la multimillonaria indemnización que pedían. Pero la mayoría de los conflictos no llegan a los juzgados. La PCC investigó el año pasado 127 posibles violaciones de los artículos del código referidos a la privacidad y propició un acuerdo en todos ellos menos dos.

Written by Marisol García

July 27, 2009 at 2:47 pm

Posted in Uncategorized

Tagged with ,